RSS
Entradas
Comentarios

Hace cerca de dos años que en este mismo blog publicaba una entrada dedicada a la literatura erótica bajo el título Diez joyas de la literatura erótica. Desde entonces han sido muchos los comentarios que los lectores han dejado recomendando alguna lectura en concreto sobre este género.

He hecho una recopilación de todas estas recomendaciones  y he querido traeros hasta aquí algunas de ellas. Abarcan un amplio abanico de tiempo, desde el siglo XVIII hasta nuestros días. Son obras que en su gran mayoría no he tenido el gusto de leer, y por tanto no puedo daros mi opinión personal. Insisto en que son recomendaciones de nuestros lectores, y precisamente por ello, he querido traerlas hoy hasta aquí.

Os dejo con ellas.

Justina o los infortunios de la virtud, del Marqués de Sade

Justina o los infortunios de la virtud es una novela de Donatien-Alphonse-François de Sade, más conocido en el mundo de la literatura como Marqués de Sade. La obra fue escrita por el Marqués durante una de sus prolongadas estancias en la prisión de la Bastilla y es una de las más importantes e influyentes de su autor, junto con Los 120 días de Sodoma y La filosofía en el tocador. La primera versión de esta novela, mucho menos extensa que las posteriores, llevaba por título simplemente Los infortunios de la virtud, y fue escrita en el año 1787. Tras su salida de prisión el propio Marqués entrega a la imprenta en 1791 una segunda versión más explicita y más amplia. Una tercera versión aparecería en el año 1797 bajo el título La nueva Justina o los infortunios de la virtud.

La publicación de esta novela supuso un enorme escándalo en la época y suscitó las más virulentas críticas, convirtiéndose en una obra maldita que circuló clandestinamente durante todo el siglo XIX. No fue hasta mediados del siglo XX cuando se pudo normalizar su publicación.

En la obra se observan claramente dos niveles de contenido, por un lado las escenas de violencia sexual y por otro, los razonamientos a través de los cuales los personajes tratan de justificar tal violencia.

 

Memorias de una pulga, de autor anónimo

Esta obra fue publicada por primera vez en Gran Bretaña en 1881, y traducida al francés nueve años después. En España no haría su aparición hasta un siglo más tarde.

El desconocido autor de esta autobiografía describe con asombrosa libertad las lujurias y perversidades más prohibidas por la estricta moral victoriana, al tiempo que arremete contra la hipocresía de la Iglesia y las costumbres sexuales de la época.

Es la historia de una pulga, o mejor dicho, de todo lo que esa pulga ve desde el memorable día en que escogió para vivir la nívea pierna de Bella, una encantadora e inocente jovencita que acudía a la iglesia acompañada de su tía. Con la avidez de un voyeur, la pulga asistirá a la iniciación de Bella en el arte amatorio con su amigo Charlie. Pero, sorprendidos por el cura confesor -el padre Ambrose-, éste ofrecerá a la joven, a modo de penitencia, la oportunidad de convertirse en la “elegida” para saciar los santos deseos del sacerdote. A partir de este encuentro de Bella con el padre Ambrose, la lascivia de la joven, de incipiente voluptuosidad, se desboca: decidida a disfrutar de esos placeres recién descubiertos, no parará hasta implicar a su tío. Fiel a Bella, la pulga seguirá las andanzas de tío, sobrina y confesor, que se dedican a pervertir, juntos o separados, a cuantas personas se les antojan deseables, mientras, en un crescendo, se suceden las escenas más lúbricas y desaforadas de la literatura erótica.

 

Confesión sexual de un anónimo ruso, de autor anónimo

Del autor de esta obra tan sólo se sabe que procedía de Ucrania, había emigrado a Italia para estudiar ingeniería y más tarde había fijado allí su residencia.

El psicólogo y sexólogo británico Henry Havelock Ellis recibió esta obra del erotismo escrita en francés en 1912, y, debido a su interés testimonial, la incluyó en el sexto tomo de la edición francesa de sus Estudios de psicología sexual en 1926. El manuscrito que su anónimo autor remitió a Ellis lo encabezaba con el siguiente texto: «Al saber, por sus obras, que usted cree de provecho para la ciencia el conocimiento de ciertos rasgos biográficos referentes al desarrollo del instinto en algunos individuos, normales o anormales, se me ocurrió hacerle llegar el relato de mi propia vida sexual. Mi relato tal vez no sea muy interesante desde el punto de vista científico, pero sí tiene el mérito de ser de una exactitud y una veracidad absolutas; es además muy completo».

