RSS
Entradas
Comentarios

Hoy tenemos una sorpresa para vosotros. Nos acompaña una nueva colaboradora, Nadine, que ha querido mandarnos un aporte reseñero para el blog. Se trata de La Rosa de África, de Tim Pigott, de la colección La Pandilla de Sherlock Holmes. Vamos a dejar que ella misma se presente, y esperamos que la experiencia le resulte agradable, y repita más veces. Así que parroquianos, tratadla bien en los comentarios, y que se sienta a gusto entre nosotros. – César

———————————————————-

Estudié Ciencias Políticas en la Universidad Miguel Hernández de Elche y actualmente trabajo para un banco, en el sector inmobiliario. Vivo frente al mar, estoy casi casada, y tengo cuatro hermosos gatos que alegran mi vida (también soy amante de los gatos…). Lo cierto es que aunque de pequeña odiaba leer, de a poco fui descubriendo el placer de la lectura. Aquí debería mencionar a mi madre, bibliotecaria, y aquel episodio fatídico en el que le dije que no me gustaba leer…  Mi libro favorito es Alicia en el País de las Maravillas y todos los de su saga (y todo lo que lleve Alicia en el título), que es el primero que recuerdo y del que me declaro una auténtica fan (tanto que los colecciono en varios idiomas). Y aunque internet, los videojuegos y las manualidades (sobre todo la costura) son otros de mis vicios, nada me quita las ganas de un fin de semana entero leyendo hasta destripar los libros de mi biblioteca. Soy de esas de esas personas a las que siempre sabrán qué regalarle…

Un abrazo 🙂

Nadine.

———————————————————-

La rosa de África, Tim Pigott.

La rosa de África, Tim Pigott.

La Rosa de África forma parte de una saga de libros del mismo autor que, explotando la temática de Sherlock Holmes, retoma y reinventa los misterios de Baker Street pero en formato juvenil (de 10 años en adelante, diría yo).

FICHA TÉCNICA:

Título: LA ROSA DE ÁFRICA
Autor: Tim Pigott-Smith
Título original: The Baker Street Mysteries. The Rose of Africa.
Traducción: Begoña Hernández Sala
Tema: Misterio/Suspense/Juvenil
Editorial: Bruño
ISBN: 978-84-216-8515-0
Páginas: 268 págs
Encuadernación: Tapa blanda
Año de edición: 2010
Edición original: 2008

En esta ocasión, el protagonista no es Sherlock Holmes, sino un grupo de niños típicos de la sociedad londinense del siglo XIX: niños de la calle, niños que trabajan como botones o que venden flores en la calle. Esta pandilla apadrinada por Holmes y Watson ya ha colaborado con el detective en otros casos anteriores ayudándolo a resolverlos y a la vez aprendiendo lo esencial de la labor detectivesca.

La historia se desarrolla a partir del robo del diamante más importante del mundo. El tío de Potts, uno de sus miembros, es acusado del robo y del asesinato de un guardia de seguridad que lo custodiaba. El tío Héctor, el acusado, se autoinculpa y es metido en la cárcel con destino a la horca. A pesar de las declaraciones de Héctor, su familia le cree incapaz de tal cosa intuyendo que hay gato encerrado, por lo que la Pandilla se afanará en desenredar el misterio que envuelve al asesinato y al robo.

Con el detective fuera de la ciudad, la Pandilla se verá sola ante un caso que se torna cada vez más peligroso, debiendo moverse entre asesinos, ladrones y falsificadores. Y con la sola ayuda del Dr. Watson que, aunque muy receloso de la intromisión de los niños en un caso tan peligroso, les prestará la ayuda que está en su mano, como, por ejemplo, mediar con el tradicionalmente incompetente inspector Lestrade. Evidentemente, los niños deberán enfrentarse a situaciones desagradables y de gran peligro, pero, por supuesto, la historia tiene un final feliz.

Aunque todavía estoy a la espera del veredicto de mi hermano (que tiene 10 años), pienso que es una novela entretenida y bien llevada. La temática, aunque muy tradicional, considero que es muy innovadora ya que no existen muchas adaptaciones de las atrapantes historias de Sherlock Holmes para niños/adolescentes. Eso sí, aviso para navegantes, el lenguaje puede ser un poco enrevesado para los niños entre 10 y 13 años. De ahí en adelante es bastante asequible. No voy a negar que quizá el volumen pueda asustar un poco al joven lector (269 páginas), pero pienso que en cuanto se sumerja en la historia no tendrá mayor relevancia. Creo que es una buena forma de hacerles perder el miedo a los “libros gordos”: letra grande, renglones separados y bastantes ilustraciones. Estoy contenta con la adquisición, además son ediciones económicas (8,50€) y en un formato cómodo. En números: 8/10.

Nadine Thêry