RSS
Entradas
Comentarios

El nombre del viento, Patrick Rothfuss.

El nombre del viento, Patrick Rothfuss.

Mucho. Me ha gustado mucho. Y no le doy cinco antifaces porque me ha dejado a medias con la historia. Malditos sacacuartos que no hacen más que sacar novelas por entregas. Parace que ahora hasta el más tonto escribe trilogías… ¿donde están los escritores de un sólo tomo?. ¡Ah malditos!. Bueno, al menos parece que no tendré que esperar mucho para leerme la segunda (que no última) entrega, ya que hace unos días se publicó en inglés, con lo que confío que en breve la traduzcan de la lengua de los bárbaros a la nuestra. Esperaremos pues, si no podemos hacer otra cosa.

La historia, si analizamos sus componentes por separado, no es nada novedosa, sino que toma elementos de un montón de clásicos, y los junta, rehilando la trama formando un nuevo relato. No es original, pero la fórmula funciona. Y muy bien. Compararlo con Tolkien es a mi jucio, una barbaridad, aunque entiendo que se trate de una frase de marleting, mas que una opinión formulada en serio, claro. También oi lo mismo en su día de Christopher Paolini, el autor de Eragon, y ya veis… Desde luego, el universo en el que se desarolla la historia no tiene nada que ver con la Tierra Media, es más bien un refrito entre Harry Potter y Cuentos de Terramar.

El universo de Rothfuss.

El universo de Rothfuss.

El libro nos cuenta la historia de Kvothe, un personaje misterioso y oscuro, que no se sabe muy bien si es un héroe a un antihéroe (vamos, así nos lo quieren hacer pintar, pero se ve a la legua que es de los buenos, vaya. Es el típico héroe con nobles sentimientos, al que mueven la venganza y el amor para realizar sus actos, pero que nos lo aderezan con rasgos de pícaro ladronzuelo para hacerlo más simpático). Kvothe es un personaje legendario, que vive retirado de la acción bajo nombre supuesto, haciéndose pasar por posadero en un pueblo perdido, hasta que dos cosas traerán el pasado de vuelta.

Kvothe.

Kvothe.

Una de ellas es la aparición de los Chandrian y de sus actos en los alrededores del pueblo. Los Chandrian son una especie de demonios, o seres malignos, que aunucian la inminente ola de terror y destrucción que se avecina. La otra es la llegada al pueblo de El Cronista, un personaje mital juglar mitad historiador que, rescatado de una ataque de los Chandrian por Kvothe,  intentará descubrir la historia que se esconde tras el posadero. Finalmente Kvothe accedera a relatarle su verdadera historia, para que la registre como una crónica y quede memoria escrita de sus acciones de su puño y letra. El Nombre del Viento nos relatará la infancia y adolescencia de Kvothe.

La historia de Kvothe comienza como niño, acompañando a sus padres, unos actores ambulantes que recorren los pueblos y las villas con su troupe de faranduleros. En uno de sus viajes conocen a un viejo alquimista, que se enrola como preceptor del joven Kvothe, y le inicia en los principios de la magia simpática, dada la gran inteligencia y habilidades especiales del niño. Intentará asimismo, que sus padres le manden a la universidad (no a una normal, sino a la universidad de la Magia), donde Kvothe podrá explotar todo su potencial.

La vida en la ciudad es dura para un niño.

La vida en la ciudad es dura para un niño.

No es sin embargo una historia feliz. Es más bien una drama, una historia oscura, que sólo gracias a la gran voluntad y a la capacidad de adaptación de Kvothe no acabará en desgracia. En fin, no os voy a contar toda la historia para no desvelar la trama. El libro abarca desde la infancia del prota, hasta sus primeros cursos en la universidad. Tien pinta, a pesar de sus tonos dramáticos, de ser la más suave de las partes de la trilogía, ya que por como pintan a Kvothe de adulto, ha debido de cometer algunas atrocidades por el camino, no narradas aun.

Muy recomendable para fans de la literatura fantástica. Echadle un ojo si tenéis ocasión.