RSS
Entradas
Comentarios

En el país de la nube blanca

(Ver Leyendo-Ficha técnica)

En Inglaterra, en 1852, dos mujeres de vidas y clases sociales diferentes, también por diferentes motivos deciden emprender una aventura similar: viajarán a Nueva Zelanda para casarse con un hombre al que no conocen.

En Nueva Zelanda, reciente colonia inglesa, no hay muchas mujeres. Al menos, no inglesas. Los aventureros suelen ser hombres que viajan solos o, en el mejor de los casos, parejas casadas. Algunos hombres se casan con nativas maoríes, pero no es lo habitual. Esto hace que un párroco neocelandés, a través de su homólogo inglés, solicite mujeres que deseen viajar para casarse el instalarse en el nuevo territorio. A esta demanda contesta una de las dos protagonistas, Helen, una institutriz que desea formar su propia familia y, por edad y por situación económica, tiene pocas posibilidades de hacerlo en el viejo continente. Contesta a una de las cartas de los pioneros que desean formar una familia en Nueva Zelanda y se lanza a la aventura.

Nuestra otra protagonista es una lady inglesa, Gwyneira, una joven perteneciente a la nobleza de su país. En este caso el problema es que es la tercera y la más pequeña hija de la familia. Los problemas para conseguir la dote para casarla (han casado ya a las dos primeras) se ven agravados por el carácter rebelde e indómito de la joven, poco adecuado para ser esposa de un joven de su categoría social.

Un rico comerciante neocelandés llega a su casa para negociar con su padre la compra-venta de ganado lanar. Encantado con la joven, cree que sería una buena esposa para su hijo, pero dado que no pertenece a su estatus social y las posibilidades de ser aceptado son pocas, enreda al padre en una partida de cartas y, después de “desplumarle”, consigue que se juegue la mano de su hija. Y la pierde claro. Nuestra protagonista, lejos de enfadarse o negarse a la “transacción”, le atrae la idea, ya que no le seduce un futuro que pase casarse con un joven noble y dedicarse al bello arte del cultivo de rosas, como corresponde a una dama como ella. A la joven lady le gusta montar a caballo, cuidar las ovejas, criar perros ovejeros… y piensa que quizá en el nuevo país, consiga llevar la vida que desea.

Las vidas de estas dos mujeres se cruzan en el barco que las lleva hacia su futura e incierta vida y ya no se separarán nunca. Conseguirán formar sus familias, como querían, pero su vida no será un camino de rosas. Estas no serán lo que esperaban ninguna de las dos y tendrán que hacer frente, ellas solas, a todos los problemas que se les presenten, que serán muchos y difíciles, empezando porque un matrimonio a ciegas no es lo mismo que una cita a ciegas. Y es para toda la vida.

Es una bonita novela romántica, que nos habla de amores y desamores, de felicidad y desdicha, de pasiones prohibidas y embarazosos secretos. Mujeres guapas y con carácter y hombres rudos pero pasionales. Y, para mi sorpresa, cuando menos me lo esperaba, aparece un highlander, uno de esos míticos hombres fuertes, impetuosos, valientes y románticos que me tienen rendidamente enamorada (suspiro).

Pero no es únicamente una novela de amor. La autora, una enamorada de Nueva Zelanda, nos habla de esta tierra, de sus gentes, los maoríes, su modo de vida y sus leyendas. Nos cuenta como los primeros habitantes llegaron a esta tierra por mar y se la encontraron totalmente escondida tras una espesa niebla y por eso la llamaron el país de la nube blanca. Este fenómeno, poco habitual en la zona, lo consideraban un signo de buena suerte.

Con todos estos ingredientes, este libro me ha resultado tan atractivo que su lectura me duró tan sólo dos días con sus correspondientes noches. Prácticamente no hice otra cosa más que leer desde que lo abrí hasta que llegué a la última hoja. Me gusta la novela romántica. De vez en cuando necesito una dosis de romanticismo literario y esta novela ha cumplido con creces este cometido.

Mi puntuación para esta novela es de 4,5 antifaces. Como estoy «obligada» por el boss a redondear mi puntuación,  he decidido darle 4. Esto ha sido por su final, el cierre de la historia, que no es malo, ni mucho menos, pero creo que el resto del libro está mejor trabajado, es más emocionante y más intenso. Quizá es que «necesita» una continuación para terminar de redondear la historia…