RSS
Entradas
Comentarios

un traidor como los nuestros

(Ver Leyendo-Ficha técnica)

Un mafioso ruso, especialista en blanqueo de dinero, quiere pedir asilo político en Inglaterra a cambio de entregar todos sus secretos a la Inteligencia Británica y para ello utiliza a una joven pareja inglesa que conoce durante las vacaciones.

No es que el mafioso esté arrepentido, ni nada de eso, lo hace únicamente por venganza. Dentro del escalafón de la organización criminal a la que pertenece, no ocupa el primer y más alto puesto. Uno importante sí, pero no el primero. El jefe de esta organización, a quien llaman el príncipe, ha asesinado al protegido de Dima, nuestro protagonista mafioso, y él decide vengarse. Sabe que no le puede asesinar, pues está super protegido, y decide entregarlo al enemigo.

Decide utilizar como intermediarios a un profesor universitario británico y a su esposa, una joven abogada, a quienes considera personas íntegras. El profesor consigue ponerse en contacto con dos agentes del servicio secreto británico (a partir de ahora “La Agencia”) quienes estudian y valoran la información, antes de solicitar a las autoridades pertinentes el asilo que Dima y su familia desean.

Pero las historias de espías no se caracterizan por su sencillez. La madeja, en lugar de desliarse, se va liando más y más. En la trama mafiosa de blanqueo de dinero, van apareciendo los nombres de importantes personas, algunas de las cuales incluso trabajan para “La Agencia”. El tema es delicado y las confesiones y acusaciones, deben hacerse con guante de seda.

No creo que sea la mejor novela de John Le Carré, aunque es entretenida y pasas un buen rato mientras la lees, pero, tanto la trama como el desarrollo de la misma, me parecen un poco flojillos. Las casi primeras 300 páginas no tienen el suspense y la tensión que se les supone a las historias de espías, parece más bien una visión de la gestión administrativa británica, lenta y concienzuda. Demasiados personajes secundarios, quizá. Tantos y tan secundarios, en ocasiones parecen prescindibles, que hace que la acción se diluya y el ritmo se ralentice.

La historia gana en intensidad en las últimas páginas, casi al final del libro, cuando el mafioso Dima da el paso, huye de su entorno y se confía a los espías británicos. Empieza el trasiego de información, el esconderse de los malos, el estar siempre a punto de que te descubran…

La resolución de la trama llega de golpe y en un par de páginas la espabila. ¡Qué digo un par de páginas! En la última página resuelve todo el asunto, toda la intriga. El final es tan rápido e inesperado que tuve que leerlo dos veces, pues no me había enterado de nada de lo que había pasado. Todavía no sé si me ha gustado o no la manera en que ha finalizado el libro. Aún lo estoy pensando.

No recuerdo que “El Sastre de Panamá” se pareciera en nada a esta historia, pero tengo un par de novelas más de este autor por casa; quizá les hinque el diente para valorar con mayor conocimiento a este autor.

También puede interesarte...

6 respuestas a “RESEÑA: Un traidor como los nuestros, de John Le Carré”

  1. Ziost dice:

    Pues veo que no te ha entusiasmado mucho. No he leído nada de Le Carré pero sé que este no será el que elija.

  2. @scen dice:

    Yo voy a volver a intentarlo, Ziost, pues recuerdo que el Sastre de Panamá me gustó, me gustó bastante más que la película que la vi después. Otras películas que he visto de sus novelas, me han gustado también, así es que espero que otras me gusten más que esta.
    Un beso.

  3. Ale dice:

    ¿o sea que este libro es un aprobado de pansazo??? me queda claro que hay que comenzar con “El sastre de panamá” entonces…
    un beso,
    Ale.

  4. @scen dice:

    Bueno, quizá a tí no te guste “El sastre…”, Ale: luego no me pidas responsabilidades ¿eh? ;)
    Por cierto, ¿qué es eso de pansazo? Ilústrame, porfa.
    Besos.

  5. Eva dice:

    Hace una de años que no leo a Le Carré que ya ni me acuerdo. No me animo, la verdad.

  6. @scen dice:

    Para todo hay un momento, Eva, . Seguro que un buen día te apetece leer algo de espias y en ese momento el Sr. Le Carré te estará esperando.
    Un beso.