En este diario, el anónimo ucraniano nos relata minuciosamente su tendencia voyeurista y sus aventuras sexuales con jovencitas, descubriéndonos además una insospechada Rusia.

Al parecer, este diario fue la inspiración de Vladimir Nabokov para elaborar el personaje de Lolita, una de sus principales obras.

 

Trópico de Cáncer, de Henry Miller

Esta obra fue publicada por primera vez en París en el año 1934 siendo inmediatamente censurada por las leyes estadounidenses por obscena y pornográfica. No fue hasta el año 1961 cuando por fin pudo ver la luz en ese país.

La obra narra las peripecias de un álter ego del autor en Paris en los años previos a la segunda guerra mundial. El equilibrio entre las peripecias de una vida bohemia (marcada por las experiencias sexuales y el desenfreno etílico) y las reflexiones acerca de la situación del ser humano individual en un mundo en crisis es uno de los aspectos que lo convirtió inmediatamente en una de las novelas más apreciadas por la crítica literaria de su época.

Es famosa por su sincera y gráfica forma de describir el sexo, y es considerada una de las obras maestras de la literatura anglosajona del siglo XX.

 

Delta de Venus, de Anaïs Nin

Se trata de una serie de relatos cortos que fueron escritos en la década de 1940 por encargo de un excéntrico coleccionista de libros que insistía en pedir «menos poesía» y descripciones más explícitas en las escenas sexuales, pero que no vieron la luz hasta los años setenta.

Todos ellos están ambientados en torno al París de la época e hilados por la aparición recurrente de personajes comunes de distinta importancia según cada cuento. Ofrecen una visión libre de las relaciones humanas, en la que el erotismo y el ansia de placer no excluyen la belleza, el sentimiento, la amistad y la búsqueda de la autenticidad.

Basándose en esta obra, en el año 1995 el director de cine estadounidense Zalman King dirigió la película que lleva el mismo nombre y que fue interpretada por Audie England en el papel de Elena, una bella escritora que decide marchar a París en busca de fortuna. Allí recibirá una singular oferta de un coleccionista de relatos eróticos. Ella accede a la proposición y comenzará una brutal odisea de sexo que le llevará a la satisfacción de todos sus deseos carnales.

 

¿Qué es Teresa? Es… los castaños en flor, de Jean Pierre

Publicada por primera vez en Francia en 1974, se distribuyó bajo mano, por lo que evitó en un principio las censuras de que sería objeto más tarde. Pero ¿quién o qué es Teresa? Al acabar la novela, quizá podamos contestar, como el protagonista: Teresa es… los castaños en flor.

Teresa es una joven adorable que estudia filosofía, cuyo novio, Philippe, estudiante de ingeniería, se casará con ella en cuanto se licencie. Pero Francis, hermano menor de Philippe, cae, a sus diecisiete años, bajo el embrujo de Teresa. Al atardecer, los tres ponen discos, fuman, charlan, bailan… ¿Se prepara una tormenta? En absoluto. Teresa no rechaza los acercamientos, cada vez menos tímidos, de Francis. Y, al cabo de unos meses, es Teresa la que quiere atraer a su inexperto futuro cuñado… ¿Hacia dónde? Hacia un poético mundo lleno de ternura donde la inexperiencia adolescente se transforma en gracia erótica, y donde la libertad es el camino por el que poco a poco irá internándose Francis —acompañado de Teresa, de Philippe y de las amigas y amigos de su «maestra»— para experimentar, en su envidiable iniciación en el sexo, una amplísima gama de vivencias que jamás olvidará.

 

Elogio de la madrastra, de Mario Vargas Llosa

El recientemente galardonado Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, escribió esta novela erótica en 1988. Se publicó ese mismo año obteniendo un gran éxito entre los lectores y la crítica.

