RSS
Entradas
Comentarios

nombre rosa 2

Parece ser que, al igual que miles de personas, con la llegada del verano, “El Nombre de la Rosa”, la novela que dio fama al escritor italiano Umberto Eco, ha decidido adelgazar.

El escritor ha decidido reescribirla, hacerla más ágil, recortar pasajes densos, refrescar el lenguaje y conseguir que los lectores jóvenes, más acostumbrados a la velocidad de las nuevas tecnologías, no lo miren como si fuera un “tocho” y se atrevan con su lectura. Quiere que lo vean como un libro de aventuras dinámico, en el que dos monjes, el franciscano ‘Guillermo de Baskerville’, agudo y brillante al estilo de Sherlock Holmes del siglo XIV y su ayudante, el perspicaz Adso de Melk, investigan una serie de asesinatos en un monasterio benedictino, relacionados con un libro prohibido. Quiere un libro apto para lectores digitales. Eso sí, garantiza que no va a modificar la trama. Es que si así lo hiciera ¿Qué quedaría del original?

Humberto Eco

Umberto Eco

Esta segunda versión de “El nombre de la rosa” saldrá a la venta en Italia el próximo 5 de octubre, con el mismo título que le dio fama a Eco, y a un precio de 16 euros.

Aunque este es el objetivo oficial de esta nueva versión, yo creo que Eco pudiera querer vigorizar su carrera literaria, algo triste últimamente.

Un libro que en 30 años ha vendido 30 millones de ejemplares, traducida a 47 idiomas, llevada al cine con gran éxito –que ya contribuyó a acercarla al gran público-, que está entre los libros más significativos del libro XX, no creo que necesite ningún retoque.

Sean Connery y Christian Slater como William de Baskerville y Adso de Melk, respectivamente.

Sean Connery y Christian Slater como William de Baskerville y Adso de Melk, respectivamente.

No estoy cerrada a las nuevas ideas para activar el mundo de la lectura y de los libros, pero no sé si esto me parece una buena idea. Está por ver, pero me parece que simplificar una obra maestra, para que sea más sencilla es posible que sea un destrozo. Viene a ser como la versión extendida de las grandes películas, pero al revés: versión reducida.

Dice el autor: Si no puedes educar al lector, simplifica tu novela. No estoy de acuerdo: Haz novelas para todo tipo de lectores, sin intentar educarnos.

En fin, estaremos pendientes de los resultados. Lo mismo me tengo que retractar.

¡Hala!, a ponernos en forma para estar más ágiles.

¡Hala!, a ponernos en forma para estar más ágiles.

También puede interesarte...

17 respuestas a “EL NOMBRE DE LA ROSA se pone a régimen”

  1. Alicia dice:

    Como se trata de vender, voy a darle unas ideas brillantes al Sr. Eco:
    1ª idea brillante: Guillermo de Baskerville, al llegar a la abadía encuentra que, en realidad, es una escuela de magos; su hábito de franciscano se convierte por arte de “magia” en el traje de Merlín.
    2ª idea brillante: Adso es un joven aprendiz de brujo, aunque sin gafas, para que no le acusen de plagio, que se divierte con sus amigos “penitenciagite” y los más jovencitos.
    3ª idea brillante: Que aproveche y haga una saga de quince o veinte libros, aunque muy reducidos, para el público juvenil, así de un libro de quinientas páginas, saca cinco de cien. Venderá muchísimo más.
    4ª idea brillante: Que llegue a un acuerdo con Bill Gates para que “El nombre de la rosa” vaya incluido en el paquete de Windows 7, así tendrá una mayor distribución.
    5ª idea brillante: Ahora que la SGAE anda de bajón, puede aprovechar, meter una banda sonora y hacer audiolibros (que son más fáciles de “leer”); le aconsejo la Caballeria Rusticana, que queda siempre tan elegante. El Canon, de Pachelbel , está ya muy sobado.
    Y a Cervantes, porque ya está muerto, que si no, le daría unas buenas ideas para su Quijote.
    Ya sólo me queda dar la enhorabuena al Sr. Eco por encontrar una manera de seguir autofinanciándose sin estrujarse las meninges. Al fin y al cabo, la pela es la pela, ¿no?
    Un saludo estival para todos los bibliófilos.

  2. Txema dice:

    He ledído varios libros del Sr. Eco. Si bien su lectura no suele ser fácil, creo que sus libros son una auténtica obra maestra (al menos los que me he leído). Y de entre todos, me quedo con éste. Ni que decir tiene que reescribir los libros para adaptarlos a los nuevos tiempos me parece una especie de “prostitución” y perdonesemé la palabra, que no tiene sentido (salvo el puramente comercial).

    Como bien decís, un libro que ha vendido tanto a lo largo de los años, que ha sido traducido a tantos idiomas y considerado por muchos como una obra maestra, ¿que necesidad se tiene de reescribirlo? ¿Lo próximo que será, El Quijote escrito en lenguaje de “móvil”?: N UN LGAR D LA MANCH, D CUYO NOMBR N KIERO ACORDRM…

    Lo dicho, me huele a maniobra editorial con tintes puramente lucrativos.

  3. César dice:

    Que barbaridad !!!

  4. Ale dice:

    opino lo que tú: que los libros no tendrían por qué cambiarse para adapatarse a los lectores…creo que esto es para sacar más dinero, pero habrá que ver cuáles son los resultados ¿no? igual y es un exitazo y tendremos pronto a otros escritores haciendo lo mismo con sus libros.
    Un beso,
    Ale.

