RSS
Entradas
Comentarios

El coronel no tiene quien le escriba
La historia que aquí se narra parte de un hecho histórico: La guerra de los mil días. Una guerra civil colombiana que tuvo lugar durante los años 1899 a 1902. En esta cruenta guerra fueron reclutados muchos jóvenes que al final de la contienda y a pesar de lo prometido, no recibieron pensión alguna.

Este es el caso del protagonista de la historia un coronel, ya retirado, que vive junto a su mujer en un pequeño pueblo del interior de Colombia. El que fuera un héroe de su país, quien a las órdenes de Aureliano Buendía, ahora parece abandonado y olvidado por todos. Él espera pacientemente la pensión prometida, pues carece de recursos económicos, pero esa pensión nunca llega.

Todos los viernes, desde hace ya quince años, se acerca al puerto para recibir el correo que llega una vez a la semana por vía fluvial. Pero todos lo viernes vuelve a casa de vacío. Seguro que el próximo viernes llegará la carta.

El coronel2

El título de la obra recoge la contestación que el cartero le da al médico del pueblo a la pregunta de ¿Y para el coronel no hay nada?

Mientras tanto el coronel –sin nombre- y su mujer enferma sobreviven vendiendo sus escasas pertenencias y con la esperanza puesta en un gallo de pelea que heredaron de su hijo. Sí, de su único hijo que fue muerto por repartir propaganda clandestina.

Este gallo participará y ganará importante peleas y les proporcionará pingües beneficios pero falta mucho tiempo para que se celebren esas peleas y mientras tanto, además de sobrevivir ellos dos, tienen que alimentar al gallo.

El coronel

El coronel, además de intentar subsistir con dignidad sin un solo peso, tiene que soportar las quejas constantes de su mujer que sólo consiguen angustiarle aún más.

Relato sencillo, humano y emotivo, que con una trama sencilla y una prosa de calidad pero a su vez cómoda y sencilla para el lector, una narración que no tiene una palabra de más ni una de menos. Cierto que no se puede encuadrar esta novela dentro de la categoría de realismo mágico, pues no tiene nada de magia, pero es verdad que se respira cierto lirismo seductor durante toda la narración.

Los personajes están muy bien definidos, con hábiles descripciones que les caracterizan ante el lector de manera precisa. No obstante creo los protagonistas principales de la historia no son estos personajes.

Además del coronel, por supuesto, tienen un papel relevante, tan importante o más que él, el hambre, la soledad y la esperanza, la esperanza puesta en el gallo y el correo de los viernes.

La última palabra es reveladora. Explica de manera clara y meridiana cómo se siente el coronel, como siente su vida, su pasado y su futuro: “Mierda”.

logocompra