RSS
Entradas
Comentarios

Tu eres el mal, Roberto Constantini.

Tu eres el mal, Roberto Constantini.

Interesante y entretenida novela. Al final se hizo un poco larga, pero mantiene la intriga bastante bien. El libro se centra en la figura del comisario Balistreri, que se verá envuelto en una serie de asesinatos en Roma en los años ochenta, un par de mujeres jóvenes brutalmente asesinadas. Años más tarde, en la actualidad, nuevos asesinatos desenterrarán los recuerdos del pasado, con marcas similares en las víctimas que hacen sospechar que se trata del mismo asesino que años atrás.

Es una novela coral, donde hay multiples personajes, todos sospechosos portenciales, al viejo estilo de las novelas de Agatha Christie, donde se van quitando capas como en un cebolla, y van aflorando las verdaderas personalidades de cada uno, sus motivaciones, instintos, inquietudes… Hasta que en las páginas finales, se resuelve todo el misterio, gracias a las dotes detectivescas del protagonistas. Estilo clásico por tanto.

Balistreri es un policía hastiado y cansado de todo, que ha llevado una vida salvaje y desenfrenada en la juventud, plena de mujeres, alcohol, tabaco, poker, correrías diversas, que incluso militó en movimientos de extrema derecha en su juventud, y hoy en día, cerca de los sesenta, se ha retirado de los vicios y lleva una vida semi monacal. Es bueno en su trabajo, pero debido a su pasado está estancando en un cargo intermedio en la policía, como jefe de la brigada especial de extranjería, sin visos de ascender, y ninguneado pos algunos superiores y compañeros.

El primer asesinato tiene lugar en una finca donde trabaja un amigo de Balistreri, y por eso acude junto a su amigo. Éste trabaja con la Iglesia, y la víctima es una secretaria de una de las dependencias del personal Vaticano. Con la Iglesia hemos topado, y todo serán complicaciones para la investigación. Por si eso fuera poco, el otro propietario de parte de la finca, es un aristócrata italiano metido en política y amigo personal de varios ministros. Su introvertido hijo pasa a ser uno de los principales sospechosos, así que el conde será otro elemento de presión para liquidar la investigación.

Finalmente, y a pesar de los diferentes indicios que apuntan en varias direcciones, la investigación se cierra sin conclusión alguna por falta de pruebas y coartadas diversas, hasta que décadas más tarde, aparecen mujeres muertas en las mismas circunstancias, cun una letra grabada en su cuerpo que va dejando un mensaje. Mensaje que comenzó en los años ochenta con aquellos cadáveres. ¿Atraparán al asesino antes de que consluya el mensaje?. ¿Dónde están ahora todos los implicados en los asesinatos de los ochenta?.

Balistreri se pondrá manos a la obra, y hoy intentará, le pese a quien le pese, resolver el caso que quedó inconcluso años ha. Ahora, en el ocaso de su vida, le importa bien poco las presiones que pueda recibir de la Iglesia, del gobierno, o de la propia Policía. Se lo debe a las víctimas.