RSS
Entradas
Comentarios

Palmeras en la nieve. Luz Gabás

Palmeras en la nieve. Luz Gabás

Un saludo de nuevo a todos los seguidores del blog.

Tal y como comentaba días atrás, inicié la lectura de la obra de Luz Gabás PALMERAS EN LA NIEVE, cuyo tema y momento histórico me atraían de manera especial.

Recién terminada la lectura, os cuento mis impresiones y lo que me ha parecido esta primera novela de su autora.

Digamos para empezar que la narración cabalga a medias entre dos épocas bien distintas, la actual (año 2003) y la de los años 50 y 60 del siglo pasado.

Y a la vez también entre dos enclaves geográficos tan antagónicos en todos los sentidos, como son el pequeño pueblo (ficticio) de Pasolobino, perdido en un vallé del Pirineo oscense y la antigua colonia española de Guinea. Mas concretamente, la isla de Fernando Poo, ubicada frente a la costa atlántica del África Ecuatorial.

En este sentido, gran trabajo descriptivo de la autora, tanto geográfico como social de ambos lugares y tiempos.

Doy por sentado que menos le habrá costado el del valle pirenaico, pues ella es natural de la zona (Monzón, Huesca 1968). Pero en lo que se refiere a la antigua colonia y después provincia de ultramar, de la Isla de Fernando Poo (hoy parte de Guinea Ecuatorial), la autora parece haber llevado a cabo una exhausta labor de documentación que es de agradecer, y en la que sin duda habrá contado con el apoyo de su padre, antiguo inmigrante también en la colonia de Guinea.

Isla de Fernando Poo

Arranca la acción y desarrollo de la novela en el año 2003 y en el entorno de una familia, que habita en el citado valle pirenaico, compuesta por dos hermanos, Jacobo y Kilian, antiguos trabajadores del cacao en la isla colonial, sus respectivas hijas, Clarence y Daniela, y Carmen, la esposa de Jacobo, ya que Kilian es viudo.

Clarence, personaje motor e hilo conductor de la narración en tiempo presente, es una joven inquieta, intuitiva y obsesionada por averiguar mas sobre el pasado de su familia. Sin embargo todos sus intentos topan siempre con el hermetismo y oscuro silencio, tanto de su padre como de su tío Kilian, lo que no hace sino acrecentar su curiosidad y obsesión.

El descubrimiento de unos viejos documentos, una foto partida por la mitad y una carta incompleta sin remitente ni destinatario, la forzarán a tomar una decisión insólita para el resto de la familia. Viajar, con la excusa de realizar unos estudios profesionales, a la antigua colonia en busca de los presuntos secretos del pasado famiiar.

A partir de aquí, la narración comienza a desplazarse, del tiempo presente al pasado y del valle pirenaico a la isla de Fernando Poo y a la finca Sampaka, donde Jacobo y Kilian trabajaron en el cultivo y elaboración del cacao.

Así, el siguiente capítulo nos traslada al año 1953, donde un joven Kilian, personaje central de la narración en tiempo pasado, esta a punto de abandonar el valle para trasladarse a trabajar a la isla ecuatorial, donde le esperan su padre y su hermano.

Entrada a la finca Sampaka

Entrada a la finca Sampaka donde Jacobo y Kilian trabajaron cultivando cacao

Minuciosas descripciones de aquella isla, de sus gentes, de la bulliciosa Santa Isabel, capital de la isla, de la convivencia entre españoles peninsulares y nativos de color, de los cacaotales y el cultivo y elaboración del cacao, y de toda la complejidad de los personajes que van a ir apareciendo, aderezan la historia de los hermanos en la isla, al mismo tiempo que la situación social de unos y otros va evolucionando en un entorno complejo y cambiante que camina hacia la independencia del país.

Historias de amor, de odio, de rencores, de venganzas bien planeadas, van tomando forma, conforme los status de blancos y negros van cambiando en una sociedad cada vez mas convulsionada por las distintas situaciones políticas que van a dar lugar a enfrentamientos entre peninsulares y nativos. El relativo y ficticio orden que imponía la superior jerarquía del blanco sobre el negro va poco a poco tornando en lo contrario. Pero, conforme el proceso hacia la independencia va tomando forma, también surgen los enfrentamientos entre las distintas etnias de los habitantes nativos, y entre los nativos de la isla y los nativos de la parte continental del territorio.

Y en medio de todo ello, la historia de un amor imposible y prohibido entre Kilian y la nativa Bisila, que de alguna manera va a ser el desencadenante del nudo y desenlace final de la trama que desarrolla la historia de esta familia.

Trama que vamos conociendo a través de la narración del pasado, mientras en el tiempo presente, nuestra protagonista Clarence, ya en tierras guineanas, apenas consigue avanzar en sus averiguaciones sobre el pasado de su padre y su tío.

Juega de esta forma la autora, no se si de manera consciente o inconsciente, a ir dando al lector las claves de toda la historia del pasado, mientras mantiene a la protagonista del presente en un callejón sin salida, cuando no en el equívoco.

