RSS
Entradas
Comentarios

La lista de Schindler, Thomas Keneally.
La lista de Schindler, Thomas Keneally.
Impactante. Por mucho que leas sobre el tema (os recomiendo Holocausto, de Gerald Green) nunca acabas de quedarte helada con los hechos que sucedieron en los campos de concentración de la segunda guerra mundial. Una no comprende cómo el ser humano es capaz de cometer tales atrocidades.
 
Sin embargo, en esta ocasión creo que la película queda en mejor papel que el libro. Spielberg logra impactarnos con una impresionante realización visual, que el libro, por mucho que deje libre a tu imaginación, no consigue. Seguramente porque mi imaginación no es capaz de visualizar toda la crueldad que la película nos muestra. Además, el tono documental del libro, aunque lo dota de rigor, pierde efectividad emocional.
 Sobre la historia no hay mucho que decir que seguramente ya no sepáis, porque la película es archiconocida. En los albores de la segunda guerra mundial, un espabilado jóven, Oscar Schindler, intenta trepar y hacerse rico en la nueva aristocracia nazi que se está implantando en el país, aunque es su interior, no sólo no está de acuerdo con sus principios, sino que los desprecia, pero si hay algo que Oscar ame por encima de todo es el dinero.
 
La lista de Schindler fue llevada al cine por Steven Spielberg.
La lista de Schindler fue llevada al cine por Steven Spielberg.

Sobornos, chantajes, borracheras, prostitutas… Cualquier cosa es un recurso válido para ayudarle en su ascenso. Pronto empezará a hacer negocios con los judíos. Al fin y al cabo son mano de obra barata para sus fábricas. Unos regalos al encargado de los prisioneros, y ya tenemos mano de obra esclava gratis.
 
Pero poco a poco empezará a empatizar con sus trabajadores, e intentará ayudarlos. Al principio con pequeños gestos, empleando algún viejo judío como mano de obra especializada y similar, pero al final acabará convirtiéndose en un auténtico ángel salvador de sus trabajadores, gastando toda su fortuna en liberarlos, y poniendo su vida en peligro en numerosas ocasiones.
 
Una historia asombrosa, que te encoge el corazón, de ver capaz de lo que es el hombre, pero que por otra parte arroja un rayo de esperanza, al ver como puede redimirse un pragmático hedonista como Schindler, y convertirse en un ejemplo de altruismo y salvación.