RSS
Entradas
Comentarios

El ángel perdido

Como ya sabéis todos –pues lo anunciamos hace unos días en este blog-, ayer estuvimos en la presentación del libro “El ángel perdido”, de Javier Sierra, que estará a la venta el próximo viernes, 4 de febrero -apenas una semana-. El acontecimiento tuvo lugar en el Hotel Hospes, de Madrid, y estuvo a cargo de la editorial Planeta, responsable de la publicación del libro, y de bloooguers, que fue la organizadora material del evento.

Tengo que decir que no fue una presentación literaria al uso. No es que seamos unos expertos en estos temas, pero ya hemos asistido a varias presentaciones de libros y no tienen nada que ver con lo que vivimos ayer. Fue un encuentro bastante más cálido.

Javier y César

Como primera medida estaba dirigida únicamente a blogueros y, además, en un número reducido, por lo que parecía una reunión entre amigos. En segundo lugar, decir que era una primicia es poco: era el primer acto que hacían de un montón que tenían preparados para la promoción del libro. Tienen pensado hacer una gira por toda España, a bordo de un autobús “tuneado” con la imagen del libro para que sea fácilmente reconocible, para acercarse a todos los lectores españoles. Empezarán el día 14 de Febrero, en León y acabarán el día 23 de abril, día del libro, en Barcelona. Espero que todos los que leéis estas líneas podáis ir a escucharle, pues el encuentro merece la pena. También nos ha confirmado Javier Sierra que estará presente en la Feria del Libro de Madrid, por lo que podremos volver a verle.

“El ángel perdido”, de Javier Sierra.

Volviendo a la presentación, lo cierto es que nos cuidaron bastante. Nos obsequiaron con un ejemplar del libro que nos aseguraron que eran los primeros ejemplares que salían de la editorial, pues ni el propio autor había podido repartir entre sus amigos. Además del libro, tuvieron la amabilidad de ofrecernos café, zumos y bollos. No faltó de nada.

Javier Sierra. El ángel perdido.

Javier Sierra condujo la reunión de manera espectacular. Nos hizo una presentación de su libro tan apasionada, que todos salimos de allí con ganas de empezar esa misma noche a leerlo. Supo hacer entrar en calor a la audiencia que en un principio estaba un poco cohibida, (creo que éramos sólo catorce personas, catorce desconocidos; dieciocho si contamos al autor y a los organizadores), pero en seguida empezamos a hacer tímidas preguntas, a las que Javier contestaba de manera tan entusiasta que poco a poco nos animamos, y al final terminamos todos hablando alegremente, haciéndonos fotos –con el autor y entre nosotros- e intercambiando direcciones web para poder seguir en contacto, al menos a través de nuestros blogs.

Javier Sierra. El ángel perdido.

Allí estuvimos con Laura, de La hierba roja, con José Carlos, de Comicpublicidad,  con Josu, de Libros por leer, con Trescatorce, de Rock and Roll Dreams,  con María, de  Soy cazadora de sombras y libros, con Lady Boheme, de Leo luego existo, con Goizeder, de Cuentate la vida, con Cristina, de Culturamas, y con los blogueros de Es Madrid no Madriz , y de otro blog más, pero no me funciona el link y de los que no anoté el nombre. Si pasáis por aquí y sois tan amables de subsanar esta deficiencia, os quedaré muy agradecida.

No sé si se puede apreciar todas las notas que fui tomando... El zumo de naranja sí que se ve.

No sé si se puede apreciar todas las notas que fui tomando... El zumo de naranja sí que se ve.

No os puedo contar todo lo que nos dijo Javier pues, a pesar de que estuve muy atenta, tomé nota de todo lo que dijo y casi puedo recordar palabra por palabra toda su exposición, se haría demasiado largo. Brevemente os diré que nos hizo un breve resumen de la trama, (sin desvelar apenas nada, como debe ser), nos habló de cómo lo escribió, cómo se documentó, las experiencias vividas… etc. Nos dijo que había estado en todos y cada uno de los escenarios de la novela para poder describirlos con fiabilidad. Incluso se atrevió a subir al monte Ararat. Eso sí, se buscó un experto acompañante: César Pérez de Tudela.

