RSS
Entradas
Comentarios

Javier Marías

Hoy se fallaba el Premio Nacional de Narrativa -dotado con 20.000 euros- del Ministerio de Cultura y Deporte, y tal galardón ha recaído en el popular escritor madrileño Javier Marías, por su obra Los enamoramientos, de gran acogida popular.

Hasta aquí, todo bien, pero para mi sorpresa he sabido que el autor de ha rechazado el premio. Pero la sorpresa ha debido ser sólo mía pues parece ser que ya había comentado con anterioridad que no quería recibir premios estatales. Parecer ser que, en abril del año pasado, en la presentación precisamente de Los enamoramientos, Javier Marías comentó que no aceptaría ningún premio institucional porque le parecía que si su padre no había obtenido ninguno, él no debería aceptar otro.

Seguramente tampoco lo habría aceptado viniendo de un gobierno de otro color político pero, en este caso, es especialmente crítico con Rajoy, su gobierno y su política. Aprecia y valora el reconocimiento de sus lectores, pero siempre ha sospechado que este tipo de premios tienen un “tufillo” de contaminación e intereses políticos. No obstante, va a explicar su postura en una rueda de prensa que dará esta misma tarde.

Javier Marías Franco, nació en Madrid el 20 de septiembre de 1951. Escritor, traductor y editor, es además, miembro de la Real Academia desde el año 2006, ocupando el sillon R, que quedó vacante tras la muerte de Fernando Lázaro Carreter. Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad Complutense de Madrid, ha impartido clases en las Universidades de Oxford, Wellesley Collage, y Complutense de Madrid.

En 1971 publicó su primera novela, Los dominios del lobo. Es también autor de Travesía del Horizonte (1973), El monarca del tiempo (1978), El siglo (1983), El hombre sentimental (1986), Todas las almas (1989), Corazón tan blanco (1992), Mañana en la batalla piensa en mí (1994), Negra espalda del tiempo (1998), Tu rostro mañana (compilación de sus tres partes en el 2009), y de Los enamoramientos (2011).

Javier Marías ya ha sido premiado con anterioridad con distintos galardones como el premio Herralde de 1986, el Ciudad de Barcelona en 1989, del Premio de la Crítica Literaria de 1992, el Fastenrath de la RAE en 1994, el Ennio Flaiano, de Italia, en el año 2000 y fue el primer español galardonado con el Premio Rómulo Gallegos en 1995.

Sus obras se han publicado en cuarenta y un lenguas y en cincuenta y un países, con más de seis millones de ejemplares vendidos.

También puede interesarte...

5 respuestas a “Premio Nacional de Narrativa 2012: Sin dueño”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Hoy se fallaba el Premio Nacional de Narrativa -dotado con 20.000 euros- del Ministerio de Cultura y Deporte, y tal galardón ha recaído en el popular escritor madrileño Javier Marías, por su obra Los enamoramientos, de gr……

  2. korvec dice:

    ¡Jopetas!

    Me parece muy loable su postura, aunque supongo que siendo académico de RAE y siendo un escritor de éxito bien se lo puede permitir.

    Vamos que otros que a duras penas llegamos a fin de mes (o directamente no llegamos), supongo que aceptariamos los 20.000 machacantes aunque nos lo ofreciera el hombré que mató a Bambi.

    Un saludote

  3. @scen dice:

    Suscribo tus palabras en su totalidad. Uno puede enarbolar la bandera de sus principios con mayor gallardía si su bolsillo no tiene demasiados agujeros.
    Un saludo.

  4. Ale dice:

    aquí hubo un escandalazo este año porque el premio FIL se dió a un escritor peruano, Bryce Echenique, acusado de plagio. Si bien no se le dió el premio por los artículos plagiados, muchos sentimos que siendo un escritor, es inexcusable que esté acusado de esto y que la acusación debía ser suficiente para no haber sido considerado para este premio. Los jueces estaban molestos, pero hubo infinidad de quejas. Tantas, que en vez de que el premiado viniera por su premio a la FIL, se lo fueron a llevar a Perú a su casa.
    Felicito a Marías. Por el premio y por su postura ante él.

  5. Ascen dice:

    Esto de los premios suele llevar siempre polémica incluida, en un sentido u otro, Ale. Demasiados intereses de muchos implicados: Es una pena.