RSS
Entradas
Comentarios


Azazel, Isaac Asimov.

Azazel, Isaac Asimov.

Me ha resultado un librito muy simpático, agradable de leer y entretenido. Además, aporta un visión diferente a la clásica imagen que tenemos de Isaac Asimov, el Gran Maestro de la Ciencia Ficción, ya que el libro abarca un tema diferente, y tratado desde un punto de vista distinto también, muy cargado de sentido del humor, ironía, autocrítica satírica y algún chiste picante. Interesante.

En Azazel Asimov nos presenta una serie de diversas historias que publicó de forma seriada en una revista. Se trata de la historia de George y su demonio Azazel. George es un golfo vividor y mujeriego, ya en la fase final de su madurez (bastante entrado en años, vaya), pero que sigue alardeando de sus encantos con las jovencitas. Por algún motivo extraño, es el poseedor del secreto de la invocación de Azazel (o al menos eso dice), un demonio que viene de otra dimensión, y que le ayuda con sus cosas realizando arcanos conjuros.

El problema es que Azazel es un demonio pequeño. Mide sólo dos centímetros de altura, y sus poderes son también limitados; sólo puede hacer cosas pequeñas. Sin embargo tiene un gran ego, y nos considera inferiores, por lo que mediante halagos, George acaba consiguiendo lo que desea.

No, este no es Azazel.

No, este no es Azazel.

Cada relato comienza con una historia que le cuenta George a Isaac, normalmente comiendo o alrededor de unas copas. George es un reconocido “sablista”, que es capaz de convencer a cualquiera de que le pague un combinado, le invite a comer, e incluso le preste algunos dólares. Asimov lo sabe, pero lo consiente a cambio de los relatos que le cuenta, ya que escribe esas historias y las vende como suyas a la revista.

Cada relato es independiente de los demás, y todos ellos tienen dos elementos comunes. Por un lado, Azazel se niega a hacer algo que beneficie a George, así que el conjuro o hechizo siempre es sobre otra persona, aunque George intenta salir beneficiado de alguna forma. El otro elemento común, es que los conjuros suelen acabar mal, normalmente por una “estricta aplicación de lo deseado”, que no suele haber sido definido correctamente. Algo parecido al chiste ese de:

Genio, deseo tener un aparato sexual que me llegue hasta el suelo. Y el genio le cortó las piernas.

Así, un atleta mediocre se convierte en una estrella del baloncesto que “no falla ni un tiro”, pero que encesta en ambas canastas por igual. Una esposa poco dispuesta se convierte es “una mujer ardiente”, pero que lo es con todo el mundo. Un marido rico y avaro “se vuelve loco por los viajes alrededor del mundo”, pero siempre de polizón en cargueros. Una cantante de ópera tendrá “una noche de canto magnífica”, pero sólo una noche.

Un lectura amena, que al ser en forma de relatos es muy apropiada además para su lectura fragmentada, en trasporte público o en visitas al “tocador”. Os lo recomiendo si tenéis la ocasión de echarle el guante.

logocompra

También puede interesarte...

2 respuestas a “RESEÑA: Azazel, de Isaac Asimov”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Me ha resultado un librito muy simpático, agradable de leer y entretenido. Además, aporta un visión diferente a la clásica imagen que tenemos de Isaac Asimov, el Gran Maestro de la Ciencia Ficción, ya que el libro abarca……

  2. Javier dice:

    No estoy muy seguro de lo que quieres indicar con lo de “la clásica imagen que tenemos sobre Asimov”. Considero que a la gran mayoría de la gente que le gusta la lectura sabe que Asimov era un gran divulgador (si se me permite el término) de muy diversos tópicos, principalmente de cultura general, Religión, Historia, Química, Física, Geografía, Antropología… etc. y los cuales trataba de poner al alcance del público en general de una manera sencilla y didáctica. Hasta a la novela policiaca le entró el buen Asimov!!. Para los que leemos y creo que este sitio está dedicado a este tipo de personas entre las que quisiera incluírme, sabemos exactamente de qué hablamos cuando hablamos de Asimov(como dijera Carver).
    Saludos.