RSS
Entradas
Comentarios

Arthur Gordon Pym3

Arthur Gordon Pym es un joven muchacho deseoso de aventuras que se embarca subrepticiamente junto a su amigo en el barco de su padre. Del padre del amigo, quiero decir. Permanece escondido hasta que se supone que ya es imposible que le devuelvan a tierra, pero antes de que esto ocurra empiezan a sucederse las situaciones más peligrosas y peregrinas, que empiezan con un motín a bordo.

No puedo relatar todo lo que ocurre sin destrozar la trama. Tan sólo diré que Arthur Gordon Pym va viviendo estas aventuras de manera intrépida y salvando siempre su vida en última instancia.

Enemigos a muerte y amigos más allá de la muerte, salvajes, seres fantásticos, lugares inhóspitos y peligrosos, hambre, miedo, valor, desesperación… un cóctel con interesantes ingredientes.

Arthur Gordon Pym 2

No voy a decir que me haya encantado pero no está nada mal. No sé si me ha ayudado el haber leído primero algo de La esfinge de los hielos, o por el contrario el que la obra de Verne no me haya gustado nada me ha predispuesto en contra de esta.

Me explico. Me ha gustado lo suficiente para darla una puntuación de 3 antifaces pero, por la opinión generalizada entre sus otros muchísimos lectores, esperaba que me hubiera gustado más. Una novela que no sólo fascinó a los lectores de a pie, sino al mismísimo Julio Verne que la consideró merecedora de poseer un digno final…¡qué menos que valorarla con 4 antifaces! Pero no. Sólo llego a 3.

Independientemente de mi valoración, es una obra que merecer ser leída por varias razones y su valía literaria no por ser importante, es la principal. Cuenta entre sus “meritos” ser la única novela que escribió Edgar Allan Poe (autor y maestro indiscutible en el género de los cuentos, el terror o los relatos de detectives –a quien se atribuye su paternidad-) y, además de dejarla inacabada (¿en el momento de mayor tensión?), hay que añadir que pretende pasar por reales temas excéntricamente fantásticos, y que toca temas algo macabros y tan polémicos como la antropofagia.

La pretendida autenticidad del texto se consigue de varias maneras, por ejemplo al mezclar sitios conocidos, muy bien documentados, con otros imaginados por el escritor; o al argüir el propio autor, en un inesperado y sorprendente epílogo, que el relato que escribe es totalmente verídico y que llegó a sus manos por medio del diario del protagonista y de ese modo se narran los hechos en primera persona. También explica que el diario le llegó por medio de terceras personas, un diario que está repentinamente inacabado y por ese motivo él no puede cerrar la aventura.

Esta manera de dar visos de veracidad al fantasioso texto me recordó al modo en que lo hizo Swift con Los Viajes de Gulliver, donde las aventuras también estaban narradas en primera persona y no sólo mezclaba sitios y hechos reales con sitios y hechos fantásticos, sino que se permitió un prólogo del supuesto editor del libro, amigo del protagonista, y un epílogo del propio protagonista quejándose de la forma en que se editaron sus aventuras. Ambos muy curiosos y con la lograda intención de reforzar la credibilidad del texto.

O a la Biblia, máxima expresión de la maestría en la mezcla de hechos verdaderos con hechos fantásticos que ha conseguido que millones y millones de personas los asuman como ciertos. Lo que viene siendo un dogma de fe, vamos.

Al igual que me ocurrió al reseñar a Gulliver, me resulta muy difícil hacer lo propio con Pym.

Arthur Gordon Pym 1

Pudiera considerarse un libro de viajes pero en el que, al más puro estilo de Ulises, Pym, en sus peripecias marítimas, vive difíciles situaciones que pasan progresivamente (y de manera un tanto vertiginosa hacia el final de la novela) del crudo realismo a la más absoluta fantasía. Seres increíbles que, salidos de la portentosa imaginación de Poe, pueden llegar dejar pequeños a las sirenas o al cíclope de Homero.

Quizá sea esta aceleración fantástica de los hechos la que propicia la indescifrable finalización abrupta e inconclusa de la aventura que genera un cierto grado de ansiedad y frustración en el lector.

Otro giro muy logrado de Poe es su comentario diciendo que él mismo que nunca llegó a creer en esta última parte del testimonio del señor Pym. Esto hace que pensemos que el resto sí que es cierto y que aquí, quizá, Arthur Pym haya exagerado un poquito o sea el fruto de su enajenado subconsciente.

logocompra

También puede interesarte...

9 respuestas a “RESEÑA: Las aventuras de Arthur Gordon Pym, de Edgar Allan Poe”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Arthur Gordon Pym es un joven muchacho deseoso de aventuras que se embarca subrepticiamente junto a su amigo en el barco de su padre. Del padre del amigo, quiero decir. Permanece escondido hasta que se supone que ya es imposi…..

  2. Ale dice:

    espero leerlo pronto Ascen, y ver si le doy tres o cuatro antifaces ;)
    Nunca he leído nada de Poe, y sería mi primera aproximación a él.
    Un beso,
    Ale.

  3. Ascen dice:

    También ha sido mi primera aproximación pero no creo que sea lo mejor del autor :(

  4. Ale dice:

    ayyyy que barbaridad que no sea de lo mejor…resulta que es el que tengo en casa…¡chin!
    un beso,
    Ale.

  5. Ascen dice:

    Bueno, Ale, quizá tu tengas una opinión diferente.
    :D

  6. marcela dice:

    nodanloque sensesita saber

  7. Ascen dice:

    ¡Lástima Marcela! Prueba a leer el libro a ver si tienes más suerte.

  8. bryan andres dice:

    bueno pienso q ellibro es interesante te distrae y te intriga al mismo tiempo

  9. bryan andres dice:

    y ustedes leyeron el libro