RSS
Entradas
Comentarios

La confesión

(Ver Leyendo-Ficha técnica)

Un hombre de aspecto enfermo, un preso en libertad condicional, un violador confeso, Travis Boyette, se presenta en la iglesia católica de St. Marks, Kansas, para confesarse autor de las agresiones sexuales y posterior asesinato de una adolescente blanca, guapa y popular, hace más de 9 años.

Su cuerpo nunca apareció pero, no obstante, un joven de 27 años va a ser ejecutado por este delito. En el estado de Texas esto no es nada raro, sobre todo si se trata de un hombre negro, Donte Drumm, una estrella juvenil de futbol que vio su carrera y su vida truncada por unas acusaciones nada fundamentadas y bastante sospechosas, pero que, por una serie de catastróficas desdichas, fueron admitidas por jueces, fiscales y jurados, a quienes parecieron suficientes para castigar a Donte con la inyección letal.

Travis Boyette tiene un tumor cerebral y le quedan muy pocos meses de vida. Ha querido limpiar su conciencia contando la verdad al reverendo Keith Schroeder, párroco de St. Marks, pero bajo secreto de confesión. Queda a penas una semana para que ejecuten a Donte ¿Qué debe hacer el joven párroco? ¿Violar ese secreto de confesión para intentar salvar a un inocente? ¿Convencer a Travis para que se entregue? Queda poco tiempo, Travis tendría que viajar a otro estado y violar la libertad condicional y volvería irremediablemente a la cárcel, cosa que no está dispuesto a hacer de ninguna manera.

Quiere pasar el poco tiempo que le queda de vida en libertad. Además, no tiene medios económicos para llegar hasta Texas, pero sabe dónde está enterrado el cadáver de la joven asesinada. Suponiendo que en un arranque de responsabilidad quisiera hacerlo… ¿Debe el cura ayudarle a saltarse la libertad condicional, a eludir la vigilancia a la que está sometido? Esto es un grave delito… Todo esto suponiendo que sea capaz de convencer a las autoridades con su confesión y pueda servir para algo.

En un alegato contra la pena de muerte, bastante frecuente en las novelas de Grisham, el autor nos enfrenta a las situaciones vividas por los diferentes personajes de esta novela. Por un lado el verdadero asesino, presionando a un joven cura en serio conflicto con su conciencia; por otro lado la familia del acusado, una buena familia que lleva 9 años sufriendo, una madre que lleva 9 años sin poder establecer ni el más mínimo contacto físico con su hijo pequeño y éste, que no entiende nada de lo que está pasando y pasa por distintas fases de incredulidad, negación, desesperación, rebeldía, asunción y abandono; y por otro la familia de la asesinada, su madre, que ha montado todo un circo mediático, espectáculo de misas, peregrinación hacia el lugar en que desapareció, reuniones, charlas televisivas…, etc, y que parece haber perdido totalmente la razón, con una inquina desmesurada hacia Donte Drumm, su familia y toda su raza. También hacia el abogado de Donte, sólo por serlo. Un abogado entregado a la causa, que ha convertido la libertad de Donte en el motivo de su vida, que se deja hasta el último aliento en intentar conseguirlo.

También nos encontramos a los artífices de las acusaciones contra Donte, personas que nos son presentadas como gente sin escrúpulos ni remordimientos, convencidos de que sus mentiras han sido lo mejor que podían haber hecho, que piensan que el fin justifica cualquier medio que hayan utilizado para conseguirlo. Y su fin es matar a Donte Drumm ¿Por qué? Distintos motivos que van desde el odio racial hasta el éxito política. Todo es válido y no les causa ningún tipo de problema. Son acérrimos seguidores de la pena de muerte, que no tienen ningún pesar por interpretar la justicia a su manera, sorteando escollos y rellenando lagunas a su antojo. Es más, están deseosos de celebrar todos juntos una nueva ejecución.

El estilo de Grisham es impecable, dándonos una buena dosis de emoción e intriga, nos cuenta una historia interesante cuyas páginas se leen con fruición. Aportando su basto conocimiento del tema, pero con un lenguaje que hasta los más profanos podemos entender, nos presenta las entrañas de la mecánica del sistema legal y humano de Estados Unidos que permite a los americanos matar a un hombre por los delitos de los que ha sido declarado culpable.

Es cierto que no es demasiado imparcial en este aspecto, pero a mí me ha parecido correcto, puesto que yo también cuestiono seriamente la legalidad de este sistema.

Me ha parecido una buena y entretenida novela, con giros inesperados e interesantes, en la que destacaría el papel del párroco como nota interesante y que hace la historia diferente a otras que han tratado el mismo o similar tema. Destaca su humanidad, sus dudas, su inseguridad y su lucidez no obstante, su bonhomía, sus conflictos internos, contrapuestos a todos los del resto de personajes, todo ellos decididos y con una postura clara ante la vida, independientemente de que la consideremos correcta o no.

logocompra