RSS
Entradas
Comentarios

Henders

(Ver Leyendo-Ficha técnica)

Un reality show norteamericano, Sea Life, decide poner a navegar a 40 pasajeros a bordo de un barco de exploración. Los reality shows tuvieron un gran índice de aceptación por parte de la audiencia televisiva, pero lo cierto es que ya empiezan a cansar y los productores están intentando buscar nuevas fórmulas que vuelvan a hacerles revivir su esplendor.

A bordo del Trident, el barco de esta expedición, van distintas personas: Los pasajeros participantes en el reality, el personal de la cadena, los marinos, encargados de manejar realmente el barco aunque la cadena intente hacer creer que lo lleva su propio personal, y unos científicos contratados por la cadena de televisión para hacer más creíble su expedición.

Cuando llevan varios días de navegación y la audiencia va disminuyendo porque realmente no pasa nada, reciben una llamada de socorro de un barco desde la isla Henders. No está en su ruta, llevan un retraso considerable, pero la representante de la cadena está desesperada por subir la audiencia y decide acercarse hasta la isla.

Esta isla lleva el nombre del capitán de navío que, 200 años antes, descubrió esta isla y la situó en el mapa. El navío del capitán Henders llevaba varias semanas persiguiendo a un buque que había sido robado a la armada británica, y las provisiones estaban empezando a escasear. Sobre todo el agua.

En cuanto vieron la isla, enviaron unos cuantos marinos en una barca a intentar buscar agua dulce. El agua la encontraron, pero el marinero que se había adentrado un poco más en la isla, escalando hasta un manantial en la pared de la roca, desapareció entre grandes alaridos de terror mientras pasaba los odres llenos de agua a sus compañeros. Estos huyeron aterrorizados y nunca más volvió nadie a poner un pie en esa isla. Simplemente la ubicaron correctamente en el mapa y la pusieron el nombre de su descubridor.

Todos estos datos los sabemos porque, en el primer capítulo del libro, la acción se sitúa en 1791 y nos narran los hechos como si nos halláramos allí y estuvieran sucediendo en ese momento. Pero el capitán Henders no fue tan explícito en su informe.

Volvamos a nuestro tiempo actual. El Trident se dirige a la isla y descubre un yate varado, desde el que se supone han lanzado el S.O.S. Varios científicos y cámaras de televisión desembarcan en la playa para investigar y, cuando apenas llevan allí unos minutos, son atacados por la flora y la fauna del lugar. Seres terroríficos, inmensamente salvajes y violentos, con una rapidez de movimiento digna de los más fantásticos especímenes inimaginables.

Crédito de la imagen: Web ¡Qué de cosas! Audiolibros

Crédito de la imagen: Web ¡Qué de cosas! Audiolibros

Un ciclón de estos seres de pesadilla se precipita sobre ellos. Un biólogo del equipo en devorado en cuestión de segundos por uno se estos animales que parecieran venidos del infierno. El resto del grupo era atacado por extraños bichos voladores y plantas que parecían animales, sombras difíciles de describir e insectos que se reproducían de manera exponencial en cuestión de segundos. Gritos de horror, muertes espeluznantes, sangre y vísceras volando hacia todos lados. Los pocos supervivientes intentan huir abandonando todas sus pertenencias, incluidas las cámaras de televisión que, hasta este momento, estaba emitiendo en directo.

Sí, en directo es como cien millones de personas vieron estas escenas que, al poco de empezar este ataque, fueron súbitamente oscurecidas.

Sólo dos personas consiguen huir del ataque de estas fieras y lo hacen in extremis. El pánico se extiende entre todos los estratos de la sociedad, aunque, debido a que las imágenes en seguida dejaron de ser claras, muchas personas, sobre todo científicos, apuntan a que todo era un montaje de la cadena para conseguir audiencia.

Dibujos extraídos de los cuadernos de campo de los científicos de la isla

Dibujos de los cuadernos de campo de los científicos de la isla

Pero el superpoderoso gobierno de los Estados Unidos se lo toma muy en serio: El ejército, la CIA, los servicios secretos…todos se ponen en marcha.

Parece un buen argumento, de hecho creo que lo es, pero no me merece más puntuación porque creo que no está bien escrito. Es un libro que he tardado mucho en leer y, si tenemos que cuenta que la acción empieza un 22 de agosto y acaba un 18 de septiembre del mismo año (como figura en los títulos del primer y último capítulos), debería haber tenido un ritmo trepidante, y sin embargo no ha sido así.

No es que me aburriera, pero son este tipo de libros que, cuando dejas de leer, no los echas en falta y casi te obligas a continuar con su lectura. Y, sobre todo, lo que menos me ha gustado es el final. En las últimas páginas parece que empieza a ponerse interesante la cosa, todo resulta más emocionante. Y esperas un final lógico (dentro de lo que es la ciencia ficción), que rematara de manera digna la historia.

Pero no. Me ha parecido un final de un episodio de dibujos animados. Todo acaba Happy-Guay y de manera totalmente inverosímil. Todo lo que se ha esforzado durante el resto del libro en darnos datos científicos para que la historia parezca medianamente pausible, queda destrozado por un final de ficción sin nada de ciencia y sin nada de nada. Ni siquiera es fantástico, mágico o esotérico. Me ha parecido un final ridídulo. Vamos, creo que se ha cargado el libro que, por otra parte ya digo que sin ser malo-malo, tampoco era nada del otro mundo.

.