RSS
Entradas
Comentarios

Todo oscuro sin estrellas

Como ya os dije son 4 novelas cortas por lo que empezaré por una breve reseña de cada una.

1922: Wilfred Leland Jones está casado y con un hijo. Vive feliz en su granja hasta el día que su mujer decide que esa vida no es para ella y quiere irse a vivir a la gran ciudad. Para ello cuenta con los terrenos aledaños a la granja de Wilfred que son suyos por herencia y tiene intención de vendérselos a una industria que terminará por estropear la zona y con ella la granja de Wilfred. Él se niega una y otra vez, pero su mujer va ganando terreno, incluso contrata a unos abogados para ayudarla. La única solución que encuentra Wlfred es matar a su mujer, hacerla desaparecer. Pero antes tiene que conseguir convecer a su hijo adolescente que es la única solución y que tienen que hacerlo entre los dos.

¡Y lo que costó matarla! Parecía más fácil.

¡Y lo que costó matarla! Parecía más fácil.

Todo parece salir bien, está planeado al milímetro, controlado al máximo. Pero no cuenta con un detalle sin importancia: El remordimiento.

Camionero grande: Tess es escritora con un éxito relativo pero que le da para vivir e incluso para guardar un poco para su futura pensión. Para ello se dedica a dar charlas sobre sus libros y firmar ejemplares de los mismos. Una mañana, mientras volvía de una de estas reuniones, decidió atajar por un camino desconocido. La encantaba conducir y descubrir caminos nuevos. Puso su TomTom y se puso de camino. Pero debido a que eran carreteras secundarias no demasiado cuidadas, se encuentra con unas maderas con clavos en la carretera que le hacen pinchar una rueda.

Camionero grande

¿Por qué no aprendemos a cambiar ruedas solitas?

Afortunadamente un amable y fornido camionero que pasaba por allí se ofrece a ayudarla. ¿Afortunadamente? Este hombre la raptará y la violará violenta y repetidamente hasta darla por muerta.

Una extensión justa: Streeter es un buen hombre, casado y con dos hijos, pero tiene cáncer y sabe que va a morir en breve. Mientras paseaba sin rumbo con su coche conoce a un extraño vendedor ambulante. Tiene un puesto y una silla con una somnbrilla, pero en la mesa no hay nada. Intrigado, Streeter se apea y se acerca a charlar con el hombre, quien dijo llamarse Alobid (para los más perspicaces, en la versión inglesa se llama Elvid). Alobid le dice que él vende extensiones. ¿Extensiones de qué?, pregunta, De lo que quiera, contesta, desde extensiones de crédito hasta extensiones de altura, pasando por extensiones de pene o de pelo. ¿Qué necesita Ud?, pregunta Alobid, Una extensión de vida, contesta Streeter, De acuerdo eso está hecho, afirma Alobid.

Se venden extensiones

Se venden extensiones

Pero aunque a estas alturas todos hayamos adivinado que era el Diablo en persona quien estaba haciendo trato con Streeter, no es su alma lo que le pide a cambio. Le pide dos cosas: la primera que le de el 15% de todo el dinero que gane en quince años, lo que le parece justo y la segunda que, para equilibrar el mundo, todo lo bueno que le pase a él, se convertirá en malo para alguien que Streeter odie. El alega que no odia a nadie, pero pensando, pensando encuentra que a quien más odia es a su mejor amigo y le cuenta a Alobid por qué.

Un buen matrimonio: Darcellen (Darcy) Madsen y Robert Anderson llevan veinticinco años casados y tienen dos hijos. Llevan una vida tranquila, moderadamente feliz, aunque algo rutinaria, pero Darcy está contenta con su atento y cariñoso marido. Tiene que viajar de vez en cuando pero por poco tiempo y siempre le llama a diario. Un día está sola en casa y se queda sin pilas en el mando de la tele. Decide ir al garaje donde su marido tiene de todo. Esto cambiará su vida pues, por mera casualidad Darcy descubrirá que su esposo es un asesino en serie.

¿Conoces realmente a tu pareja?

¿Conoces realmente a tu pareja?

