RSS
Entradas
Comentarios

Nocturna, Guillermo del Toro.

Nocturna, Guillermo del Toro.

Tras terminar su lectura, tengo sentimientos enfrentados. Por un lado, el libro me ha parecido bastante mediocre, pero por otro lado me ha tenido enganchado y no he podido parar hasta terminar de leerlo. ¿Quiere decir que no era tan malo como pensaba, o quizá mis gustos no son tan sibaritas como me gusta creer?. Me temo que tendré que puntuarlo con un 3 sobre 5, aprobarlo por los pelos y darle una oportunidad a la segunda parte de la trilogía, Oscura, para ver si pasa el filtro que me anime a ir a por la tercera.

El libro comienza con un avión aterrizando en el JFK de Nueva York con síntomas de haber sido secuestrado, pero no hay noticias de los secuestradores, sino un silencio sepulcral y el avión plantado en mitad de la pista tras el aterrizaje. Finalmente se deciden a intervenir y entrar, descubriendo que todo el mundo está muerto, aparentemente por un infección o virus o algo similar. El CDC (Centro de control de enfermedades) toma el mando del asunto.

En una segunda inspección, se descubren cuatro supervivientes. Heridos gravemente, pero vivos, que serán llevados al hospital para ser atendidos. Nadie sabe bien lo que ha ocurrido, pero esos cuatro supervivientes descubrirán bien pronto que necesitan sangre para sobrevivir. Y no me refiero precisamente a una transfusión.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=-EjGXqFh8PQ[/youtube]

Aparentemente el avión transportaba algo que paso por alto. Algo que acabó con todos los pasajeros del avión, y algo que infecto a los cuatro supervivientes. Ese algo está ahora suelto en Nueva York… y tiene mucha hambre.

Rápidamente se extenderá la infección por la ciudad, y la plaga alcanzará tintes épicos. Sólo unos pocos se darán cuenta del verdadero problema con el que se enfrentan, y formarán grupo para poder defenderse, e intentar acabar con el mal que les rodea. ¿Podrán acaso conseguirlo?.

Un par de curiosidades sobre los vampiros. Una, no tienen colmillos, sino un aguijón retráctil que lanzan desde la boca y por el que se alimentan, y dos, excretan una sustancia blanquecina por los poros, con un fuerte olor a amoniaco. Hay vampiros de dos clases, los humanizados y las bestias, algo que me recuerdan un poco a los vampiros de la película «El sicario de Dios», a los que se le cae el pelo, el cuerpo se les va descomponiendo…

Escena de la película "El sicario de Dios"

Escena de la película "El sicario de Dios"

En resumidas cuentas, si eres aficionado al género, puede resultar agradable su lectura, pero de lo contrario, puede que no acabe de gustarte del todo. Yo por mi parte como he dicho, esperaré a leer la segunda parte para hace una valoración con más datos. De momento, digamos que bien.