RSS
Entradas
Comentarios

Mapamundi

(Ver Leyendo-Ficha técnica)

Tal y como os conté cuando empecé a leer este libro, se trata de una aventura “inspirada” en el Código DaVinci. Los protagonistas, dos chicas jóvenes y el hermano pequeño de una de ellas, y un par de amigos que se les unen por el camino, emprenden un viaje fantástico para seguir unas pistas, más fantásticas aún, que vienen fantásticamente encriptadas en un mapa que alguien robó de la Biblioteca Nacional de España, de manera sorprendentemente fantástica. Si alguien dice que lo que ocurre en la novela de Dan Brown es increíblemente fantástico, tiene que leer esta novela.

Aquí los escenarios son Madrid, Venecia, Egipto, Kuwait y París. Y el codiciado objeto de nuestra búsqueda no es el Santo Grial, sino la tumba de Alejandro Magno y su fantástico tesoro escondido magistralmente en diferentes partes del mundo.

Alejandro Magno

Recorren estos países siguiendo pistas que el increíblemente superdotado protagonista de 11 años va descubriendo, siempre perseguidos por la CIA, por alguna rama todopoderosa de la Iglesia Católica y por la secta supersecreta Skull and Bones, a la que pertenecen, entre otros, el actual (en el libro) presidente de los Estados Unidos, George Busch (al que le quedan apenas unos meses de mandato) y su padre, que también fue presidente de su país.

El ex-presidente de los Estados Unidos, G.W. Bush, en una foto junto a sus compañeros de promoción: 13 bonesman

El ex-presidente de los Estados Unidos, G.W. Bush, en una foto junto a sus compañeros de promoción: 15 bonesman. Preside la reunión el cráneo y los huesos del jefe indio apache Jerónimo

Pisándoles los talones, asesinos profesionales super-mega-entrenados, son incapaces de acabar con nuestros protagonistas que, a pesar de ser jóvenes normales y corrientes, escapan siempre ilesos.

La novela empieza bastante bien. La trama está presentada de manera interesante, el ritmo de la acción es rápido, como se merece un libro de este estilo, y las primeras páginas se leen con bastante fluidez. Lo peor es cuando llevas unas doscientas páginas, más o menos. Aquí la historia da vueltas y rodeos sin sentido, sin avanzar, parece que llenamos páginas estirando los sucesos al máximo.

Que digo yo, que para ser secreta, se conocen muchos de sus miembros ¿no?, año de promoción incluído.

Que digo yo, que para ser secreta, se conocen muchos de sus miembros ¿no?, año de promoción incluído.

Por otro lado, ya sé que no se iba a encontrar la tumba y el tesoro de Alejandro, de la misma manera que no se encuentra el Santo Grial pero, al acabar el libro y por la forma en que acaba, me dio la sensación de que, esa manera de estirar la acción, perseguía que esta novela fuera el inicio de una serie de novelas que sigan la misma trama.

La edición del libro no está demasiado cuidada. Más que la edición, la redacción. Una serie de faltas de ortografía pedían a gritos un corrector de textos más esmerado. Empecé a marcar las páginas para enseñaros de qué estaba hablando, pero eran tantas que no merece la pena.

De todas formas la nota que le he dado no es por esto último, sino porque se me hizo pesado de leer, con pasajes aburridos y otros demasiado parecidos a la novela de Dan Brown. Y sobre todo porque los personajes no me parecen bien terminados. El lenguaje y la personalidad de las dos chicas protagonistas no son nada creíbles, como increíble es el niño de 11 años que ríete tú de Einstein. Son los tres personajes que más chirrían.

Definitivamente no recomiendo este libro. Si tuviera 200 páginas podría servir como lectura ligera para entretener las horas, pero 600 páginas se merecen una historia más consistente y más interesante, que enganche, que te mantenga en tensión.

Espero tener mejor suerte en mis próximas lecturas.

logocompra