RSS
Entradas
Comentarios

Eduardo Mendoza, premio Planeta 2010

¡Qué alegría! Uno de mis escritores preferidos ha ganado el Premio Planeta con el libro “Riña de Gatos. Madrid 1936”: Estoy deseando que caiga en mis manos.

El jurado, compuesto por Alberto Blecua, Ángeles Caso –última ganadora de este premio-, Juan Eslava Galán, Pere Gimferrer, Carmen Posadas, Rosa Regàs y Carlos Pujol, seleccionó como finalista la novela “El tiempo mientras tanto”, de la periodista y escritora valenciana Carmen Amoraga.

Este premio, uno de los más importantes galardones del panorama literario español e internacional, está dotado con 601.000 euros y, por supuesto, la publicación y promoción de la obra ganadora.

A esta edición se habían presentado 509 novelas, la mitad desde España, una cuarta parte de Latinoamérica y el resto de distintos países del globo. El tándem Mendoza-Amoraga es típico de la fórmula clásica del Planeta: un autor muy conocido y otro mucho menos. En esta caso, la editorial planeta cuenta con una garantía comercial, pues Mendoza cuenta con una de las bases de lectores más grandes de España.

Eduardo Mendoza en la Feria del Libro de Madrid 2010

Eduardo Mendoza en la Feria del Libro de Madrid 2010

La finalista, Carmen Amoraga, que confiesa haber soñado mucho tiempo con quedar finalista en este concurso, se muestra orgullosa de haberlo conseguido en el mismo certamen en el que Menzoda ha resultado galardonado, pues se declara seguidora de su obra. Ser finalista implica además recibir 150.250 euros y la promoción de su novela. No está mal.

Carmen Amoraga también fue finalista del Premio Nadal con «Algo tan parecido al amor» y logró el II Premio de Novela Ateneo Joven de Sevilla con «Para que nada se pierda».

Amoraga nos presenta ahora su obra “El tiempo mientras tanto”, como una novela en la que indaga sobre «la paradoja de lo desconocidos que somos para las personas que más amamos», y que trata de la relación de dos mujeres que no se conocen, a pesar de ser madre e hija, y que tendrán la oportunidad de hacerlo a partir de un hecho vital que cambia sus vidas: un accidente que deja en coma a la hija. Es una reflexión de la vida de una mujer que pasa toda su existencia persiguiendo un sueño equivocado y de otra mujer que pasa su vida lamentándose por no haber seguido un sueño.

Premiado y finalista

Premiado y finalista

La novela de Mendoza, presentada bajo el título La muerte de Acteón, se inicia con la llegada a España en la primavera de 1936 de un joven inglés, especialista en pintura española, para tasar un posible cuadro desconocido de Velázquez. Una novela de intriga de la que el autor no ha querido desvelar nada más, para dejarnos con la miel en los labios, sobre todo a los que ya conocemos su obra anterior.

Eduardo Mendoza es autor de novelas tan importantes como “La verdad sobre el caso Savolta” o “La ciudad de los prodigios” y la no menos celebrada “Sin noticias de Gurb” o su trilogía del detective sin nombre que vive en un psiquiátrico: “El misterio de la cripta embrujada”, “El laberinto de las aceitunas” y “La aventura del tocador de señoras”, una aguda muestra de particular humor tan absurdo como genial.

Aunque Mendoza nunca ha sido amigo de los grandes eventos que son inherentes a estos premios y a la difusión del libro ganador, no puede por menos que alegrarse de recibir este galardón, hasta ahora el más importante de su carrera literaria.

Nacido en Barcelona el 11 de enero de 1943, su primera vocación no fue la de escritor, sino la de torero o capitán de barco. Este espíritu aventurero le movió a ser un ávido lector, lo que, a la hora de la verdad, influyó en su profesión actual, que el declara totalmente vocacional.

Su primera novela, «La verdad sobre el caso Savolta«, se iba a llamar Los soldados de Cataluña. Publicada aún en época franquista, tuvo que soportar las sospechas y el recelo de la censura. Sin embargo, a la muerte del dictador, el libro se ve con otros ojos y ahora es considerado como precursor del cambio y se la considera la primera novela de la transición democrática.

Los premiados junto con el presidente de la editorial

Los premiados junto con el presidente de la editorial

Pero la faceta humorística de Mendoza –mi preferida- llega a nosotros pocos años más tarde con la publicación “El misterio de la cripta embrujada”.

Será no obstante en 1986 cuando se cristaliza como una figura importante del panorama literario español con su obra más ambiciosa «La ciudad de los prodigios”, aunque como ya he dicho, yo me quedo con “Sin noticias de Gurb”, publicada en 1990, y que ya se había ido publicando por entregas en el diario El País.

El humor de Mendoza no se arredra ante nada como se puede ver en “El asombroso viaje de Pomponio Flato”, en el mezcla con mano sabia historia, novela policíaca y religión.

No puedo desde aquí más que felicitar al señor Mendoza y asegurarle que estoy casi tan contenta como si lo hubiera recibido yo. Espero con ansia descubrir que nos deparan sus gatos riñendo.