RSS
Entradas
Comentarios

Acaban de aterrizar en nuestro buzón, cortesía de los chicos de Dolmen, las últimas novedades de la Línea Z, es decir, de nuestros amigos los podridos. En este caso se trata de Antirresurrección, de Juan Ramón Biedma, y de La Ciudad de los Muertos, de Brian Keene. Tienen una pinta inmejorable, relatos de los clásicos, de los de toda la vida. A ver si hacemos un hueco pronto y los devoramos ansiosos…

Las sinopsis de los libros nos cuentan lo siguiente:

Antirresurrección:

En una parroquia de Sevilla acaban de encontrar un niño ahogado en agua bendita. Pero los muertos ya no están muertos. Una ciudad tomada en sus tres cuartas partes por resucitados, con las líneas de contención a punto de estallar y un panorama social en el que hablar de descomposición tiene un significado mucho más que literal, es el escenario por el que tendrán que moverse un policía que acaba de reincorporarse a su puesto tras salvarse milagrosamente de un disparo en la cabeza y una detective particular que fue encarcelada por permitir que su marido abusara de la hija de ambos, en busca de un asesino en serie con lo que parece ser una fijación por las iglesias.

La Ciudad de los Muertos:

¿Adónde puedes ir cuando los muertos están por todas partes? Las ciudades han sido asoladas por legiones de zombies uudecididos a acabar con todo lo que vive. Encerrados en un rascacielos fortificado, un puñado de supervivientes se prepara para una última defensa contra un enemigo imparable e inmortal. Con cada hora que pasa, sus posibilidades disminuyen y su número se reduce, mientras el de los muertos no para de aumentar. Porque tarde o temprano, todo muere. Y después vuelve, listo para matar.