RSS
Entradas
Comentarios

El evangelio segun Jesucrissto

(Ver Leyendo-Ficha técnica)

Tal y como nos indica al principio de este libro, si Lucas el evangelista pudo serlo sin haber conocido de primera mano los hechos que narra, cualquiera que se hubiera informado de estos hechos de la misma forma que lo hiciera Lucas, podría escribir otro evangelio. Y ni corto ni perezoso Saramago se pone manos a la obra.

Todos los hechos que se narran aquí sobre la vida de Jesús, son los mismos que nos cuentan los otros evangelios. Únicamente cambia el punto de vista y la manera de analizarlos.

José es un pobre hombre, carpintero sí, pero del montón. Su cultura es más bien tirando a escasa, como se supone que tendrían los hombres de su posición económica y social. Su inteligencia, nada del otro mundo, bastante normalita. María, una joven de 16 años cuando concibe a Jesús, no tiene muchas más luces y su cultura, como ocurría con las mujeres de la época, en casi nula.

La relación entre ellos es casi inexistente. Los hombres apenas hablan con las mujeres y éstas esperan a que se les pregunte para contestar. Comen por separado: primero los hombres, en este caso José, y luego las mujeres, de lo que sobra a los hombres, en este caso María, de lo que sobró para José.

Nace Jesús de una María fecundada por José, pero parece ser que Dios había unido su esperma al de José y Jesús resultó ser hijo de Dios y no de José. Lo sabe Dios (luego es incuestionable) y así se lo hace saber a María a través de un emisario que no sabemos muy bien si es un mendigo, un ángel o un demonio. O una alucinación de María.

El viaje a Belén para censarse; el nacimiento en la cueva; los pastores que le dan pan, leche y queso cuando nace el niño; la matanza de niños de Herodes; la huída hacia Nazaret para salvar a Jesús… todo esto está reflejado en este evangelio, pero de manera más mundana, más real, sin tanto misticismo, nada fantástico, con los miedos y las limitaciones propios de los humanos, porque así es como se retrata a los protagonistas de la historia, más humanos que divinos.

Nos habla de los hermanos de Jesús, seis hijos y dos hijas que aún tuvieron José y María y de las riñas y envidias entre hermanos. Conocemos a un Jesús adolescente, impetuoso, rebelde y hasta maleducado y soberbio en ocasiones. Al fin y al cabo ¿Qué adolescente no lo es? Sabemos de sus estudios, de lo más elementales, su escasa cultura que se ciñe casi exclusivamente a las enseñanzas del Torá, que entendemos que son difíciles de interpretar (lo que hace que cada uno las adapte a su manera) y bastante discriminatorias para la mujer, sea tu madre, tu hermana o tu hija.

María de Magdala, o María Magdalena, es una prostituta a quien el amor de Jesús “aparta del mal camino”. Jesús, por supuesto, tiene relaciones con ella, cosa de lo más normal si pensamos que es un joven de 18 años, sano y de lo más normalito, y viven como marido y mujer.

Los apóstoles, los milagros (los panes y los peces, caminar sobre las aguas, las bodas de Caná, la cura de leprosos y paralíticos, etc, etc), su arrebato de ira en el templo y la denuncia de Judas Iscariote. Todo está aquí, pero el color del cristal con que mira Saramago, es muy diferente al que utilizaron Marcos, Mateo, Juan y Lucas.

La conversación que tiene Jesús con Dios, en la que está presente el Diablo, durante los cuarenta días que se retira del mundo, no tiene desperdicio. Dios le revela los planes que tiene para él: Dios quiere extender su reino, sus dominios, más allá del pueblo hebreo, un pueblo pequeñísimo que vive en una parte diminuta del mundo. Él, que creó el mundo entero, que creó a todos los humanos. Él quiere ser el dios de todos, quiere una asamblea mayor que la que tiene, expulsar a los demás dioses del corazón de los hombres y quedarse como el único al que los hombres adoren, quiere el mundo entero para sí. Y para eso necesita a Jesús. Él debe extender su reino, crear la Iglesia Católica y conseguir para Dios todo lo que le pide.

