RSS
Entradas
Comentarios

Tan veloz como el deseo

(Ver Leyendo-Ficha técnica)

Esta es la historia de Júbilo, un hombre especial, tan especial como sólo lo pueden ser los personajes del realismo mágico. A principios del siglo XX, recién acabada la revolución mexicana, nace Júbilo y nace con dos dones: el don de la alegría y el don de escuchar los sentimientos no expresados con palabras.

Desde que nació, Júbilo es un hombre feliz y que hace felices a todos cuantos están a su alrededor. Pero, como diría Monk, esto es un don y una maldición.

Júbilo es un hombre sencillo, honesto, feliz y, sobre todo, profundamente enamorado de su mujer, Lucha. A pesar de la diferencia de clases, el sentimiento de Lucha hacia Júbilo es recíproco, son el Ying y el Yang perfectos. Cuando están juntos nada existe a su alrededor, sólo ellos y su amor, su pasión. Pero esa facilidad que tiene Júbilo para la comunicación no verbal, se siente afectada por tremendas interferencias producidas las manchas solares, lo que le expondrá a situaciones tremendamente complicadas.

Cuando comienza la narración Júbilo se está muriendo. Apenas puede hablar, está ciego, no puede moverse de la cama… es totalmente dependiente. Vive en casa de su hija Lluvia y al cuidado de dos enfermeras. Hace años que está separado de Lucha pues la vida hizo que su amor se convirtiera en odio.

Lluvia nos cuenta la vida de su padre, lo que ella conoce, alternándose con la historia real de Júbilo y con lo que Lluvia va descubriendo poco a poco: Una historia de amor y tragedia.

Pero, a pesar de que la historia de amor de Júbilo y Lucha es apasionante, es el amor de Lluvia hacia su padre el que me ha hecho derramar lágrimas de emoción. Las últimas líneas han sido costosas de leer: totalmente borrosas mientras mi ojos derramaban abundante llanto que mojaba las páginas.

Esta novela no es realismo mágico en estado puro, es tan sólo una historia de amor, de un amor profundo, enormemente embellecido por el maravilloso lenguaje de Laura Esquivel. Con pinceladas mágicas, pero totalmente real y terrenal.

Aunque empieza un poco lenta, el interés va creciendo según avanzan sus páginas. Absolutamente recomendable, mi calificación sería de 7 sobre 10. Sometida a la dictadura de los 5 antifaces tengo que otorgarle sólo 3, pues la sombra de Como agua para chocolate es alargada. Tanto que me estoy planteando una re-lectura.

logocompra