RSS
Entradas
Comentarios

Laberinto, Larry Collins.

Laberinto, Larry Collins

Entretenidillo. Sin más. Me da la impresión que el el tandem Lapierre-Collins cojea un poco cuando falta uno de los dos. Pero bueno, al menos ha cumplido su propósito y me ha tenido entretenido tras el tostón de Lovecraft que acababa de leerme.

En Laberinto, Collins nos relata una historia de espías, al más puro estilo Clancy, Forsyth o Le Carré, pero aderezada con un poquito de pseudo-ciencia como telón de fondo. Nos narrará la lucha de los dos departamentos de parapsicología (o como los llamén) de los servicios de espionaje norteamericanos y soviéticos en plena guerra fría. Concretamente la CIA lo llama Departamento de Ciencias del Comportamiento, y allí estudian y trabajan con médiums, psíquicos y otros personajes pintorescos, que les ayudan a localizar submarinos soviéticos en mapas, por ejemplo.

Este tema se ha tratado con anterioridad en numerosas novelas y obras cinematográficas. Recuerdo la más reciente «Los hombres que miraban fijamente a las cabras», donde soldados del ejército norteamericano con especiales habilidades, conseguían detener el corazón de un animal (o persona) con sólo mirarle detenidamente.

George Clooney matando una cabra.

George Clooney matando una cabra.

En la novela, los rusos consiguien hacerse con un escáner cerebral del presidente de los USA, robándolo de su chequeo médico anual, ese al que se somenten los jefes de estado de todos los países. Con él, y con ayuda de su departamente de «psi-war» desarrollarán una máquina que afecte a sus ondas cerebrales, provocándole puntualmente ataques de ira. Esos ataques, dirigidos en momentos puntuales, en medio de una crísis, harán que las decisiones del presidente americano sean viscerales, y no meditadas, y pondrán al gobierno americano en una delicada situación.

La máquina rusa provocará ataques de ira en el Presidente.

La máquina rusa provocará ataques de ira en el Presidente.

Afortunadamente, tendremos a Art Bennington, el director del Departamento de Ciencias del Comportamiento de la CIA, siguiendo la pista a los malvados rusos, para impedir que el mal llegue a una situación irreversible.