RSS
Entradas
Comentarios

El viaje de los condenados, Herz Bergner.

El viaje de los condenados, Herz Bergner.

Interesante, sin duda, la lectura de El viaje de los condenados. Un episodio más de la terrible y absurda hecatombe que diezmo a la humanidad, y al pueblo judío en particular, a lo largo de la Segunda Guerra Mundial.

El libro comienza con un barco a la deriva, un viejor carguero mercante griego, que lleva a un gran número de judíos que han podido escapar de Alemania antes de que la cosa se empiece a poner más fea aún. El problema es que en ningún puerto los quierem ni les dejan tomar tierra, en parte porque no simpatizan con su causa (los judíos no han sido bien vistos mundialmente hasta que no los exterminaron en el holocausto, y ni aun así a veces), y en parte por no granjearse las antipatías de Alemania. Así van pululando por el mar, en buscar de un destino incierto.

Así comienza el libro, teniendo que racionar la comida y el agua, porque son demasiados y no tienen donde reponer alimentos con facilidad. El libro nos contará la miseria y la desesperación en los días venideros, cómo un padre tiene que robarle una galleta a una niña para darle algo de comer a su hijo, cómo una joven ha de «intimar» con los marineros griegos a cambio de unos trozos de pan y unos dulces, las enfermedades, los contagios… la muerte.

La verdad es que el libro es duro, porque hay familias que pierden a sus hijos pequeños por el tifus, suicidios provocados por la desesperación, violencia, etc., pero la verdad es que acostumbrado a leer sobre el sufrimiento de los judíos en los campos de exterminio, tampoco me ha parecido que esto fuera pero. Hay hambre, pero tienen algo que comer; hay miedo, pero tienen esperanza; hay conatos de violencia, pero no hay torturas ni palizas; la muerte espera al final del camino, pero están con sus familias.

En fin, que si tuviera que elegir entre vivir este calvario, y otros como vivieron los judíos de Holocasuto de Gerald Green, o de QB VII de Leon Uris, me embarcaría en el marcante sin dudarlo, aun sabiendo su incierto final.