RSS
Entradas
Comentarios

Reseña El rompecabezas del cabo Holmes

Terminada la lectura de esta novela policíaca, primera del este género del autor coruñés Carlos Laredo, y probablemente primera de una saga con el cabo de la Guardia Civil José Souto “Holmes”, como protagonista, paso a reseñar y comentar mis impresiones sobre la misma.

Se trata de una obra correcta y sencilla, sin grandes alardes literarios y con un lenguaje muy simplista, a veces demasiado. Durante casi todo su recorrido, se lee fácil. Mucho diálogo, con ciertas dosis de acción y algo menos de narración. Algunas descripciones escuetas pero brillantes de los lugares donde se desarrolla la acción, la costa gallega y Madrid principalmente, y una trama argumental que el autor nos va complicando conforme avanzan los capítulos, tratando de lograr, como en toda obra policíaca que se precie, un clima de suspense y misterio, un “nada es lo que parece”, para al final volcarnos en un desenlace pretendidamente sorprendente.

No está del todo conseguido, sin embargo, ese clima. La trama a veces se desperdiga demasiado, se enreda mas de la cuenta en forma algo artificiosa y el lector casi casi adivina y espera con impaciencia el final, mientras el autor se pierde en vericuetos difíciles de asociar con el argumento principal. Sobre todo en el último tercio de la obra.

El ritmo tiene algunos altibajos, con momentos donde la narración se espesa un poco, sobre todo por reiterativa o irrelevante. Pero en general es un relato bastante plano y continuado.

Los personajes, salvo el del detective Santos del que hablo mas adelante, tienen en general cierta dosis de credibilidad, dentro de un mundillo que puede resultar increíble para el común de los mortales y de una trama que a veces da la sensación de estar un pelín forzada.

Acantilados de la Costa da Morte

Acantilados de la Costa da Morte

La acción se inicia con la aparición del cadáver de una joven modelo y los restos de una embarcación, entre las rocas de “A Costa da Morte” en Galicia. Todo parece indicar que se trata del naufragio de un velero, propiedad de un magnate, Julio de Val, dueño del importante grupo de empresas De Val, cuya sede principal está en Madrid.

Sin embargo, para José Souto, un cabo de la guardia civil, al que apodan “Holmes” por su rigor y minuciosidad en las investigaciones, la cosa no está tan clara, como en principio parece. La no aparición del cadáver del magnate así como otros indicios que no terminan de cuadrarle en su particular rompecabezas de la investigación, le llevan a continuar indagando, en contra de lo que opinan sus superiores.

“Holmes” entra así en contacto, con el mundillo para el desconocido de las grandes empresas, las mas o menos oscuras tramas financieras de estas, los negocios tapadera, el blanqueo de capitales, la prostitución encubierta y todo el supuesto lujo y el glamour que rodea estas actividades.

La popular calle Serrano de Madrid

La popular calle Serrano de Madrid

Así conoce al resto de protagonistas principales de la obra.

Julieta, hija del magnate supuestamente desaparecido y heredera del imperio de su padre. Una atractiva mujer de carácter dulce e inocente y aparentemente bastante alejada del negocio.

Su marido Lucas socio y mano derecha de su suegro y que maneja los negocios casi a su antojo. Mujeriego y amigo de la vida social y las juergas, se empeña sin embargo en ocultar algo que enseguida le va a poner en el disparadero como principal sospechoso.

Y Lina amiga íntima de Julieta y directora financiera del emporio. Es una mujer tan atractiva como hermética y muy celosa de mantener oculta su vida sospechosa vida privada.

Los tres parecen tener oscuros secretos que ocultar, en particular Lucas y Lina, y que nuestro cabo se empeñara por todos los medios en tratar de averiguar, con el fin de intentar relacionarlos con la investigación.

Junto a ellos también van apareciendo otros personajes, menos refinados y glamourosos relacionados siempre con las actividades del grupo empresarial, cuyos modos y maneras son mas bien las de malencarados matones de barrio, que tanto en España como en Portugal realizan los trabajos y negocios sucios de las empresas De Val.

Corcubión

Corcubión

Julieta y Lina, visitan al cabo “Holmes” en Corcubión y este las va poniendo al corriente de sus investigaciones, a la vez que les solicita su colaboración para continuar avanzando en sus pesquisas. La elegancia y el porte de estas dos mujeres maduras en toda su plenitud, no dejan de impresionar e incluso intimidar a un guardia civil poco acostumbrado a tratar con este tipo de personas.

Y es a partir del capitulo VI, cuando aparece un nuevo protagonista, Julio Cesar Santos, un detective privado que Julieta contrata para que realice investigaciones paralelas a las de la Guardia Civil, en su intento por descubrir lo que realmente le ha ocurrido a su padre. Cada vez parece estar mas claro que el naufragio no es tal y con la aparente oposición de su marido y de Lina, Julieta se empeña en saber si su padre esta vivo o muerto.

