RSS
Entradas
Comentarios

Crimen en la granja

(Ver Leyendo-Ficha Técnica)

Quiero comenzar diciendo que, aunque pueda parecerlo, nada de lo que voy a contar aquí es spoiler. No voy a desvelar nada que la autora no desvele en el primer párrafo del libro, sin olvidarnos de que es un hecho real el que nos cuenta en sus páginas.

Elsie tiene 22 años. Es una chica solitaria y rara, sin habilidades sociales, de difícil carácter, con frecuentes cambios de humor, irresponsable y algo paranoica. Nadie la soporta.

Pero ella quiere casarse. En sus visitas dominicales a la iglesia, se ha fijado en un chico, Norman, algo más joven que ella -18 años-, que ha tenido la mala fortuna de sonreírle un día al cruzarse con ella. A partir de este momento, Elsie preparará un taimado e «infalible» plan para casarse con Norman.

Elsie es astuta e irá tejiendo una red en torno a Norman, en la que irremediablemente caerá y, sin saber muy bien porqué, en nada de tiempo, se verá prometido con una chica a la que no quiere.

Imagen real de los dos protagonistas: Elsie Cameron y Norman Thorne

Imagen real de los dos protagonistas: Elsie Cameron y Norman Thorne

Ella va estrechando el cerco y él se siente más y más asfixiado, pero no sabe como salir de esta trampa en la que ha caído, siente que es demasiado tarde, no puede terminar con esta relación, no sabe como. Y para más INRI, empeorando lo que parecía una situación impeorable, conoce a otra muchacha de la que sí que se enamora. Al final tomará una decisión drástica y definitiva.

Aunque como dije en el Leyendo, en un principio pudiera recordarme a la novela de “A sangre Fría”, lo cierto es que no tiene la calidad suficiente para ser comparada con la novela de Truman Capote. No obstante, es una buena novela. Sobre todo me gustaron los dos personajes principales, que creo que están muy bien retratados.

La granja de Norman, en Sussex, lugar en el que se cometió el crimen

La granja de Norman, en Sussex, lugar en el que se cometió el crimen

Elsie es una persona que, según avanza el libro, cada vez te cae peor y se te hace más odiosa pues, a pesar de que la consideras una enferma mental, lo cierto es que resulta muy desagradable y, por el contrario, Norman es un buen chico, sencillo, amable, trabajador, entregado a su comunidad que, debido al acoso y derribo al que es sometido por Elsie, puedes ver como va evolucionando (o involucionando) hasta llegar a cometer un crimen horrendo.

Puedes sentir en tu piel la locura de Elsie y la angustia de Norman, sobre todo esta última, hasta el punto de que llegas a identificarte con el asesino, pensando que quizá tú, habiendo alcanzado ese nivel de tormento y desesperación, podrías haber hecho lo mismo. Quizá en vez de asesinato, podría haberse calificado de homicidio en defensa propia.

Pero, ¿estaba la vida de Norman en peligro? ¿Corría riesgo de perder la cabeza? ¿Llegó a perderla realmente o asesinó a Elsie con premeditación absoluta? y, sobre todo, ¿fue Norman quien la mató? Desde luego se le juzgó como ejecutor de su muerte, pero aquí la autora de la novela deja entrever la posibilidad de que fuera una jugada de Elsie, un chantaje emocional que le salió mal y tuvo fatales consecuencias.

Norman Thorne, en la sala del tribunal que lo procesó

Norman Thorne, durante el proceso por el crimen de Elsie Cameron

Minette Walters nos va contando el día a día de la relación de esta pareja, de manera que podemos ver sus sentimientos, sus reacciones ante los acontecimientos más o menos importantes de sus vidas, su relación con otras personas… y como todo esto afecta a sus vidas.

Es posible que lo que he leído aquí sobre este crimen sea una opinión muy personal de la autora decantándose por uno de los dos bandos, pues a raíz de una noticia, de un hecho ya juzgado, ha tenido que reconstruir la vida de estas personas, supliendo con imaginación todo aquello de lo que no informan las noticias. Pero a pesar de todo, en el terreno de lo real, con datos sólidos y fehacientes en la mano,  la resolución de este asesinato no está nada clara. Al menos, como dirían en los tribunales de las películas norteamericanas, «más allá de toda duda razonable».

Al margen de lo que nos transmita esta novela, lo cierto es que los hechos son espeluznantes. Os dejo un enlace a un artículo sobre la noticia -que no sobre el libro-, en el que los acontecimientos se narran de otra manera, parecida, pero no exactamente igual. Por si os apetece contrastar opiniones.