  5. Marcela dice:

    Qué disparate, por Dios!!!
    Beso
    Marcela

  6. Santiago dice:

    ¿Cómo no intentar educar? ¿CÓMO NO INTENTAR EDUCAR?
    Y en realidad creés que Umberto Eco necesita “vigorizar su carrera literaria”… mmm creo que tu opinión carece de absoluto sentido.

  7. @scen dice:

    Pues sí, Alicia, hay muchas buenas ideas para seguir vendiendo sin tener que cambiar el libro.

  8. @scen dice:

    Totalmente de acuerdo, Txema. Siempre ha habido adaptaciones juveniles, infantiles, comics… etc, de distintos libros, pero -y vaya por delante mi ignorancia-, que un autor reescriba un libro, es la primera vez que lo oigo.

  9. @scen dice:

    En dos palabras, César, im-prezionante. Ya veremos: el tiempo dirá.

  10. @scen dice:

    Yo tampoco creo que haya que reescribir un libro tantas veces como sea necesario para que guste a todo el mundo, o para que todo el mundo lo lea, Ale. Creo que tal y como está, está genial y con el reconocimiento de tantos lectores, es suficiente recompensa para el autor. O quizá no.

  11. @scen dice:

    Yo opino como tú, Marcela. Ya veremos si estamos o no equivocadas. Quizá esta nueva versión venda 100 millones de ejemplares, guste muchísimo más que la otra, consiga que el mundo entero -y digo entero- reverencie el Sr. Eco, … etc.
    Pero yo sigo pensando que quedará coja.

  12. @scen dice:

    No, Santiago, un libro de lectura, que se supone lúdico, no debe educar. Y su autor, menos. Para eso están los libros de texto, o los libros formativos, y los profesores en ejercicio de su función.
    El Sr. Eco es profesor, pero si quiero asistir a sus clases, ya se lo haré saber. De momento sólo quiero entretenerme con un libro genial, interesante, bien escrito y del que también se aprenden cosas.
    Además, educar a los lectores, no es reescribir un libro una y otra vez hasta que les guste. En todo caso eso será educar a los escritores.
    Posiblemente es que el Sr. Eco piense que sólo los lectores a los que les gusta su libro están educados y el resto no. Quizá algo egocéntrico este argumento.
    Tiene otros muchos trabajos que no son novelas como tal: Ensayos, análisis, reflexiones y artículos de opinión. Ahí, si lo cree oportuno, puede ofrecernos su didáctica.
    Su última novela, “El cementerio de Praga”, a pesar de que ha venido al mundo rodeada de cierta polémica -detalle interesante desde el punto de vista del marketing-, creo que no ha tenido la acogida de la que ahora nos ocupa, y siendo que sólo ha pasado un año desde su publicación, el que ahora se plantee reescribir su obra maestra, me da qué pensar. No obstante leeré su “cementerio”, para tener mi propia opinión, ya que tanto “El nombre de la Rosa”, como “El Péndulo de Foucault” -no recuerdo haber leído nada más suyo-, me han gustado. Posiblemente también lea su reescritura de las aventuras de William de Baskerville.
    Y en cuanto a que mi opinión carece de sentido, creo que todas las opiniones son importantes. Yo he argumentado la mía, (a mi manera, claro, ni soy profesora, ni quiero sentar cátedra) y tú puedes compartirla o no. De hecho yo no comparto la tuya, pero no voy a descalificarla por eso. Simplemente discrepo.
    Un saludo.

  13. Alicia dice:

    Me quedo con la idea de Txema de escribir en idioma de móvil. Será una buena idea para que algunos jóvenes se enganchen a la lectura.
    ;)

  14. Barbara dice:

    Estamos criando tontitos, que crecerán y se convertirán en grandes tontos.

  15. @scen dice:

    Pues sí, Bárbara, básicamente.

  16. #Javiteus dice:

    Pues a mi no me parece mal, forma parte de la libertad del autor al entregarnos su obra, antes lo hizo de una forma y ahora de otra y hasta se podría convertir en un ensayo, como si su salto a la novela no hubiera ocurrido jamás. Otros autores lo han hecho ya, hasta de forma cansina en la que no estoy de acuerdo, como Juan Ramón Jiménez, que se murió casi con la pluma en la mano “re-corrigiendo” sus poemas. En la novela de Eco, y el mismo lo reconoce, hay muchos contenidos completamente prescindibles. Hay que reconocer que la historia que escribió, para responder al desafío que el mismo se había impuesto después de una entrevista, es genial y no creo que con su experiencia como autor no vaya si no a mejor.
    Estoy en una compañía de teatro que va a poner en escena esta novela, la primera vez en nuestro país a nivel profesional, y tenemos puestas todas nuestras esperanzas en que guste tanto como el libro y la película.
    No obstante comprendo que os guste tal y como está, pero dejemos al maestro que se exprese…

  17. Ascen dice:

    Efectivamente, Javiteus, forma parte de su libertad. De su libertad de corregir un texto que, revisado por él mismo años después, no le haya gustado como ha quedado y quiera mejorarlo; libertad de intentar darse publicidad de manera “polémica”; libertad de conseguir dar un nuevo empuje a sus finanzas;…
    El libro, en origen, es suyo, y legalmente admito que también actualmente, pero cuando un autor publica, ese libro pasa a formar parte también del patrimonio de todos sus lectores y a muchos de nosotros no nos gusta que nos toquen nuestro patrimonio.
    Insisto: entiendo que se hagan adaptaciones infantiles, juveniles, radiofónicas, televisivas, teatrales… etc.
    Pero una cosa es una adaptación y otra cosa es una reescritura, sobre todo si el fin, tal y como dijo el autor, es “educar” a las personas para que les gusten sus libros.
    Creo, desde mi humilde opinión y poniendo siempre por delante mi admiración por sus obras, que el maestro perdió el norte.
    Un saludo,