Es una forma, perfectamente válida, para mantener la tensión de la historia y enganchar un poco más al lector.

Al final, la historia de estos dos hermanos en la isla de Fernando Poo, nos queda inconclusa, para en el último capítulo, ya en tiempo presente y otra vez en el valle pirenaico, ofrecernos un golpe de efecto, un giro que pretende, sin conseguirlo del todo (mas adelante os comento sobre ello), ser inesperado y que cambia por completo, todo lo que nuestra Clarence había dado por definitivamente averiguado y sentado.

No soy muy amigo, ya lo he dicho en alguna ocasión, de este tipo de narraciones que viajan en el tiempo hacia detrás y hacia delante, pero en esta ocasión, las dos historias están muy bien resueltas e hiladas, sin dar lugar a que el lector pueda perderse en esos cambios de escenario.

Toda la obra en sí, en una yuxtaposición de conceptos, de lugares y de personajes. Desde el mismo título de la obra. Algo así como una descripción de lo blanco y lo negro, de lo bueno y lo malo, del “yin” y el “yan”.

Nada mas opuesto, tanto en términos geográficos como sociales que un triste, gris e inhóspito valle pirenaico perdido entre montañas y nieve, y el color y el calor de una isla ecuatorial, con el bullicioso vivir de sus gentes.

Vista aérea de Malabo capital de Bioko, antiguamente Fernando Poo

Vista aérea de Malabo capital de Bioko, antiguamente Fernando Poo

Pero no se queda la autora ahí, a la hora mostrarnos polos opuestos.

Cada uno de los personajes, parece tener su antagónico en la obra, mezclándolos de forma que todos van a terminar por tener su parte decisiva en el discurrir de la historia.

Empezando por los dos hermanos, Kilian y Jacobo, tan distintos como la noche y día. Kilian el honesto y responsable, Jacobo el juerguista y el inconsciente.

Clarence y su prima Daniela, igualmente con caracteres totalmente opuestos. A la inquietud y ansias de saber de Clarence, se opone el carácter tranquilo, sosegado y poco dado a las complicaciones de Daniela.

Antón, el padre de Kilian y Jacobo, un veterano de las colonias, de carácter bondadoso, que procura tratar a los nativos que trabajan para la finca Sampala, de la mejor y mas correcta forma posible. Y frente a él, Gregorio, otro veterano, cuya mayor diversión parece consistir en humillar, tiranizar y explotar a los trabajadores a su cargo al tiempo que se aprovecha de los favores de cuanta joven de color se le aproxima.

E igual con las nativas Bisila y Jade. La dulce, trabajadora y entregada Bisila, frente a la peligrosa vengativa y seductora Jade.

Todo un catálogo de personajes, que van llevando adelante una historia en la que todos ellos van a resultar ser piezas fundamentales en el devenir de unos acontecimientos, que marcaran para siempre la historia de los dos hermanos.

La novela se lee con facilidad, a pesar de ser larga, y a pesar también de unos capítulos excesivamente largos en ocasiones.

Tiene un discurrir rápido, salvo algunas licencias de prosa retórica que la autora se permite en ciertas descripciones y que parecen frenar un poco el avance en la historia, pero que a cambio dan un cierto lustre y empaque a la narración.

También por momentos, y solo por buscar alguna pega a la novela, las historias de amor, tanto de Kilian en el pasado, como de Clarence y Daniela en el presente, puedan parecer al alguien un “pelín” edulcoradas, pero se perdona, sin duda.

Y ya por último (antes he hecho referencia a ello), me ha llamado la atención, quizá a los demás que la leáis no os pase, que el giro que da la historia en su último acto, cambiando por completo de guión, resulta para el lector poco sorprendente. Casi diría que es el final lógico que se va masticando a lo largo de toda la narración y no el que por un momento parece proponerse.

Dicho de otra manera, y a lo mejor es que es así como está pensado por la autora, el final sorprende de hecho a la protagonista, Clarence, que termina por averiguar casi en el último instante todo lo que hay en su pasado, pero no al lector, al menos a mí no. Y ello, claro está, porque la novela va dando una serie de pistas y claves al lector, que sin embargo, la protagonista ignora hasta el final.

En fin, y en términos generales, la obra me ha gustado y creo que es buena, muy buena. y muy recomendable. Sobre todo para los que tienen algún interés por descubrir como era el mundo de las colonias españolas en el siglo pasado y los que, además, las recordamos vagamente, siendo aún estudiantes adolescentes.

Imagino, que animada por el éxito que a acompañado a esta primera publicación, Luz Gabás, seguirá escribiendo y publicando por lo que esperamos impacientes nuevas historias.

ALGUNAS CLAVES HISTÓRICO GEOGRÁFICAS DE LA ANTIGUA COLONIA.

He querido añadir a mi comentario de la obra, una mínima cronología de esta antigua colonia, que creo os podrá ayudar en la lectura.

