RSS
Entradas
Comentarios

Hyperion, Dan Simmons.

Hyperion, Dan Simmons.

Muy interesante y muy entretenida. Aunque a veces me ha resultado algo lenta, he disfrutado enormemente de su lectura.

Como ya os avanzaba en la entrada anterior, nos presenta un futuro lejano donde hay una confederación de mundos (me lo imagino al estilo Star Trek), que viajan entre planetas usando una especie de puertas de teletransporte (como StarGate) que los comunican entre sí.

Uno de estos mundo es especial, Hyerion, porque allí reside una criatura mítológica, el Alcaudón, que debe ser un híbrido entre un dios terrible, y un cyborg mutante. Es una veloz criatura que tiene injertos metálicos, y que disfruta empleándolos con la precisión de un cirijano en sus pobres víctimas. Para aplacarlo, una vez al año se envía una expedición de siete peregrinos peticionarios, a uno de los cuales concede su petición, y al resto asesina con horribles y salvajes prácticas.

El mundo de Hyperion está en el punto de mira de las tres razas predominantes del universo; los humanos, los éxter, descendientes de los humanos que han evolucionado en una rama diferente,  y el Tecnonúcleo, máquinas inteligentes que han constituido su propia sociedad. Las tres intentarán hacerse con el control del planeta por medios diferentes.

Mientras llega una ataque éxter, los humanos han decidido mandar una última expedición, donde siete presonajes deberán enfrentarse al Alcaudón, cada uno con sus diferentes miedos y diferentes peticiones. La hegemonía piensa que esa es la solución al problema.

En el libro, se nos narrarán los motivos de cada uno de los siete para aventurarse en esta suicida misión. Un cónsul del gobierno, un ex alto cargo militar, una detective privado, un sacerdote católico, un poeta borrachín, un monje templario y un intelectual con su hija de pocos meses. Todos con un nexo común, que deberán descubrir antes de enfrentarse al Señor del Dolor.

Me ha dejado con ganas de más, y como he visto que se trata de una saga de libros, intentaré continuar su lectura.