En Elogio de la madrastra, Mario Vargas Llosa, presenta una red sutil de perversidad que poco a poco va enredando y trastocando la armonía y felicidad extraordinarias que unen, en la plena satisfacción de sus deseos, a tres personajes: la sensual doña Lucrecia, la madrastra; don Rigoberto, el padre, solitario practicante de rituales higiénicos y fantaseador amante de su amada esposa; y el inquietante hijo de don Rigoberto, Fonchito, cuya angelical presencia y anhelante mirada parecen corromperlo todo.

Una reflexión múltiple sobre la felicidad, sobre sus oscuras motivaciones, y los paradójicos entresijos del poder corrosivo de la inocencia, impregna toda la obra, desde la primera hasta la última página.

 

La Almendra, memorias eróticas de una mujer árabe, de Nedjma

Se trata de las primeras memorias eróticas de una mujer árabe. Para poder enfrentarse a los temas que plantea esta autobiografía, la autora se ha visto obligada a utilizar un seudónimo. Sólo se sabe que es una mujer de unos cuarenta años y que vive en un país magrebí. El nombre de Nedjma es el de una legendaria amazona de la poesía argelina, convertido en símbolo de liberación sexual para muchas mujeres magrebíes.

En 1962, en el pueblo marroquí de Imchouk, con tan sólo diecisiete años, Badra, la protagonista de esta historia, debe casarse con un notario cuarentón que ya ha repudiado a sus dos esposas anteriores. Para huir de este matrimonio infeliz, decide marcharse a Tánger, donde su vida cambia totalmente. Allí aprenderá a gozar de su cuerpo y conocerá el verdadero amor en la persona de Driss, un joven y seductor cardiólogo.

 

Alma Mater, de Rita Mae Brown

En esta novela, publicada en el año 2002, Rita Mae Brown ha plasmado la vitalidad de la poderosa sensibilidad sureña y de unos personajes que se enfrentan a profundos conflictos emocionales. El repentino e intenso descubrimiento que sobre sí misma realiza una joven, y todos los problemas y placeres físicos que eso conlleva, es el eje sobre el que se construye esta valiente historia.

Todos en el campus conocen a Victoria Savedge, “Vic”. Su belleza de pelo negro azabache y metro ochenta de estatura no pasa inadvertida entre los adoquines de la universidad, sobre todo cogida del brazo de Charly Harrison, la estrella del equipo de fútbol de la universidad e hijo de una de las familias más distinguidas de Virginia. Al comienzo de su último curso en la universidad, el futuro de Vic está ya planeado al detalle, se casará con Charly y desempeñará el papel de la abnegada esposa de un político. Pese a su inteligencia y a estar dotada de cierto espíritu de rebeldía, lo cierto es que Vic no se plantea ninguna otra opción… hasta que conoce a una mujer llamada Chris. Recién llegada de Vermont, Chris desconoce por completo las costumbres y actitudes sureñas. Cautivada de inmediato por la belleza y la poderosa personalidad de Vic, empieza a sentirse atraída por la totalidad de la peculiar pero encantadora familia Savedge. Sin embargo, la amistad que une a las dos jóvenes va más allá de la simple camaradería estudiantil entre dos universitarias, pues ninguna de ellas puede resistirse a la atracción mutua que sienten, lo que se convierte en una pasión que cambiará para siempre el curso de sus vidas.

 

Dominada por el deseo, de Shayla Black

Dominada por el deseo, es el primer título de la saga denominada “Guardasespaldas”, al que le siguen Fantasía Prohibida, Delicioso, y Surrender To me, éste último aún no publicado en español.

Morgan O’Malley ha sido testigo de muchas cosas extravagantes como presentadora de un programa de televisión sobre sexo. Pero nunca había conocido a un hombre como Jack Cole, un reconocido maestro de las artes eróticas que desea proporcionarle todo aquello por lo que ella suspira en secreto.

Aunque Jack es guardaespaldas y pretende protegerla del acosador que la persigue, Morgan no se siente en absoluto segura en su presencia. Cuando comienza a participar en los juegos sexuales que él le propone, que la someten a su voluntad, intuye que sus motivos no son tan inocentes como parecen, pero no imagina lo personales que pueden llegar a ser. Y así, seduciéndola, dominándola, Jack hará realidad sus más profundas fantasías…

 

Y estos han sido los diez títulos seleccionados que nuestros amigos no han recomendado. Espero que os gusten y que disfrutéis de su lectura.