El Diablo está presente pero no participa y Jesús le pregunta que interés tiene en todo esto y la respuesta es que, tan grande como sea el territorio de Dios, será el del Diablo. Los límites de uno serán los del otro. Cada religión tiene sus propios demonios y esta tiene a Lucifer.

Jesús rechaza el papel que se le asigna, pero Dios no se lo permite: Es voluntad suya y los demás a obedecer. “Estás en mi poder”-le dice-. Insiste Jesús que, siendo él todopoderoso, podría conseguirlo sin necesidad de su participación. Pero Dios le contesta que se lo impide el pacto existente entre dioses por el que se les prohíbe interferir directamente para robarse adeptos los unos a los otros. Por eso es necesaria la intervención humana, eso sí, dotando al susodicho de cierta divinidad. El hombre, “palo de cualquier cuchara”, desde que nace hasta que muere, siempre está dispuesto a obedecer. “Y tu serás la cuchara que yo meteré en la humanidad para sacarla llena de hombres que creerán en el dios nuevo en que me convertiré.”

Jesús pregunta cómo lo conseguirá y cómo será el futuro de los hombres. Dios, ni corto ni perezoso se lo cuenta tal cual: Su muerte en la cruz, los martirios y muertes violentas de sus seguidores, las Guerras Santas, las Cruzadas, la Santa Inquisición, los horrores, matanzas y carnicerías en nombre del dios verdadero… todo contado hasta el más mínimo detalle. La sangre que se derramará y el sufrimiento que supondrá a millones y millones de personas durante miles y miles de años. Pero es necesario. Dios se siente insatisfecho y necesita estos sacrificios.

El detalle pormenorizado del futuro que espera a la humanidad hasta que Dios consiga lo que quiere, es tan terrorífico que, llegado este momento, Lucifer interviene ofreciendo un pacto: Él también quiere que el poder de Dios se amplíe, para así ver ampliado el suyo, pero la perspectiva que presenta Dios es tan espeluznante que él mismo se siente horrorizado y propone que Dios le perdone, le acepte nuevamente en el cielo, sin que muera nadie, le ofrece nuevamente obediencia como cuando era uno de los ángeles predilectos (Luzbel, el que lleva la luz). De esta manera se acabará el Mal sobre la Tierra, Jesús no tendrá que morir y el reino de Dios será el mundo entero, el universo. El Bien gobernará y Lucifer le promete ser el más fiel de todos sus ángeles. Todo volverá a ser como debería haber sido siempre.

Dios le contesta: “No te acepto, no te perdono. Te quiero como eres y, de ser posible, todavía peor de lo que eres ahora. Porque este Bien, que soy yo, no existiría sin ese Mal, que tú eres. Si tú acabas, yo acabo. Si el Diablo no vive como Diablo, Dios no vive como Dios. La muerte de uno sería la muerte del otro.”

Reflexión terrible, pero cierta. El Bien necesita del Mal. El Ying del Yang.

Este sería el evangelio según Saramago, aunque lo cierto es que nos da lo que cree que sería la visión de Jesucristo. Dicen que escribió este libro por el deseo del autor de excavar hasta las raíces de su propia civilización, para extraer las preguntas esenciales. Yo creo que lo escribió para compartir con nosotros sus reflexiones, sus propias respuestas a sus propias preguntas y mostrarnos sus conclusiones para que nosotros concluyamos las nuestras.

Saramago no niega lo divino, entendiendo como tal la religiosidad humana, la que cada uno llevamos dentro. Simplemente establece el debate y se pregunta ¿Quién?, ¿Cómo? ¿Por qué? ¿Hay alternativas? ¿Tiene otras lecturas? ¿Lo blanco es blanco y lo negro es negro? ¿Existen escalas de grises? Nada es lo que parece y la tradición transmitida a través de miles de años, quizá necesite una profunda revisión.

Seguramente algunos estarán de acuerdo con lo que escribe y a otros les parecerá un blasfemo. Yo creo que es un hombre inquieto, inteligente, que desea encontrar su propio camino, hacer sus propias reflexiones y que cuestiona todo lo que se nos dice, sin dar por cierto todo lo que nos ofrecen.

En cualquier caso, Saramago no deja indiferente.