Y lo peor es que cuando Bob le llama por la noche intuye que lo sabe y vuelve a casa para ver la manera de solucionarlo.

Todas estas historias tienen el mismo patrón: Algo malo ocurre y merece justicia, sea en la forma que sea.

La única que se sale un poco de este patrón es la de la extensión justa, pues no sé si la justicia del Diablo es realmente justa. Aunque al protagonista se lo parece.

La que más me impresionó fue la última pues me identifiqué bastante con los protagonistas de la historia y, aunque tengo a mi favor que mi marido no viaja y puedo saber siempre en qué lugar está, por la noche, ya en la cama le pregunté:

-Cariño ¿Eres un asesino en serie?
-Él me dijo: .
-Entonces tendré que matarte antes de que me mates tú a mí, contesté yo.
-Pues entonces no lo soy, respondió. Y ya me dejó más tranquila.

Aunque debo decir que por la noche él duerme y yo le hablo, por lo que sus respuestas no son demasiado coherentes pero hace lo que puede por darme gusto e intentar participar en una conversación que, en ocasiones, resulta algo surrealista.

Definitivamente me gustó King, me sedujo su manera de escribir, de mantener la tensión que hace que leas a velocidad de vértigo. Estas novelas no son realmente de miedo y, aunque me han dicho fuentes fidedignas que, por regla general King no da miedo, no sé si creérmelo, por lo que no sé si repetiré. Leería La Cúpula pero la lástima es que ya he visto la serie.

Para aquellos que quieran leer a Stephen King y no se atrevan a ello tras haber visto la cara del payaso de It, les recomiendo estas novelas cortas que acabo de leer.

logocompra

También puede interesarte...

3 respuestas a “RESEÑA: Todo oscuro sin estrellas, de Stephen King”

  1. Ricardo dice:

    Excelente reseña!

    Yo he leído algunos libros de King pero no éste, y debo admitir que debido a tu reseña, ahora está en mi lista de lectura obligada. En lo general me considero fan King, aunque no todos sus libros me llaman.
    He aprendido a través de sus libros (y esto para los que dicen que King no da miedo), que la gente malinterpreta su obra, piensan que para dar miedo, un libro debe tener relación con lo sobrenatural, brujas, monstruos, demonios, fantasmas, etc. Sin embargo, King no solo escribe sobre ese tipo de miedo; escribe sobre todos los miedos del ser humano: miedo a la soledad, miedo a perder algo o a alguien, miedo a la sociedad, miedo al pasado, miedo a lo incierto… El desconcierto que te generó sobre si tu marido era asesino en serie (lo dirás de broma), ya fue un tipo de miedo en sí.

    Personalmente recomiendo It (Eso), un libro sobre amistad y miedo en distintas representaciones durante la infancia; La milla verde, un libro maravilloso, fantástico, mágico.

    ¡Saludos desde México!

  2. Ascen dice:

    Hola, Ricardo. Celebro haber despertado tu interés por el libro porque realmente lo merece. King era mi asignatura pendiente pero soy miedosa hasta rayar en lo absurdo. Y quien diga que un libro no da miedo, no ha leído El perfume. Por ejemplo.
    No puedo con la cara del payaso de It, creo que tendría pesadillas con su cara todas las noches y el problema es que casi todas las que podría leer de King ya las he visto en el cine o en la tele. La milla verde la he visto al menos tres veces, de La Cúpula he visto la serie, Misery también la he visto en película. De El resplandor mejor no hablo. La cara de Jack Nicholson asomando por el resquicio de la puerta es como la del payaso de It.
    Estuve tentada de leer Buick 8: un coche perverso y quizá lo haga, pero empecé por este y lo cierto es que quedé muy satisfecha con el autor. No esperaba que me gustara tanto. Seguramente repetiré pero asegurándome de que luego no tendré pesadillas.
    Un saludo desde España y encantados de leerte por aquí.

  3. [...] después de muchos amigos insistiendo en todo lo que me perdía por desconfiada lo intenté con Todo oscuro sin estrellas y tengo que reconocer que me sorprendió [...]