RSS
Entradas
Comentarios

Cuando dios aprieta

Estando de minivacaciones en el puente de la Constitución, encontré en Torrecaballeros (Segovia) un mercadillo de objetos diversos en el que se vendían, se compraban y se intercambiaban todo tipo de objetos.

Dos o tres puestos tenían libros usados a precios interesantes y, como ya sabéis que es imposible resistir algunas tentaciones, allí que me fui y, aunque siempre hay gente más espabilada que se me adelanta y se llevan los libros buenos, encontré este que me pareció interesante: Cuando Dios aprieta, ahoga pero bien.  Cándida, Memorias de una asistenta.

Se trata de un libro que escribió Guillermo Fesser, uno de los componentes del dúo Gomaespuma, periodistas cómicos de radio, televisión, cine, prensa… vamos, de todo un poco. En el nos cuenta la vida de Cándida, su asistenta de toda la vida, relatada por ella misma.

Parece ser que Cándida es todo un personaje que, a pesar de no tener una gran cultura académica, sí tiene aquella que nace de la vida, de nuestra inteligencia natural y de nuestra intuición.

Tuvo tanto éxito esta novela que incluso se hizo una película sobre ella. Cándida también participaba como comentarista de cine en el programa que el dúo Gomaespuma tenía en la radio.

Dice la contraportada que el autor ilumina y ordena las delirantes historias que Cándida le ha ido relatando atropelladamente a lo largo de los años y que, a través de estas páginas, descubiremos a una mujer muy especial.

Pues ya os contaré.

(Ver reseña)

FICHA TÉCNICA:

Titulo:  Cuando Dios aprieta, ahora pero bien
Autor:  Fesser, Guillermo
Editorial: Temas de Hoy
ISBN: 978-84-7880-973-8
Paginas: 261
Encuadernación: Rústica
Año de edición: 1999
Edición original: 1999

También puede interesarte...

2 respuestas a “LEYENDO: Cuando Dios aprieta, ahoga pero bien”

  1. De Gomaespuma leímos Familia no hay más que una y al perro lo encontramos en la calle, y nos gustó mucho. Te ríes un montón. Habrá que tener en cuenta este también.

  2. Ascen dice:

    Ya te diré, Al rico libro, espero reírme yo también.