No termina de gustarme el lenguaje que utiliza en Saramago en algunos pasajes de la historia –sobre todo hacia el centro del libro-, por complicado y difícil de seguir. Si dejamos a un lado aquello de que no utiliza puntos y seguido, que todo son oraciones entre comas y que los diálogos son narrados, nos quedan unas frases con sentido inescrutable, -como los designios de Dios-; párrafos enormes para no decir nada, alusiones a frases archiconocidas de la terminología habitualmente atribuida a los protagonistas de la historia que, fuera de contexto, no se entienden más que como mero guiño a la Historia Sagrada tradicional (“En verdad, en verdad os digo…” “He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según su palabra…”); párrafos que tienes que releer porque te has perdido un par de veces… Supongo que la intención es imitar el estilo los evangelios reconocidos por la Iglesia como verdaderos.

A pesar de esto el libro me merece una buena calificación, aunque sólo sea por el hecho de que me parece un ensayo sobre la religión en toda regla, en este caso la católica, pero creo que sería extrapolable a cualquier otra. Quizá no sea exacto, quizá sea un ensayo filosófico que hubiera tomado la religión como vehículo para decirnos “Un momento. Párate a pensar por ti mismo. Tú eres capaz de valorar y razonar.”.

Os pido nuevamente perdón por la extensión de esta entrada. Sé que se puede hacer larga y pesada, pero hay mucho que decir sobre este libro. He quitado párrafos enteros, he suprimido bastante información, pero a pesar de todo, me ha ocupado bastante más de las 1000 palabras que, alguien me dijo un día, no debería sobrepasar.

logocompra

También puede interesarte...

16 respuestas a “RESEÑA: El evangelio según Jesucristo, de José Saramago”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: (Ver Leyendo-Ficha técnica) Tal y como nos indica al principio de este libro, si Lucas el evangelista pudo serlo sin haber conocido de primera mano los hechos que narra, cualquiera que se hubiera informado de estos hechos de……

  2. Ale dice:

    me encantó tu entrada Ascen y para nada se me hace pesada, porque está escrita con claridad y amenidad.
    Yo no he podido terminar de leer ningún libro de Saramago, pero voy a ver si me animo con uno más cortito que este ;)
    ya te contaré.
    Un beso,
    Ale.

  3. @scen dice:

    Como siempre, eres muy amable, Ale.
    Saramago es un tanto difícil de leer pero, si consigues cogerle el tranquillo, puede resultar bastante interesante.
    Yo he leído cuatro de sus novelas y me quedaría con Caín, en la que también cuestiona la forma en que nos han transmitirnos las enseñanzas católicas y el fondo de las mismas, o Ensayo sobre la ceguera, una verdadera disección al comportamiento y la naturaleza humanos.
    Un beso.

  4. Vero dice:

    Mira que me gustó “Ensayo sobre la ceguera”… aún así no sabría por qué otro libro seguir de Saramago. Veo que Caín gusta, apuntado! Besos.

  5. @scen dice:

    Hola, Vero.
    Ensayo sobre la ceguera me encantó y me sorprendió la capacidad de Saramago para analizar la naturaleza y el comportamiento humano en momentos críticos.
    Caín me pareció una réplica analítica y seria para cuestionar tantas cosas que se nos transmiten desde pequeños y que debemos tomar como ciertas, pues TODO es dogma de fe. Caín se atreve a cuestionar a su propio creador y tiene fundadas razones para ello. Me gustó el retrato que hizo del hermano “malo”.
    Espero que te guste o al menos, que me comentes tu punto de vista.
    Un beso.

  6. José José dice:

    Es extraño que libros como estos sean puntuados de mediocres y poco más, a la par de libros de zombis que son valorados (aquí) como obras maestras.
    Es extraño, la verdad.

  7. Ascen dice:

    Ya sabes, José José, que las opiniones son subjetivas por definición y todo el mundo tenemos derecho a opinar sin faltar al respeto a nadie. Es esta ocasión creo que he dejado claro que admiro a José Saramago y, desde luego, el libro no me ha parecido mediocre. Cierto es que creo que tiene libros mejores, pero la calificación que le he otorgado no creo que sea la de un libro mediocre. Si a ti sí te lo parece, respeto tu opinión.
    En cuanto que los libros de zombis sean valorados mejor o peor, vuelvo a decirte que las opiniones son subjetivas. Cada persona tiene sus gustos, todos muy respetables y, además, creo que los libros deben valorarse y compararse siempre con otros similares en cuanto a temática, lenguaje, público al que van destinados y función que pretenden cumplir (entretenimiento, dogmatismo, opinión, educación, denuncia… etc), entre otras muchas cosas.
    Si hay un libro que nos parece una obra maestra, no por eso debemos dejar de valorar a los demás en su justa medida. No hay porqué compararlos siempre con aquel que dejó huella indeleble en nosotros.
    No obstante, esta es únicamente mi opinión, por lo tanto, totalmente subjetiva.
    Un saludo.

