RSS
Entradas
Comentarios

Boualem Sansal

Hoy acaba la Feria del Libro de Frankfurt y hoy se entrega, en la iglesia de San Pablo de Fráncfort, el premio FDDB 2011, el Premio de la Paz de los libreros alemanes, al escritor argelino BOUALEM SANSAL ganador de esta edición.

Boualem Sansal nació en Teniet el Had, Argelia en 1949, una de las figuras representativas de la llamada primavera africana, propulsor del diálogo abierto y la libertad de la palabra. Estudió telecomunicaciones en la Ecole Nationale Supérieure des Télécommunications de Paris, doctorándose en economía.

Ha trabajado como profesor, ejecutivo y alto funcionario del Ministerio de Industria de Argelia, puesto que tuvo que abandonar por sus discrepancias con el sistema. No cayeron demasiado bien sus críticas a la islamización de la enseñanza. Pero él creía que debía expresar sus ideas con libertad. Según sus propias palabras: “Si no te metes con la política, la política terminará metiéndose contigo”. Es uno de los pocos intelectuales que ha criticado la política de su país, dejando de ser testigo para ser protagonista de la historia de su tierra. A pesar de los problemas que esta actitud le acarrea, ha decidido seguir viviendo en su país.

Boualem Sansal

Él nunca quiso ser escritor, sólo un buen lector, pero las circunstancias y el apoyo de los amigos, le llevaron a ello. Aunque comenzó a escribir un poco tarde para lo que suele ser habitual, su primera novela, “Le Serment des barbares” (El juramento de los bárbaros), se publicó en 1999, cuando tenía 50 años (antes había publicado sólo libros técnicos sobre reactores, turbinas y productividad), recibió el Premio du Premier Roman y el Premio des Tropiques. Fue llevada al cine y ha sido considerada una obra maestra por la prestigiosa revista Le Nouvel Observateur. Desde que empezó a escribir, ha venido publicando una media de un libro por año. La prejubilación forzosa le animó a escribir compulsivamente.

También fue premiada con el Gran Prix RTL-Lire su novela “Le Village de l´Allemand”. Este libro y otro anterior, “Poste restante”, fueron censurados en su país, Argelia. Su literatura, radiografía de los tiempos míticos y de los tiempos modernos de su cultura, no deja indiferente a crítica y público.

Narrador apasionado, inteligente, compasivo, promotor del movimiento democratizador del Norte de África, del encuentro, la comprensión y el respeto de las culturas. Estas son las cualidades que le han llevado a conseguir este premio.