RSS
Entradas
Comentarios

Ernesto Sabato: Biografía

 Ernesto Sabato

Aunque ya nos hicimos eco de su fallecimiento hace muy poco tiempo, no queremos dejar pasar el centenario de su nacimiento sin un pequeño recordatorio de este evento. Porque sí, el novelista y ensayista argentino Ernesto Sabato, cumpliría hoy 100 años.

Ernesto Sábato nació el 24 de junio de 1911 en la ciudad de Rojas, Provincia de Buenos Aires, Argentina. Fue el décimo hijo de una familia de inmigrantes italianos de clase media. Acababa de morir su hermano Ernesto y decidieron poner su nombre al nuevo hijo. Cursaría estudios primarios en su ciudad natal, Rojas, y más tarde se trasladaría a la ciudad de La Plata, dónde realizaría sus estudios secundarios y universitarios en la Facultad de Ciencias Físico-Matemáticas, llegando a conseguir el Doctorado en Física. Siendo estudiante estuvo vinculado en un principio a los grupos anarquistas, pero finalmente se afiliaría al Partido Comunista, en el que ocuparía diversos cargos, aunque años después lo abandonaría.

Una vez doctorado se trasladó a vivir a París, donde, gracias a una beca, estudiaría y trabajaría en el Laboratorio Joliot-Curie sobre radiaciones atómicas. En un momento en que la literatura, sobre todo el surrealismo literario, dominaba la vida cultural de París, sus inquietudes literarias encontraron un buen campo de cultivo. Su amistad con André Bretón, quien le alentó en su vocación de escritor, hizo que empezará a escribir su primera novela cuando aún estaba en Francia.

Volvió a su país para trabajar como profesor universitario, pero únicamente pocos años, pues decidió dedicarse en cuerpo y alma a la literatura. Todo hay que decirlo, ayudó mucho el que escribiera algún artículo sobre el régimen político en su país, lo que le ocasionó graves problemas laborales.

Tuvo dos hijos, Jorge Federico y Mario, con su mujer Matilde Kusminsky Richter, quien a los 17 años abandonó su casa para ir a vivir con el escritor. Matilde escribiría y publicaría dos libros, uno de poemas y otro de relatos, bajo el nombre de Matilde Sabato.

Ernesto Sabato y su mujer en el centro de la imagen

Ernesto Sabato y su mujer en el centro de la imagen

 Su hijo mayor, Jorge Federico, murió en accidente de tráfico en 1995. Su hijo Mario es un conocido director de cine y ha llevado a la pantalla alguna de las obras de su padre.

Mario Sabato

Mario Sabato

Sabato era un pensador, un filósofo, y entre sus obras no abundan las novelas –sólo tres- e incluso en éstas, se sirve de la ficción para investigar o analizar problemas existenciales, como la peliaguda separación entre las nociones del bien y del mal.

Este el es caso de una de sus novelas más populares, “El túnel”, en la que tras una historia de amor, de muerte, de violencia y locura, el autor indaga sobre la soledad del hombre actual, sobre lo que nos puede llevar a extremos tan violentos como matar al único ser humano al que amamos. “El tunel” fue rápidamente traducida a diversos idiomas y llevada al cine

Sus otras dos novelas son “Sobre héroes y tumbas” y “Abaddón el exterminador”. Fue “Sobre héroes y tumbas”, su obra más trabajada y más ambiciosa, la que elevaría definitivamente a su autor a la categoría de autoridad moral dentro de la sociedad argentina y que está considerada como la mejor novela argentina del siglo XX, consagrando a Sábato como escritor universal.

Aunque sólo escribió tres novelas, sus ensayos sobre el hombre y su condición, sus contradicciones, sus vivencias, su interior y su interacción con la sociedad que le rodea, rondan la veintena.

Sabato ha sido ampliamente reconocido y premiado internacionalmente. Tiene el Premio al Mejor Libro Extranjero por “Abaddón el exterminador”. Sábato recibió el nombramiento de Caballero de la Legión de Honor de Francia, el Premio Miguel de Cervantes en 1984, el galardón Gabriela Mistral, de la Organización de Estados Americanos (OEA), el Premio Internacional Menéndez Pelayo, el Premio Rosalía de Castro y es doctor honoris causa de la Universidad de Buenos Aires y por la Universidad de la República de Uruguay.

En 1983, fue nombrado presidente de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP), por el entonces presidente de la República, Raúl Alfonsín. La conclusiones de la comisión quedaron recogidas en el “Informe Sabato”, conocido en España como «Nunca más».

A sus tres libros de ficción hay que añadir la novela “Antes del fin”, que no es ficción, sino que contiene sus memorias, su propia autobiografía, su testamento espiritual, sus recuerdos de infancia, sus vivencias de los acontecimientos más importantes de su país y del mundo.

Detalle de un autorretrato de Ernesto Sabato

Detalle de un autorretrato de Ernesto Sabato

En sus últimos años, Sabato se vio aquejado de una ceguera progresiva, lo que le obligó a abandonar la literatura, pero se dedicó a pintar, su otra gran pasión, llegando a realizar algunas exposiciones.

Ernesto Sabato murió en Santos Lugares (Buenos Aires) el 30 de abril de 2011, por una neumonía que se convertiría en bronquitis.