RSS
Entradas
Comentarios

Fundación. Isaac Asimov

Fundación. Isaac Asimov

Ficha técnica

Como ya dije en su momento cuando comencé a leer esta novela, se trata del primer libro de una colección, la trilogía de la Fundación o Ciclo de Trántor, y está a su vez compuesto de cinco relatos cortos: Los psicohistoriadores, Los enciplopedistas, Los alcaldes, Los comerciantes, y por último Los príncipes comerciantes. Curiosamente, el primero de estos relatos cortos con los que se inicia el libro, Los psicohistoriadores, fue publicado de forma independiente con posterioridad a los otros.

En este primer libro que recoge los cinco relatos citados, el autor nos cuenta cómo se originó La Fundación, así como su andadura durante los primeros años hasta llegar a obtener una cierta consolidación. Nos presenta un futuro muy lejano, donde el hombre puebla los miles de planetas de componen la Galaxia. Todos ellos están gobernados por un único Imperio Galáctico, en apariencia bien sólido y asentado, donde cada planeta forma una especie de provincia o comunidad, y cuyo centro administrativo es Trántor. Hari Seldon, un psicólogo y matemático de gran talento, ha desarrollado una nueva ciencia, la psicohistoria, que es capaz de prever acontecimientos futuros en el desarrollo de grandes estructuras sociales. De esta forma prevé el derrumbamiento del Imperio Galáctico, un Imperio que, lejos de lo que aparenta, se encuentra estancado y poco preocupado por evolucionar, y elabora un plan de actuación para reducir al mínimo los desastres que este derrumbamiento traerá consigo, a la vez que establece las bases de un Segundo Imperio.

Básicamente, este es el argumento con el que nos vamos a encontrar, y que será el hilo conductor entre los diferentes relatos que forman el libro, aunque entre uno y otro nos encontraremos con grandes saltos generacionales en el tiempo. Una historia con un trasfondo político, social y religioso bastante amplio, que, salvando las distancias, tampoco difiere mucho de nuestra propia historia y de algunas sociedades actuales.

Fundación. Isaac Asimov

Llama la atención que en un futuro tan lejano, donde se ha conseguido poblar la galaxia, donde los transportes han evolucionado de una forma tan espectacular que el viajar de un extremo a otro de la galaxia no es ningún problema, no aparezca la figura del ordenador ni nada que se le parezca. Todos los avances tecnológicos están basados en la energía atómica, aunque claro, hay que tener muy presente la fecha en la que fueron escritos estos relatos, mediados de los años cuarenta. ¿Quién hubiera imaginado entonces un futuro de microprocesadores, telefonía móvil, Internet, redes sociales…? ni siquiera el propio Asimov.

Tampoco existe el término «extraterrestre», al que tan acostumbrados estamos en las novelas de ciencia-ficción que se desarrollan en el espacio. En esta novela, sencillamente, no existen.

En fin, una buena novela pero que no ha estado al nivel de las expectativas que me había creado: recomendaciones que la calificaban de algo más que excelente, Premio Hugo en 1966 a la mejor serie de novelas de Ciencia Ficción escrita hasta la fecha, y un sinfín de comentarios que la colocaban a la cabeza de la Sci-Fi. Quizá el motivo principal por el que esta obra no haya sabido o no haya podido cautivarme, sea el hecho de ser un compendio de relatos cortos. Nunca he sido muy amigo de este tipo de novelas, y este caso tampoco ha sido una excepción, aunque el hilo conductor haya sido siempre el mismo. Los espacios en el tiempo entre uno y otro, los cambios radicales de protagonistas que obligan al lector a olvidarse casi por completo de los anteriores, una evolución de acontecimientos radical entre cada uno de los relatos … son factores que sin duda han contribuido para que no lograra conectarme con sus personajes y por tanto con el conjunto de la historia.

El final queda totalmente abierto, es más, te deja con esa sensación de ¿y ahora qué?. Creo que una comprensión completa de la obra va a exigir la lectura de toda la trilogía.

Sobre el autor: