RSS
Entradas
Comentarios

Intemperie. Jesús Carrasco

Intemperie. Jesús Carrasco

Ficha técnica

El lector comenzará la lectura de esta novela metido en un pequeño hoyo hecho en tierra arcillosa, junto a un niño que sin apenas sitio para moverse, escucha cómo un grupo de gente del pueblo capitaneado por el alguacil, le busca y le llama mientras que el chico intenta pasar desapercibido en su escondite para no ser descubierto. Acaba de iniciar su huida planeada meses atrás. Una huida  para escapar de la casa de sus padres, de su pueblo, y quién sabe de qué mas, detalles y motivos que el lector aún no conoce, pero que intuye que no son por algo sin importancia. Tras muchas horas escondido en el mismo sitio, sin poderse mover, con el cuerpo entumecido y con los pantalones húmedos producto de su propio orín, decide salir de su escondite. Una inmensa y desértica llanura le espera por delante en su desesperado plan de huida.

Así comienza la narración de esta historia de la que iremos conociendo los detalles según vayamos avanzando en su lectura.

La novela narra la huida de un niño, de edad indefinida, a través de un territorio hostil, árido, inhóspito, bañado por un sol abrasador, castigado duramente por la sequía y que, además, se encuentra bajo la tiranía de su alguacil. Pertrechado con tan sólo un morral que contiene la poca comida que ha podido pillar, iniciará el camino hacia lo desconocido, sin saber qué hay más allá del encinar que bordea el pueblo, pero quizás subestimando el poder del hambre y la sed.

Avanzaremos despacio a través de un duro paisaje que se irá convirtiendo en el verdadero protagonista y del que irán surgiendo otros personajes, pocos, bastante pocos, no es una novela donde abunden los actores, pero suficientes para dar fuerza a esta historia. Pronto entrará en escena otro de los protagonistas, un viejo cabrero parco en palabras con el que el muchacho se topará en el camino, cuya triste vida se limita al pastoreo con las pocas cabras de que dispone y a subsistir con lo que estos animales y el campo le proporcionan. A pesar del miedo y la desconfianza, el pequeño acepta la extraña protección que el cabrero le proporciona y entre ambos nacerá una estrecha y singular relación. Juntos iniciarán un camino sin retorno basado en la supervivencia: buscar agua y alimento para subsistir mientras huyen del alguacil que trata de localizar al chico a cualquier precio.

Un historia sencilla, pero dura, desgarradora y cruel, con personajes sin nombre, que nos sitúa en un espacio y en un tiempo desconocidos, aunque el lector podrá hacerse una idea, al menos aproximada, de cuándo y dónde se pueden estar desarrollado los acontecimientos por la detallada descripción que le proporciona el autor.

Se trata de una obra lineal, recta, sin regresiones en el tiempo, donde las respuestas las encontraremos siempre adelante, aunque estás nazcan en el pasado.

Muestra imágenes muy bien definidas, con un léxico muy rico, pero, para mi gusto, excesivamente rebuscado. Hace uso de un gran número de términos poco habituales, al menos para los que vivimos en la ciudad. Todo un repertorio de palabras con sabor a campo, pero a ese campo de nuestros abuelos o bisabuelos -dependiendo de la edad del lector-, y presumo que muchas de ellas ya en desuso, perdidas en la lejanía de un pasado. Antes de comenzar la lectura ya había leído por ahí, en alguna reseña, que era “un diccionario de términos de campo”.  Palabras que, por otro lado, se pierden en largas y a veces tediosas descripciones, para mi gusto innecesarias por repetitivas. He comenzado diciendo que el autor es un gran compositor de imágenes, y es cierto, pero una vez que están definidas le sobran las reiteraciones, y máxime cuando éstas vienen acompañadas de una terminología tan compleja.

La novela ha tenido una entusiasta acogida en las mejores editoriales extranjeras antes incluso de su publicación en España. Está previsto que se edite en trece países.

Sobre el autor:

Jesús Carrasco nació en Olivenza, Badajoz, en 1972. En 2005 se trasladó a Sevilla, donde reside en la actualidad.  Desde 1996 trabaja como redactor publicitario, actividad que compagina con la escritura. Los primeros micro relatos que escribió fueron escuchados en La Cadena Ser. “Intemperie” es su primera novela con la que ha conseguido uno de los debuts más deslumbrantes del panorama literario internacional.


logocompra