RSS
Entradas
Comentarios

Cincuenta sombras liberadas

Tercera y última entrega de esta trilogía. He de advertir que, dada esta circunstancia, esta entrada contiene algunos spoilers inevitables de los libros anteriores.

Christian y Anastasia están juntos y felices. Están casados, en una luna de miel inacabable que ella rememora con deleite al principio del libro y parece que lo tienen todo, amor, felicidad, tranquilidad y dinero, por supuesto.

Pero en esta relación nada es fácil. Esta “tontería” del dinero le supone Ana un problema. Ella es independiente y quiere trabajar, ganarse la vida por sí misma, intentar triunfar en su profesión, y él la desborda con atenciones, utilizando sus contactos, su poder para facilitarle la vida. Y eso a ella no le gusta, la abruma, la ahoga, quiere que deje de ser tan controlador.

Por otro lado, el amor que Christian siente por Anastasia llega a ser una necesidad. Esto le hace más vulnerable y a ella más fuerte. La relación de poder entre ambos se equilibra, es más justa, más igualitaria. El erotismo se vuelve romanticismo.

No obstante su vida en común se complica bastante, celos, acoso, peligro, riñas, rupturas. Todo esto y un poco más. Es este libro descubrimos más sobre Christian, sobre el origen de sus “problemas”, es más abierto, más comunicativo pero, a pesar de todos los logros conseguidos que le han hecho mejorar como persona y como compañero, aún le queda mucho por hacer.

Resumiendo que tenemos más de lo mismo, así que, si os han gustado los dos primeros, este os gustará y si sois de los que os ha parecido insufrible, pues eso, que no lo leáis. Si tengo que destacar alguna diferencia es que la acción se anima algo más y el ritmo aumenta con relación a los anteriores, nuevos acontecimientos salpimientan la obra y le dan un aire algo más novedoso. Pero no nos olvidemos que los tres libros forman una sola historia y que no se pueden leer de manera independiente.

A mí sí me ha gustado y me ha enganchado tanto como los otros dos. No es una novela que se vaya a estudiar en los libros de literatura pero es entretenida, una historia que engancha con unos personajes típicos de novela romántica: El héroe y la doncella. Él, guapo rico, deseado, experimentado, envidiado, inalcanzable: Un príncipe azul que vive en otra órbita celeste. Ella, normalita, sencilla, pobre, clase obrera, trabajadora, inocente, algo torpe y que jamás pudiera imaginarse que él fijara en ella sus ojos: Es un personaje creado para que se identifiquen con él las lectoras adictas al género, como yo.

Sus defectos son los mismos que en los otros dos libros anteriores, escasa calidad de redacción, abundan las muletillas, es muy repetitivo y  -quizá por eso mismo- puede que le sobren algunas páginas en que prácticamente se repiten las mismas escenas y algunos diálogos o descripciones y explicaciones que pudieran considerarse innecesarios. Tal vez haya menos escenas de sexo que en los anteriores, lo que es de agradecer pues llega un momento en que los árboles no te dejan ver el bosque.

logocompra