  • Son los portugueses los descubridores y primeros colonizadores de la isla principal, Bioko, que fue bautizada como Fernando Poo en honor al navegante portugués que la descubrió en 1471, así como otras pequeñas adyacentes. Durante mas de 300 años mantienen el control sobre las mismas, con distintas alternativas y sobre todo como negocio para la trata de esclavos.
  • En el año 1778 Portugal cede a España el dominio y control de las islas a través de los tratados de San Ildefonso y El Pardo.
  • Entre 1778 y 1843, se alternan en el control de territorio, tanto españoles como británicos, mediando en este tiempo distintos abandonos de las islas y conflictos armados para recuperarlas por unos y otros, a la vez que se negociaba con los distintos reyes locales, siempre con la esclavitud como telón de fondo.
  • En 1843 se iza definitivamente el pabellón español en Santa Isabel, capital bautizada de la isla de Bioko (Fernando Poo) con el acatamiento y sumisión de jefes locales.
  • En 1861, y tras muchas luchas internas entre las distintas etnias locales, la isla se convierte en presidio, ya bajo la autoridad de un Gobernador español.
  • Entre 1875 y 1897, distintas expediciones terminan de explorar la isla, a la vez que se entablan negociaciones y acuerdos con el rey local, para que trate de unificar las distintas etnias que aun continúan en luchas tribales.
  • Por su parte, la zona continental de Rio Muni, se convierte en protectorado español en 1885 y en colonia mediante el tratado de París en 1900.
  • En 1926 y tras los distintos avatares de la primera guerra mundial se unen los dos territorios en la colonia denominada Guinea Española, iniciándose y desarrollándose en el territorio insular de la isla de Fernando Poo, el cultivo y elaboración del cacao, utilizándose para ello mano de obra barata, que se importaba de la vecina Nigeria.
  • Tras el alzamiento de 1936 y comenzada la guerra civil española, Guinea se suma a él, llegando y estableciéndose las primeras autoridades y tropas bajo el mando del Gobierno de Burgos del General Franco.
  • Acabada la guerra, y en plena penuria de la vida en la península, la colonia comienza a convertirse en una especie de Eldorado, a la que empiezan a llegar los primeros emigrantes españoles en busca de trabajo y una oportunidad, sobre todo en el, ya por entonces, floreciente cultivo del cacao. Aunque también en otras actividades sobre todo comerciales.
  • Se mantiene una estabilidad política y social durante este período, hasta que empiezan a surgir, allá por 1956, las primeras corrientes independentistas.
  • En 1959, La Guinea Española deja de ser colonia, para convertirse el la Región Ecuatoguineana, con dos provincias: Rio Muni, con capital administrativa en Bata, y Fernando Poo, con capital en Santa Isabel.
  • La corriente independentista sigue creciendo, casi al tiempo que el cultivo del cacao, empieza a deteriorarse, en parte por falta de previsión en la adaptación de nuevas tecnologías, y en parte por las distintas “corruptelas” políticas y comerciales.
  • En 1963, y tras distintas presiones internas y externas, tanto de índole política como económica, el gobierno español decide realizar un referéndum de autonomía para la región, que triunfa aplastantemente, pasando a convertirse la región en el territorio autónomo de Guinea Ecuatorial.
  • El proceso de independencia es ya irreversible, y en 1968, ante la presión de Naciones Unidas y de los propios grupos nacionalistas ecuatoguineanos, se produce la independencia y las primeras elecciones, que gana el egocéntrico e histriónico Macias, elegido presidente de la República de Guinea Ecuatorial.
  • No se llevó a cabo el proceso de la mejor manera ni mucho menos, por parte de un Gobierno español, inexperto en estas lides y que empezaba a dar las últimas bocanadas bajo el mando del General Franco y en medio de disputas y tensiones internas.
  • Ello provocó que ante los caprichos dictatoriales de Macias, las revueltas internas y luchas entre etnias continentales e insulares, los juegos de venganzas y ajustes de cuentas y el poco control e interés que se tomó en el asunto por parte del gobierno, hiciera que la mayoría de los españolas que allí se encontraban tuvieran que abandonarlo todo y regresar a la península casi con lo puesto.
  • Hasta el año 1979, bajo la dictadura de Macías, el país vive en una continua sangría económica y social, que le lleva a la ruina, al dictado de los caprichos de semejante personaje.
  • En 1979, Macías es derrocado por su sobrino Teodoro Obiang Nguema, siendo encarcelado y ejecutado.
  • En 1982, Obiang es elegido presidente de la República comenzando una nueva dictadura, algo mas suave que la anterior, que intenta recuperar la economía del país, a base de tímidos intentos de democratización forzados sobre todo, por las condiciones que España y Francia imponen para las ayudas económicas.
  • Sin embargo y a día de hoy la dictadura sigue siendo dictadura, y el país continua subsistiendo al capricho y la represión de su presidente.