RSS
Entradas
Comentarios

Acabamos de recibir de la mano de Libros del Asteroide, la útilma novela de Ivan Doig, Una temparada para silbar. Hasta donde leo en la sinopsis y biografía del autor, nos encontraremos con una historia del Oeste de principios del siglo XX. Pero no del salvaje oeste, sino de los colonos que crearon ciudades donde antes no había más que tierras yermas. Creo que se dará un aire a La Gran aventura, de Pearl S. Buck.

En cualquier caso, la calidad del libro estará asegurada, puesto que la selección de títulos que suele hacer Asteroide es excelente. El último que nos enviaron, Un matrimonio feliz, así lo confirma. Cuando le hinquemos el diente os contaremos si teníamos razón o no.

Por cierto, me encanta el diseño de sus portadas.

La sinopsis del libro nos dice lo siguiente:

“No cocina, pero tampoco muerde”. Así comienza el anuncio en el que Rose Llewellyn, una viuda de “buenas costumbres y disposición excepcional”, se ofrece en el otoño de 1909 como ama de llaves; la frase capta de inmediato la atención de Oliver Milliron, un viudo con tres hijos y poca maña en las tareas domésticas, que la contrata para poner un poco de orden en su casa de Marias Coulee, Montana.

Y así comienza también la inolvidable temporada que Rose y su hermano Morris, un dandi sabelotodo, pasarán en este pueblo de granjeros. Cuando la maestra local se escapa con un predicador, Morris se verá obligado a aceptar su puesto; sus particulares métodos de enseñanza marcarán para siempre a los jóvenes alumnos de la escuela rural. Ni ellos ni la familia Milliron ni el pueblo de Marias Coulee volverán a ser los mismos tras la llegada de Rose y Morris.