RSS
Entradas
Comentarios

El valle del asombro. Amy TanFicha técnica

Para empezar, diremos que se trata de una novela en la que los personajes principales, los que soportan el peso de la historia, son mujeres. Tres generaciones de mujeres cuyo eje principal gira entorno a Violeta, hija de Lulú y madre de Flora, que deberán enfrentarse a la pesada carga de su destino marcado por un pasado que les vino dado y cuyas circunstancias fueron cambiadas contra su voluntad.

Una historia ambientada en el mundo de las cortesanas de lujo del Shanghái de finales del siglo XIX y principios de siglo XX.

Violeta es una niña occidental de siete años cuya madre, Lulú, de origen americano, regenta “La oculta ruta del Jade” una casa de cortesanas de primera categoría situada en Shanghái a principios de siglo XX. Es una niña alegre, despierta, que con su dominio del inglés -su lengua materna-, y del chino -la lengua del país donde siempre ha vivido-, observa desde la distancia los acontecimientos que se desarrollan en la casa.

“La ruta del Jade” acoge en sus salones, día tras día, a un escogido grupo de selectos hombres, tanto de origen chino como de origen occidental, que buscan diversión y compañía femenina, pero que también buscan un punto de encuentro para realizar importantes transacciones y negocios. Lulú, por su habilidad para las relaciones sociales es la perfecta anfitriona, lo que convierte el lugar en un sitio ideal y único para ese tipo de encuentros entre ambas sociedades.

Pero en las relaciones con su hija no está resultando tan habilidosa. Esconde un oscuro pasado, algún secreto oculto que no desvela a Violeta, lo que provoca en ésta cierta desconfianza hacia su madre. No le ha contado nunca los motivos que la llevaron a ese país tan lejano de sus orígenes, ni tampoco quién es su padre. Cuando Violeta le ha preguntado alguna vez por él simplemente le ha dicho que había muerto y que no pensase más en el asunto, pero ella sospecha que por sus venas corre sangre china, lo que la crea cierta inquietud. Está convencida de que esa mujer que se pasea con confianza y aplomo entre sus clientes, ofreciéndoles la mejor de sus sonrisas, haciendo sentir a cada invitado el más importante de la noche, no quiere a su hija, no la quiere a ella.

Mujeres cortesanas en 1910. (Foto extraída del sitio web oficial de AMY TAN www.amytan.net)

Mujeres cortesanas en 1910. (Foto extraída del sitio web oficial de AMY TAN www.amytan.net)

Un día su madre recibe en la casa la visita personal de un hombre al que ésta acoge con cierta hostilidad. Violeta nunca le había visto antes por allí, pero por la forma en que Lulú le trata presume que ella sí le conoce. Esta visita provocará que se desencadenen una serie de acontecimientos que culminarán con un desenlace inesperado.

Pocos días después, su madre le comunica que van a abandonar Shanghái porque regresan a San Francisco. Vivirán en la casa donde Lulú creció. Dispondrá de un precioso dormitorio con las paredes pintadas de amarillo, la habitación que perteneció a su madre. Pero desgraciadamente las cosas no saldrán así, serán víctimas de un cruel engaño que las llevará a una dolorosa separación. Lulú partirá sola de vuelta a San Francisco, mientras que Violeta será apartada de su madre y obligada a hacer frente a una terrible realidad. Un futuro incierto e inquietante se cierne sobre ella.

Una brecha aparentemente infranqueable se acaba de abrir entre madre e hija, fruto, entre otras cosas, del enfrentamiento de dos culturas totalmente opuestas, la de Oriente y la de Occidente. El tiempo y el de devenir de los acontecimientos harán de Violeta una mujer dura pero que necesita hacer frente a su pasado para encontrar, de una vez por todas, la felicidad que durante tanto tiempo se le ha estado negando.

Al principio la lectura puede resultar algo lenta, la trama apenas avanza, pero es en esa parte donde la escritora nos presenta a los personajes mas relevantes, y nos plantea las incógnitas en torno al pasado de Lulú, que son las bases en las que se va a sustentar el desarrollo de la historia.

Como ya he dicho antes, la novela nos adentra en la difícil profesión de las cortesanas. Conoceremos con más detalle las costumbres de la cultura oriental de la época, y el papel que en ella juega la mujer. Hace una descripción bastante ilustrativa de hechos y situaciones, proporcionando al lector una visión global bastante clara de esa sociedad, pero sin que su lectura se haga pesada o cansina. Nos proporciona pinceladas de información sobre la opresión, la revolución, el rechazo sistemático de la cultura occidental, su aferramiento a costumbres ancestrales, el trato que recibe la mujer… deteniéndose algo más en los acontecimientos más significativos, como pueden ser la caída de la dinastía imperial y el inicio de la república, o el trato que reciben los extranjeros durante esa época, pero todo ello sin recrearse en grandes detalles, proporcionando con ello una lectura bastante fluida y dinámica.

También consigue que el lector empatice afectivamente con los personajes, bien creados y definidos, logrando transmitir en todo momento su estado de ánimo.

Aunque a veces la narrativa sufre ciertos altibajos y avanza un poco a trompicones, introduce los suficientes giros narrativos consiguiendo que mantengamos la atención y proporcionándonos una lectura amena.

Por tanto, una novela totalmente recomendable.

Abuela de la escritora. Año 1912 (Foto extraída del sitio web oficial de AMY TAN www.amytan.net)

Abuela de la escritora. Año 1912 (Foto extraída del sitio web oficial de AMY TAN www.amytan.net)

La historia que aquí nos narra la autora, Amy Tan, según ha confesado ella misma en una entrevista, está inspirada en la vida de su abuela. Cuando estaba trabajando en otra novela, una fotografía que vio en una exposición en la que aparecían unas mujeres con la misma ropa que llevaba su abuela en una imagen que tenía la familia, le hizo sospechar que había sido cortesana en China, un «shock» que le llevó a investigar para reconstruir su historia y que dio como resultado «El valle del asombro». Esta es una de la razones por las que han pasado siete años desde que publicara su última novela, ya que dejó apartado el libro en el que trabajaba en ese momento para dedicarse a escribir «El valle del asombro», al que ha dedicado tres años.

Sobre la autora:

Amy Tan nació en Oakland, California, Estados Unidos, el 19 de febrero de 1952. Sus padres eran inmigrantes chinos que se trasladaron a América huyendo de la agitación de la guerra civil. Tras la muerte de su padre, se trasladaron a Suiza donde Amy terminó sus estudios de Secundaria. Su primera novela “El Club de la Buena Estrella” fue publicada en 1989 y en 1991 salía a la venta su segunda novela “La esposa del dios del fuego”. A estos títulos le siguieron “Los cien sentidos secretos” (1995), “La hija del curandero” (2001), “El contra del destino” (2003), y “Un lugar llamado nada” (2005). En 2014 publica la que hasta ahora es su última novela, “El valle del asombro” que hoy reseñamos aquí. También ha escrito dos libros para niños: “La Dama en la Luna”, y “The Chinese Siamese Cat”. Con cuarenta años formó parte de la banda de rock & roll constituida por escritores denominada “Rock Bottom Remainders”, junto a Dave Barry y Stephen King entre otros.

logocompra