Y resulta que el tal detective Santos, acapara a partir de su aparición, prácticamente todo el protagonismo de la narración, eclipsando incluso al cabo José Souto, con quien entabla una amistad que les lleva a ayudarse mutuamente en su trabajo.

Durante buena parte de la obra todo el peso protagonista es para el detective. Un personaje mas al uso de los detectives de ficción cinematográfica norteamericana que a los detectives que en la realidad trabajan en España. Un personaje, por ello, un tanto ficticio e irreal. Joven y bien parecido, extremadamente rico y con gustos por el lujo, trabaja solo, con la exclusiva colaboración de un par de ayudantes ocasionales.

Hotel Paris, en Montecarlo

Hotel Paris, en Montecarlo

Resulta ser tan hábil y sagaz, cuando no mas , que el propio cabo “Holmes”. Viaja y se mueve como pez en el agua en los centros de mas lujo y poder como Niza o Montecarlo y, aunque tiene su pequeña oficina en la calle Fuencarral y utiliza un viejo utilitario como medio de transporte para su trabajo, vive nada menos que en un lujoso apartamento de la calle Serrano de Madrid, con un Porsche negro aparcado en el garaje y además posee un precioso chalet en la sierra. Como veis, un clásico detective español de los que tanto abundan en nuestro país. (Esto es una ironía, evidentemente).

Así que, como digo, este irreal personaje eclipsa por completo al cabo de la Guardia Civil, un hombre que por contraste apenas ha salido de su Galicia natal y cuyo encanto y glamour está bastante por debajo. Y sobre todo a partir de que, como estaba cantado casi desde que aparece, inicia una relación sentimental con Julieta que se prolonga prácticamente hasta el final de la trama.

Los dos investigadores, tan opuestos en casi todo y de mundos tan diferentes, se complementan sin embargo a la perfección. A donde no puede llegar el uno, lo hace el otro y viceversa, cada uno con los medios de que dispone.

La trama va siendo poco a poco desentrañada, por la labor conjunta de ambos. Las piezas de un puzzle, al principio imposible, van encajando una tras otra, con no pocas dificultades. Las casualidades no suelen serlo tanto para nuestros dos sagaces personajes y ello les conducirá hasta la resolución final del caso.

Una trama, la principal, que a su vez se va a ir componiendo de otras tramas que van apareciendo y encajando, aunque a veces de una manera un tanto deslavazada y otras tan intrincada que por momentos puede resultar para el lector difícil de seguir.

Calle Fuencarral, Madrid

Calle Fuencarral, Madrid

Se mezclan los negocios de falsificaciones, los de la prostitución en el mundo de la moda, las relaciones extraconyugales del suegro y del yerno, Julio de Val y Lucas, con las modelos, chantajes y extorsiones… Todo ello, a veces, de una forma en que no resulta difícil perderse.

Al final, sin embargo, casi todo queda aclarado, al menos en una visión global de lo que es la trama. Se pierden por el camino, eso si, algunos detalles que quedan en el incógnito, con lo que a mi modo de ver, es como si el caso, la investigación oficial, quedara cerrada, pero no así la trama argumental.

El final, como antes decía, va siendo adivinado poco a poco por el lector, lo que no dice mucho en favor de una novela policíaca. Pero en términos generales y si no somos demasiado exigentes, queda resuelta de forma correcta.

Así pues, y resumiendo, estamos ante una novela policíaca sin mas. Correcta y entretenida, escrita en un lenguaje muy fácil, simple y llano. Con una trama un poco artificiosa y con algunas lagunas, pero amena en general. Con unos personajes muy variopintos, creíbles en su mayor parte, salvo las excepciones comentadas y ambientada en el, a veces oscuro, mundo de las grandes empresas y el mundo de las finanzas y el lujo, con el contrapunto que a ello supone , el pequeño cuartel de la Guardia Civil, sito en un pequeño pueblo de la costa gallega y desde donde el cabo José Souto lleva a cabo sus investigaciones, con pequeñas escapadas eso si, a Madrid y Lisboa en este caso.

Paseo Castellana frente a Nuevos Ministerios

Paseo Castellana frente a Nuevos Ministerios

Tal y como he comentado anteriormente estamos, según todos los indicios, ante la primera entrega de una saga, cuyo denominador común será el mencionado cabo de la Guardia Civil, José Souto, apodado “Holmes”, en calidad de protagonista.

La segunda entrega parece que está ya muy avanzada y muy pronto podremos leerla. Puesto que, siempre a mi modesto entender, hay bastante margen de mejora, esperaremos a ver que nos depara y si como esperamos se van puliendo algunos de los defectos observados en esta primera.

En cualquier caso, los amantes del género han de estar de enhorabuena con esta novela y con el principio de una nueva saga. Tanto que en un próximo futuro parece que hay planes de llevarla a edición impresa en papel, con el ánimo de que llegue a mas público.

.

logocompra