La historia empieza en la catedral de Santiago, donde nuestra protagonista, Julia, está trabajando en la restauración del Pórtico de la Gloria.

Restauración del Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago

Restauración del Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago

Un día en que se encontraba trabajando ella sola (para más tensión, era el día de Todos los Santos), oye un ruido y descubre que un desconocido ha entrado en la catedral. Ella intenta averiguar quién es, pero el desconocido habla de una manera extraña que Julia no entiende. Casi a punto de identificarle, entra un segundo desconocido en la catedral que se lía a tiros con ellos.

Al parecer era un agente de los servicios secretos estadounidenses, que venía a buscar a Julia (por lo que deduzco que los tiros no iban dirigidos a ella), para decirle que su marido ha sido secuestrado, que se encuentra en algún lugar perdido entre las fronteras de Irán y Armenia y que viene a buscarla para que ambos partan en su búsqueda.

Por si esto fuera poco, en la trama se mezcla, además de acción, aventuras, espías, secuestros y rescates peligros, algunos detalles bíblicos, que siempre da mucha emoción, con un puntito siniestro, esotérico. No sé muy bien si de manera reverente o irreverente. Quizá eso lo deja para que cada lector juzgue.

El caso es que el autor nos descubre cierto paralelismo entre el Camino de Santiago y el viaje de Noe en su arca. A modo pista nos dijo que, esa arca y el famoso monte Ararat, tienen cierto protagonismo en la novela.

Anomalía del Ararat. Así llama el servicio secreto estadounidense a la sospechosa elevación oculta bajo la nieve del Monte Ararat. ¿Será la famosa arca?

Anomalía del Ararat. Así llama el servicio secreto estadounidense a la sospechosa elevación oculta bajo la nieve del Monte Ararat. ¿Será la famosa arca?

Como dato curioso nos contó que el Camino de Santiago originariamente no acababa en la catedral, sino que los peregrinos tenían que ir hasta Noia, en cuyas playas recogían la famosa concha, prueba irrefutable de haber hecho la peregrinación. Ahora con llegar a la catedral y desayunar en el Hostal Reyes Católicos, tenemos suficiente.

Noia, cuyo nombre deriva de Noé –realmente de Noela, nieta de Noé-, tiene en su escudo el arca y la paloma. ¿Sería en Noia donde Noé encontró tierra tras el diluvio? ¿Nos habrán colado durante años el monte Ararat como destino final, cuando realmente anduvo por estos andurriales? ¿Qué relación misteriosa tienen este monte y el monte Aro, en Noia?

Metopa del dragaminas de la Armada Tambre con el escudo de Noia en el centro.

Metopa del dragaminas de la Armada "Tambre", con el escudo de Noia en el centro.

Otro ingrediente importante en esta novela es la referencia en sus páginas a John Dee y su obra. John Dee fue un astrólogo, alquimista, médico…etc, etc, de Isabel I de Inglaterra. Este buen hombre tenía unas piedras misteriosas, las piedras adamantas, –con poderes, por supuesto- que le hicieron tomar contacto con los ángeles, quienes le revelaron todo tipo de información científica que se molestó en dejar por escrito para la posteridad. Julia y su marido, Martín, poseen dos de estas piedras. ¿Será este el motivo del secuestro?. No os cuento nada mas, ¿Qué dejaré si no para la reseña?

Mientras nos firmaba nuestro ejemplar

Mientras nos firmaba nuestro ejemplar

¡Ah!, se me olvidó decir que Javier Sierra tuvo la amabilidad de firmarnos el libro a todos y cada uno de los presentes y, como detalle original, nos puso un ex-libris personalizado especialmente para esta ocasión.

Bonito ¿no?

Bonito ¿no?

Después de casi dos horas, pero que se hicieron muy cortas, nos volvimos a casa tan contentos con nuestro libro en la mano. Sólo nos queda empezar con su lectura y publicar la correspondiente reseña.

Javier Sierra: El ángel perdido

Intentaremos que sea en breve.

Puedes ver el resto de las fotos en nuestra página de Facebook.

 

.