RSS
Entradas
Comentarios

Halcón Maltés

(Ver Leyendo-Ficha técnica)

Sam Spade tiene, junto con su socio Miles Archer, una agencia de detectives. Una joven encantadora, tímida a la vez que exuberante, con ese aire de inocencia virginal tan provocador, viene a pedirle ayuda entre lágrimas: Su hermana pequeña ha sido engañada por un tipo sin escrúpulos y se ha marchado con él de casa. Wonderly (así se llama la muchacha que quiere contratar los servicios de Spade) está intentando que su hermanita vuelva a su hogar antes de que regresen sus padres, que están fuera del país, pero no consigue hablar con ella sin que el malvado seductor esté presente. No le deja verla. Está convencida de que si puede hablar con su hermana, ésta entrará en razón y volverá a casa. Lo único que pide de Spade es que siga al tipo en cuestión para enterarse de dónde tiene escondida a su hermana y poder así conversar con ella.

Aceptan el trabajo y los doscientos dólares que les ofrece su cliente y Miles, el socio de Sam, un impenitente conquistador que se ha quedado prendado de la joven, se ofrece para hacer el seguimiento personalmente. Esa misma noche, a las dos de la mañana, el teléfono despierta a Sam. Es la policía. Su socio ha sido asesinado.

Sam que no parece demasiado afectado, comienza a investigar el asesinato. Lo primero de lo que nos enteramos es de que los socios no se llevaban muy bien, es más, Sam Spade tenía un lío amoroso con la mujer de Miles, lo que hace de Spade el primer sospechoso para la policía.

A partir de ahora tendrá que lidiar con dos agentes que le acosan constantemente intentando pillarle en algún renuncio para detenerle, y con la bella clienta, que parece tener algún trastorno obsesivo-compulsivo que le hace inventar una mentira tras otra. Por supuesto no existe una hermana pequeña fugada de casa, ni un tipo que la ha seducido, ni nada de lo que sigue contándole a Spade es cierto, lo que complica en gran manera la investigación. Según va indagando en el asesinato e intentando descifrar qué le pasa a su clienta, aparecen más personajes a cual más tortuoso, que están implicados en esta trama, pero ¿Cuál? ¿Qué trama? Spade todavía no sabe qué ni a quién buscar.

Estamos ante una novela negra al más puro estilo, con todos los ingredientes necesarios, desde oscuros y turbios, pero a su vez suficientemente honrados detectives, hasta policías no demasiado listos, pasando por hermosas e inquietantes mujeres, pero muy poquito de fiar, trofeos por los que matar, mafiosos propios y ajenos y una trama que se complica más y más. Incluso aparece la legendaria Orden de los Caballeros de Malta.

La novela, ya interesante desde el principio, pues entra en materia rápidamente, comienza a ganar intensidad según van pasando las páginas, hasta llegar a un final sorprendente e inesperado.

No sé si es la única novela protagonizada por Spade, pero lo que sí que se nota es que es la primera, pues todos los personajes van siendo presentados y definidos uno por uno según van apareciendo, lo que ayuda bastante a la creación mental del personaje y a su ubicación en la historia. En cuanto a mi representación mental del protagonista, de la que ya comenté en el Leyendo, debo confesar que ha sido un lío bastante gordo, pasando de Kirk a Humphrey, alternativamente, mientras se colaba entre ellos una especie de amalgama de los dos actores. Debería haber leído el libro antes de conocer que fue Bogart quién protagonizó la película, pero esto, además de ser materialmente imposible, sólo me hubiera llevado a pensar que no habían elegido bien el reparto de la película, lo que tampoco sería justo para Bogart.

Resumiendo, y bajando de las ramas, el libro me ha gustado mucho. A pesar de que muchos lectores opinan que no es la mejor novela de este escritor, sí que es una de las mejores novelas en su estilo que he leído, por lo que creo que merece la pena repetir con Dashiell Hammett.