RSS
Entradas
Comentarios

El túnel. Ernesto Sabato

El túnel. Ernesto Sabato

(Ficha técnica)

Desde mi punto de vista, una de las características principales de esta novela es que está narrada en primera persona, por lo que el lector verá los escenarios, los personajes, y el mundo que los rodea, desde la óptica del propio narrador, que a su vez es el protagonista principal de la historia.

Juan Pablo Castel, pintor de profesión, es un hombre introvertido, de mente algo enfermiza, lleno de traumas, complejos, rencores, dudas existenciales…, que lo convertirán en un tipo solitario. Un soledad que le hará ver la vida desde un punto de vista muy particular. O quizás sea al revés, es decir, que su filosofía de la vida le lleve a la incomprensión del mundo que lo rodea, y por tanto a la incomunicación y a la soledad, y esto a su vez le haga tener esos pensamientos tan…. llamémosles “oscuros”. No lo sé, pero en cualquier caso el resultado final es el mismo.

Ernesto Sabato utiliza en esta obra la técnica literaria denominada in extrema res, es decir comienza la narración donde finaliza la historia:

Bastará decir que soy Juan Pablo Castel, el pintor que mató a María Iribarne.

así comienza esta novela, desvelándonos el final. A partir de ese momento el narrador y protagonista nos cuenta “su” particular versión de los hechos de una forma calmada, explayándose en sus pensamientos.

Dentro de ese mundo de soledad e incomprensión en el que vive el protagonista, un día ve con cierto deleite como una mujer observa uno de sus cuadros expuestos en una galería, prestando especial interés a una zona del mismo: una ventanita a través de la cual se puede ver el mar y a una persona de espaldas observándolo. Según él, nadie, ni siquiera los críticos que tanto alaban su obra, se había fijado en ese minúsculo detalle.

Desde ese mismo instante una obsesión crecerá en su interior, conocer a esa mujer, quizás la única que pueda entenderle. Con sumo detalle nos irá narrando su tormentosa pasión así como la extraña relación de amor y odio que termina manteniendo con ella. Y ésta es la verdadera historia de la novela. El final ya le conocemos.

A mi, particularmente, la forma de actuar del protagonista me recuerda mucho a la de un determinado tipo de maltratador, que por desgracia, tan acostumbrados estamos a ver últimamente. No voy a contar nada más para no desvelar algo que pueda dar al traste con el intríngulis de la novela. Os dejo el resto para que lo averigüéis vosotros mismos y podaís sacar vuestras propias conclusiones.

En definitiva, una novela breve, rápida de leer -excepto en algunos pasajes donde el narrador se explaya en exceso con sus pensamientos-, algo perturbadora e inquietante, pesimista, que nos revela los pensamientos más oscuros que puede llegar a tener un ser humano cuando se halla inmerso en el túnel en el que vive el protagonista.

Fotograma de la película de 1987 dirigida por Antonio Drove

Fotograma de la película de 1987 dirigida por Antonio Drove

Se han hecho varias adaptaciones cinematográficas de esta novela. La primera fue en el año 1952, dirigida por León Klimovsky y adaptada por el propio Ernesto Sabato. Posteriormente, en el año 1977, y bajo la dirección de José Luís Cuerda, se realizó una adaptación para televisión. La última ha sido en el año 1987, una producción dirigida por Antonio Drove e interpretada por Peter Weller y Jane Seymour.

Sobre el autor:

Ernesto Sábato nació el 24 de junio de 1911 en la ciudad de Rojas, provincia de Buenos Aires, Argentina. En 1938 se doctoró en física en la Universidad de la Plata e inició una prometedora carrera como investigador científico en París. Allí trabó amistad con los escritores y pintores del movimiento surrealista, en especial con André Breton, quien alentó su vocación literaria. Fue en 1943, debido a una crisis existencial, cuando decidió alejarse de forma definitiva del área científica para dedicarse de lleno a la literatura. En 1945 regresó a Argentina donde impartió clases en la Universidad Nacional de La Plata, pero se vio obligado a abandonar la enseñanza tras perder su cátedra a causa de unos artículos que escribió contra Perón. Ese mismo año publicó su primer libro, el ensayo “Uno y el Universo”. Escribió tres novelas: “El túnel”, “Sobre héroes y tumbas” y “Abaddón el exterminador”, así como innumerables ensayos sobre la condición humana. Falleció en Buenos Aires el 30 de abril de 2011 .