RSS
Entradas
Comentarios

La bodega, Noah Gordon.

La bodega, Noah Gordon.

Me ha gustado bastante, aunque mucho menos que las grandes obras de Gordon. Sin embargo me ha dejado un buen sabor de boca, sólo amargado por la sensación de que el libro termina abruptamente y que se podía haber alargado muchísimo más, dando inicio a una saga familiar similar a la de los médicos (El médico, Chamán, La doctora Cole) pero en el ámbito viticultor. Me hubiera gustado ver cómo evoluciona la bodega a lo largo de los años…

El libro nos cuenta la historia de Josep, un viticultor emigrado a Francia por problemas con las autoridades tras la guerra carlista. Allí, donde aprende el arte del cultivo de la vid de manos de un viticultor francés, recibirá la noticia de la muerte de su padre en su Santa Eulalia natal, en Cataluña, y decide volver a España a despedir a su padre. A su regreso descubrirá que su hermano, el primógenito al que le correponde la herencia de las tierras del padre, dedicadas al cultivo del vinagre, no está interesado en cultivarlas y prefiere ponerlas en venta para irse a trabajar a una fábrica en la incipiente industria textil barcelonesa.

Armado de valor, Josep decidirá endeudarse para comprar las tierras y poner en práctica lo aprendido Languedoc francés para empezar a cultivar vino en Cataluña. El hilo conductor de la novela será la lucha constante del hombre con la naturaleza por arrancarle su fruto, la lucha contra las deudas contraídas y el empeño de Josep por sacar adelante su sueño.

Tendremos además como trama paralela la historia del porqué del exilio forzoso de Josep, a modo de flashbacks, donde le veremos de joven metido en líos de política que acabarán desembocando en el asesinato de un importante político. Gordon aprovechará la historia para, como siempre hace en sus novelas, sumergirnos en maravillosos detálles de la historia de la época, las costumbres, como los castellers, sus técnicas de cultivo y recolección. Incluso tendremos alguna historia de romance.

Como os digo, es muy recomendable. No tan excepcional como El Médico (sublime por otra parte), pero si al nivel de El diamante de Jerusalem o El Rabino. Apuntadla en vuestras listas infinitas de lecturas pendientes.

logocompra