RSS
Entradas
Comentarios

Hoy se cumplen 100 años del nacimiento de Thomas Lanier Williams III,  más conocido como Tennessee Williams.

El dramaturgo, poeta y novelista estadounidense, autor de “El zoo de cristal”, “La gata sobre el tejado de zinc” o “Un tranvía llamado deseo”, nació en Columbus, (Mississippi) EE UU, el 26 de marzo de 1911.

Hijo de unos padres poco afectivos, con un padre más agresivo y una hermana esquizofrénica que pasó casi toda su vida en instituciones mentales, y marcado por su homosexualidad, la infancia y juventud de Thomas fue bastante difícil.

Desde muy pequeño tuvo contacto con el mundo de las letras pues, con siete años de edad, enfermó de difteria, lo que redujo su actividad a casi la nada y se vio obligado a superar su aburrimiento utilizando su imaginación. Debido a una decepción amorosa sufrida a la impresionable edad de once años empezó a escribir, tomando como modelo a Anton Chéjov, D. H. Lawrence.

Cuando cumplió los trece años, su madre le dio una máquina de escribir. A partir de este hecho, el joven Williams iniciaría su exitosa carrera, para la que adoptaría el nombre de Tennessee , que era el modo en que le apodaban sus compañeros de escuela, debido a su acento sureño y al origen de su familia, pues su padre había nacido en el estado del mismo nombre.

Un joven Tennesee Williams.

Un joven Tennesee Williams.

Ya adolescente, cuando sólo contaba con 16 años, escribió para la publicación“Smart Set”, titulado “Can a good wife be a good sport?”, por el que recibió su primer sueldo como escritor, la nada despreciable cantidad de cinco dólares. Tras acudir a las universidades de Missouri, (donde escribiría “Cairo, Shanghai, Bombay!”, su primera obra llevada al escenario), y de Washington, finalmente se licenció en Filosofía y Letras en la Universidad de Iowa.

El autor se trasladó a vivir al barrio francés de Nueva Orleans, donde se vio inmerso en la vida bohemia de la ciudad. Allí, impresionado la enfermedad de su hermana Rose, que había sufrido una lobotomía que la dejó incapacitada para el resto de su vida, escribió el que sería su primer gran éxito teatral, “El zoo de cristal” en 1944. Esta sería la primera de una gran producción que le consolidó como el más importante dramaturgo estadounidense de su tiempo.

Después de Nueva Orleáns se trasladó a Nueva York, donde estuvo ganándose el pan como camarero o portero, docente o periodista, entre otros muchos oficios. Aunque en esa época Estados Unidos había entrado en guerra, sus antecedentes psiquiátricos, alcohólicos y cardíacos y nerviosos le evitaron tener que participar en la contienda.

La obra de Tenneesse Williams, casi siempre con escenarios sureños de donde procede y que tan bien conoce, se caracteriza tramas de ambiente opresivo y asfixiante, aunque sin apenas intriga, marcada por personajes arquetípicos, inadaptados, marginados, perdedores, desamparados y desgarrados, enfrentados con la sociedad, inmersos en conflictos de gran intensidad, pasiones, tragedias, lejanos a los convencionalismos sociales. En muchas de sus obras encontramos el tema común de la “heroína loca”, que pudo haber sido influencia de su hermana. Los diálogos son intensos pero a su vez poéticos, revestidos de una gran sensualidad.

Todo esto lo podemos encontrar en una de sus piezas más famosas “La gata sobre el tejado de zinc caliente”, que fue llevada al cine en varias ocasiones, una de ellas contando con la magistral interpretación de la recientemente fallecida Liz Taylor.

Otra de sus obras, por la que ganó el Premio Pulitzer y que le daría fama mundial, es “Un tranvía llamado Deseo”. En este caso fue Marlon Brandon el encargado de transmitirnos la pasión del personaje de Williams en la gran pantalla.

Junto con estas dos, obras como “El zoo de cristal”, “La rosa tatuada”, “Dulce pájaro de juventud”, “De repente el último verano” y “La noche de la iguana” son sólo una muestra del genio de Tennessee Williams y con las que alcanzó fama y reconocimiento en el mítico Broadway.

Tennessee Williams, figura entre los dramaturgos estadounidenses más importantes del siglo. XX. Sus obras tuvieron una notoria resonancia en medios teatrales y cinematográficos, no sé muy bien si gracias a las interpretaciones de los miembros más destacados del Actor’s Studio, o viceversa, ya que muchos de ellos no eran demasiado conocidos cuando las interpretaron.

Además de ganar el Pulitzer en dos ocasiones, consiguió otros importantes premios, como el de la Crítica Teatral de Nueva York o el Premio Tony.

No obstante, la vida le depararía tambien grandes penurias. Tras esta feliz y fructífera etapa, llegó una dura época para Williams. De carácter depresivo y hundido por las malas críticas de sus últimas obras (apenas algunas piezas teatrales sin gran valor), recurrió frecuentemente al refugio del alcohol y las drogas. Después de estos fracasos sólo publicará un libro de poemas “In the winter of cities”, en el año 1967 y sus Memorias en 1975.

Finalmente, la muerte de su secretario y pareja, Frank Merlo, lo llevó a un estado de depresión que acentuó su alcoholismo y abuso de las drogas que culminó con su muerte, en Nueva York, el 25 de febrero de 1983, en la soledad de una habitación de hotel, tras ingerir un tubo de pastillas contra el insomnio, no queda claro si por sobredosis o por que se atragantó con la tapa del propio tubo de pastillas.

A pesar de parecer evidentes, sea como fuere, las causas oficiales de su muerte no han dejado conformes a algunos familiares del escritor, como a su hermano Dakin, que, como muchas otras personas, cree que el Tennessee Williams fue asesinado.

Williams quiso ser enterrado junto al mar, aproximadamente en el mismo lugar que el poeta Hart Crane, a quien admiraba y por quien se consideraba influenciado. Sus deseos no fueron respetados y fue enterrado en el Cementerio Calvary en St. Louis,  Misouri.

Los derechos literarios de sus obras fueron legados a la Universidad de Sewanee, en honor a su abuelo, Walter Dakin, que estudió en esa localidad. Los ingresos por estos derechos sostienen un programa de escritura creativa en esa universidad.

También puede interesarte...

5 respuestas a “Tennessee Williams: 100 años de puro teatro.”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Hoy se cumplen 100 años del nacimiento de Thomas Lanier Williams III,  más conocido como Tennessee Williams. El dramaturgo, poeta y novelista estadounidense, autor de “El zoo de cristal”, “La gata sobre el tejado de ……

  2. [...] Tennessee Williams: 100 años de puro teatro http://www.bibliofiloenmascarado.com/2011/03/26/tennessee-willia…  por barritando hace 4 segundos [...]

  3. Ale dice:

    Que entrada tan interesante Ascen ¡gracias por el trabajo de investigación que hay detrás de ella! pobre Tennessee…a veces el dolor es un crisol que forma a un extraordinario escritor, y muchas veces, aún después de sacarlo en sus obras, este sigue con ellos durante mucho tiempo, haciendo que las mieles del éxito no los curen. Que vida tan triste y que triste que el tratamiento para su hermana la dejara incapacitada.
    Un beso,
    Ale.

  4. @scen dice:

    Tienes razón, Ale, la vida de algunos escritores ha sido o es, más dura y tortuosa que muchas de sus novelas.

  5. [...] principales representantes de la literatura rusa en el exilio durante el régimen soviético. 1983 Thomas “Tennessee” Lanier Williams, dramaturgo estadounidense. Premio Pulitzer de Teatro 1948 por “Un tranvía llamado [...]