  8. lectora dice:

    Estoy de acuerdo que en algunos momentos es super difícil no perder el hilo de historia, en mi opinión divaga demsiado pero lo que sí me sorprendió fue la capacidad de hacer sentir en momentos concretos lo que sentían los personajes, es esa misma extremada explicación de todo lo que en mi opinión consigue aunque en menor cantidad el llegar al punto de casi sentir emociones en primera persona, y pocos libros lo consiguen. Cuando José escucha a los soldados de heródes y corre desesperado a salvar a su hijo…… es increíble. Y estoy de acuerdo que la lectura igual que todo es muy subjetiva.

  9. Ascen dice:

    Estoy totalmente de acuerdo, lectora: Ese parte en que José corre para avisar a María y ponerse a salvo es muy humana, dramáticamente humana y puedes sentirla como si estuvieras en su piel.
    Es un libro muy bueno, podríamos rescatar muchos pasajes de esta categoría.
    Un saludo,

  10. Jimena dice:

    Buena crítica! A mí tampoco me resultó tediosa. Me resulta muy interesante tu blog. El libro es aburrido en muchas partes, pero vale la pena terminarlo por ser una réplica diferente de la Biblia… Saramango tiene un don para la Literatura. Te comparto un enlace de la crítica que le hice a el libro en mi blog. Espero la comentes. Saludos!
    http://desafio-literario.blogspot.com/2013/04/el-evangelio-segun-jesucristo-libro-2.html

  11. israel dice:

    es cierto que es un poco complicado entender los libros de Saramago pero en realidad son dignos de ser leidos aunque los tengas que leer una y otra vez para entenderlos, lei “Casi un Objeto” “Ensaño sobre la Ceguera” y ahora “El Evangelio Según Jesucristo” un texto que al menos en lo personal me puso a cuestionar sobre las cosas que nos han enseñado desde temprana edad, altamente recomendable para quienes quieren ser mas realistas sobre las cosas “divinas” que siempre nos han contado, es solo cuestión de tener un poco de autocritica, sobre que nos muy valorado este tipo de libros……nos habla de que la gente solo se deja llevar por las cosas comunes y por la lectura fácil (percepción personal)

  12. Ascen dice:

    Estoy de acuerdo, Israel, es difícil pero merece la pena. Para mí, lo mejor de Saramago ha sido Caín y después Ensayo sobre la ceguera. Pero todas son buenas, no me cabe la menor duda.
    Un saludo,

  13. María dice:

    Hola, tu entrada fue bastante objetiva y sustanciosa , tanto que me ayudo a tomar la decisión de no leer el libro, que pesado tener tus propias reflexiones, para enfrascarte en otras más complejas y reformuladas, tenía mucha curiosidad con este titulo, esperaba otras propuestas, estamos invadidos por las teorías de los complots y ahora por las de antidioses.

  14. Ascen dice:

    Pues si es así, María, sigue tu intuición y no lo leas. A mí si me parece recomendable pero cada persona tenemos gustos literarios diferentes y hay tantos libros esperándonos para ser leídos…
    Un saludo.

  15. uanchito dice:

    Nada que no piense una persona con sentido común, la religión y el mistisismo no es lo mismo, la racionalidad depende de las personas, todos tenemos razón, pero son razones diferentes, otras son compartidas, otras contratadas.
    Creo que no está tan buena la novela como para leerla.

  16. Jesús dice:

    Tienes razón, uanchito, depende de las personas y todas tenemos razón.
    Supongo que tú sí la has leído y por eso no la recomiendas ¿no?.
    Como verás aquí hay opiniones para todos los gustos.

Dejar un comentario