RSS
Entradas
Comentarios

Hoy leía en prensa una noticia que ya se venía barruntando desde hacía semanas: “El libro electrónico tumba en EE UU a la cadena de librerías Borders”.  La cadena ha tirado definitivamente la toalla en sus esfuerzos por refinanciar la deuda y busca protección en la llamada bancarrota. Los cálculos iniciales pasan por el cierre de una tercera parte del total de sus tiendas.

En aquel país, ya desde los años 90, el mercado de las librerías estaba liderado, por no decir monopolizado, por dos poderosas cadenas: Barnes & Noble y Borders. El verano pasado, Barnes & Noble ya anunciaba el cierre de cientos de tiendas, y ahora le ha tocado el turno a su rival Barnes, que actualmente tiene en funcionamiento cerca de 700 tiendas repartidas por todo el país. ¿El motivo? Parece ser que no es otro que el libro digital. Ya a principios de año, Amazón anunciaba que por primera vez la venta de libros electrónicos en su portal había superado a la de libros de bolsillo.

Hay que tener en cuenta que los hábitos del lector estadounidense no son los mismos que los del lector europeo, eso está claro. Allí se compra mucho más el libro de bolsillo, es más, el libro de tapa dura apenas tiene tirón, o al menos eso dicen las estadísticas. Pero ahora la tecnología digital está haciendo cambiar los aires en el mundo editorial, y el libro electrónico se está introduciendo en el mercado con pasos de gigante.

En mi opinión, a Europa todavía le falta mucho para llegar a este punto, pero no tanto como las editoriales piensan. Se está avanzando mucho y muy deprisa, y el mundo editorial en general no está sabiendo reaccionar con la misma rapidez, se está quedando rezagado y eso les puede traer consecuencias nada deseables. Supongo que esta noticia no les pasará desapercibida, y tomarán debida nota. Como dice el refranero español:

Cuando las barbas de tu vecino veas cortar… pon las tuyas a remojar”.

 

También puede interesarte...

7 respuestas a “El imparable avance del libro electrónico”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Hoy leía en prensa una noticia que ya se venía barruntando desde hacía semanas: “El libro electrónico tumba en EE UU a la cadena de librerías Borders”.  La cadena ha tirado definitivamente la toalla en sus esfuerzos……

  2. [...] This post was mentioned on Twitter by César Jodra, Lilia Cordova. Lilia Cordova said: El imparable avance del libro electrónico http://bit.ly/i6bloL [...]

  3. Natalia dice:

    Jesus, interesante artículo. Es un tema que está en boca de todos… muy popular en estos días
    Confieso que no soy gran amante de los libros digitales (ebooks) , es más nunca tuve uno de ellos entre mis manos, como tampoco he leido gran extención de textos por una pantalla.
    Quizas sea un prejuicio, pero creo que dificilmente una pantalla pueda reproducir la sensación de leer palabras sobre una hoja imrpesa. Me da esa impresión de que entre el texto (en pantalla) y el lector, hay un abismo que los separa.
    Desde ya, creo yo, que uno de los beneficios esenciales de la lectura digital es la preservar la tala de árboles, pero de todas formas preferiria un libro fabricado con otras amterias primas ante un libro digital
    No puedo explicarlo, es una relación , diria yo, afectiva con el libro de papel, de las hojas que marcan el paso del tiempo, los colores, las letras, la tinta, las imágenes ….
    Ustedes que piensan ?

    Saludos a todos :-)

  4. korvec dice:

    Por reyes del año pasado me auto regalé un ebook y desde entonces no he vuelto a coger uno de papel.
    Con eso no quiero decir que vaya a substituirlo por completo, ya que no viste lo mismo que una estantería llena de libros y el placer de rebuscar entre los tenderetes de libros usados a la búsqueda de una lectura de calidad y barata, tampoco lo podrá igualar.

    Pero por otro lado es un sistema cómodo (al leer en el metro o el tren evitas que el incómodo viento al abrirse la puerta te corra las hojas), ecológico y que pienso que en un futuro, permitirá que muchos escritores puedan hacer llegar su obra al público saltándose las editoriales (bastará con ponerlo en descarga directa desde su blog o a cambio de una cantidad irrisoria/simbólica).

    Quizás el futuro esté en los libros de tapa dura (para los más “fetichistas”) y en el ebook, pero pienso que las ediciones de tapa blanda, son las que más acusaran la llegada de estos aparatos.

    Saludotes

  5. Jesús dice:

    Hola Natalia. Entiendo tu postura hacia el libro digital y sus soportes de lectura. A mi me pasaba algo parecido, pero este verano me regalaron un lector digital de los que utilizan la llamada “tinta electrónica” y después de usarlo cambié por completo de idea. Es cómodo, práctico, y la lectura en él es muy cómoda, no notas diferencia alguna con la lectura en el libro tradicional. En fin, que pasé de la noche a la mañana de ser un fiel defensor del libro de papel, a ser un fiel defensor del libro digital. Eso sí, la lectura debe ser en un soporte adecuado, los que utilizan la tinta electrónica, son al día de la fecha, y a mi gusto, los mejores. Un saludo.

    Saludos Korvec. Como le digo a Natalia, a mi me pasó algo parecido. Desde que tengo el lector digital todo lo que puedo lo leo en ese soporte, es mucho más cómodo. Sin duda alguna el libro digital y estos “cacharros” son el futuro, y a mi juicio, futuro próximo.

  6. korvec dice:

    Pues la verdad es que sí. En el tren y el metro (medios de los que soy asiduo) es cada vez más habitual ver viajeros leyendo libros electrónicos.

    Saludancias

  7. Ale dice:

    a mi me gustan mucho los libros del papel, pero en el último mes saqué dos cajas de casa con libros que he leído y no tenía intenciones próximas de releer. Me faltaba espacio y preferí regalarlos y que siguieran circulando por ahí. Esto no ha evitado que siga comprando libros (de hecho, había que hacerle espacio a los nuevos) y sin duda, mi lector electrónico ayuda a que no se acumulen en casa. No es mi lectura preferida (como Natalia, me gusta más el papel) pero es comodísimo, encuentras títulos por los que ya no hay que pagar nada (como los clásicos). Próximamente saldremos de viaje y él irá conmigo y en él llevo ciento y pico de libros, cosa imposible de hacer si los llevara en físico. (No pienso leer tantos, pero más vale que me sobren y no que me falten jajaja)
    un abrazo,
    Ale.