RSS
Entradas
Comentarios

Ciudad sin estrellas

(Ver Leyendo-Ficha técnica)

En la Tierra, en un futuro muy lejano, tras una catástrofe nuclear, los supervivientes se agrupan en pequeños núcleos urbanos protegidos del espacio exterior por una cúpula que cubre las ciudades. Sobre estas cúpulas, un agobiante cielo naranja y, a su alrededor, una espesa niebla. Estos núcleos se denominan, dependiendo de su función, como zonas B, las urbanas, en dónde viven la mayoría de la población; zonas N, los vertederos de residuos nucleares, aislados y fuertemente custodiados; zonas A, bases de operaciones de los ejércitos y almacén de sus armas; y, aunque no está muy clara su existencia, se habla también de las zonas Z, cuya finalidad y ubicación, es un misterio para los ciudadanos de a pie.

En este escenario tiene lugar esta historia. Nuestro protagonista, el joven Perseo, con apenas 18 años es un cerebro inquieto. Sus superiores conocimientos de informática han hecho que, junto con otros tres amigos, ya tengan su propio negocio en la Red y estén ganando un montón de dinero.

Pero no acaba aquí su inquietud y sus ansias de conocimiento. Perseo quiere saber que hay fuera de esas cúpulas cuyos habitantes sólo pueden comunicarse con los de otra cúpula a través de Internet. Sólo el ejército y los miembros más importantes del gobierno pueden viajar de una a otra en aviones privados.

Hay quien dice que fuera hay todo un mundo por conocer. Que ya no hay radioactividad, que existen plantas, animales, agua natural y, sobre todo, aire, cielo, estrellas…, el infinito al alcance de la mano. Pero esas personas están consideradas subversivas, son perseguidas y encarceladas. Son los llamados “misticoides”.

ciudad sin estrellas

Perseo tuvo una madre misticoide que fue apresada cuando él era pequeño y de la que aún recuerda sus últimas palabras mientras se la llevaban los policías: “Existe, Perseo, existe”.

Esta frase le acompañará y le obsesionará toda la vida, hasta el punto de que ahora, a sus 18 años, Perseo (cuyo nombre le puso su madre en honor a una antigua constelación de estrellas), necesita salir fuera para verlo con sus propios ojos. Tiene que encontrar el modo de salir.

Y lo encuentra. Gracias a sus amigos, Perseo consigue salir por uno de los llamados “boquetes” que hay en los suburbios de su ciudad, Ziénaga. Perseo permanece fuera durante tres meses, pero vuelve para contarlo, para compartirlo con sus amigos, a los que añora. Y aquí empieza su verdadera pesadilla.

Creo que esta historia será el principio de una serie de libros, con los mismos o distintos personajes, pero cuyo hilo conductor está establecido en éste primero. Hay mucha aventura aún por desarrollar, mucho que contar y que, seguramente, Montse de Paz tendrá a bien seguir contando en futuras novelas.

Lo mejor de este libro es la capacidad de la autora para imaginar un mundo futuro, que nace a partir de una hecatombe nuclear, (nada que no pudiera pasar hoy en día, sin ir más lejos, ahí está Japón, no tan lejos como dicen los “No me pises que llevo chanclas”) con una estructura diferente a la actual, pero fácilmente creíble, basada en un desarrollo infinito de los avances tecnológicos actuales llevados a su máximo perfeccionamiento.

Cuando estás adentrándote por los vericuetos de este mundo futuro, un fogonazo hacia el pasado, una necesidad de volver a nuestros orígenes, una ansiedad casi mística nos hace pensar dolorosamente en la pérdida de todo lo que la humanidad ha destruido. Nada, en este sofisticado mundo artificial, puede sustituir toda la naturaleza que hemos aniquilado.

Y lo peor, para mí, es que es un libro juvenil. Muchos diréis que esto no es un defecto ni una virtud, sino una cualidad del libro que clasifica la lectura.

Pues sí, es cierto, lo que ocurre es que yo esperaba un libro para adultos (entendedme, no algo pornográfico o subido de tono). La autora nos comentó que, aunque pudiera estar catalogado como libro juvenil, considera que son los adultos quienes disfrutan de sus libros. Incluso habló de la crudeza de ciertos pasajes y un lenguaje rudo, que los haría, al menos en este caso, no apto para lectores muy jóvenes.

En esto me permito discrepar con ella. Ni los pasajes son crudos, ni el lenguaje es rudo. ¡Ya quisiéramos muchos adultos que nuestros jóvenes sólo soltaran un “joder” o un “coño” de vez en cuando! No hay violencia explícita, apenas algún que otro mamporro y único cadáver. En cuanto al sexo, que lo hay, es más sugerido que directo.

Todo esto hace que la considere una novela para jóvenes, para muy jóvenes, más bien para adolescentes y no más allá de los 20 años. Sus protagonistas son fantásticos, superinteligentes, aguerridos, valientes y tienen 18 años. Sólo empatizables por personas de su misma o similar edad.

Ciudad sin estrellas

Un mundo de supremacía juvenil, en dónde los adultos son seres anodinos, borrachos, drogadictos, inferiores intelectualmente, algunos incluso ridiculizados por querer seguir teniendo buen aspecto, como la abuela de uno de los personajes, no es un mundo creíble para los lectores adultos. Únicamente hay un breve, minúsculo reconocimiento a la inteligencia de un personaje mayor, al que consideran casi viejo, que es -por supuesto- un hacker informático.

No critico esta postura, pero vamos, que lo considero un libro juvenil 100 por 100, al estilo, salvando las distancias, de los libros juveniles de Ruiz Zafón o Jordi Sierra i Fabra, todos muy buenos –que muchos los he leído-, pero destinados a un público de una franja de edad limitada.

Así es que para todos aquellos que rondéis estas edades (16-20 años), para todos vosotros, sí recomiendo este libro, que seguro que os gustará. Para todos los demás, depende de vuestros gustos lectores. A mí la lectura juvenil ya es muy difícil que me llegue. No únicamente por mi edad, que también, sino porque he leído mucha y ya estoy un poco cansada. Se la dejo a su público legítimo.

También puede interesarte...

2 respuestas a “RESEÑA: Ciudad sin estrellas, de Montse de Paz”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: (Ver Leyendo-Ficha técnica) En la Tierra, en un futuro muy lejano, tras una catástrofe nuclear, los supervivientes se agrupan en pequeños núcleos urbanos protegidos del espacio exterior por una cúpula que cubre las ciuda……

  2. Montse dice:

    ¡Por fin he visto la reseña! Gracias por leer la novela, por los comentarios y críticas… ¡y por venir al encuentro bloggero en el Café Gijón!

    Un saludo afectuoso.

    Montse