RSS
Entradas
Comentarios

La hora de las sombras, Johan Theorin.

La hora de las sombras, Johan Theorin.

Terminada la lectura del libro, he de reconocer que me ha gustado bastante. Pensé que iba a ser un thriller típico, de los de Antena 3 a la hora de la siesta, pero la verdad es que me ha atrapado desde el primer momento, desde la primera hasta la última página.

En la isla de Öland, al este de Suecia, un niño de seis años se escapa de la casa de sus abuelos donde estaba veraneando y se extravía en la niebla,  desapareciendo sin dejar rastro. Las partidas de búsqueda no hallan al niño ni vivo ni muerto y determinan que se ahogó en la playa, y que su cuerpo debió ser arrastrado por las olas mar adentro.

La isla de Öland, al este de Suecia.

La isla de Öland, al este de Suecia.

Veinte años más tarde, Julia, la madre del niño, no ha conseguido rehacer su vida. Está de baja laboral por depresión, lleva años sin hablarse con el padre del niño, bebe más de lo que le gusta reconocer, y vive revolcándose en angustia, dolor y pesadillas. Un día, recibe la llamada de Gerlof, su padre, que reside aun en la isla, en una residencia de ancianos. El abuelo le dice que ha recibido por correo en un sobre sin remite una de las zapatillas del pequeño, y que cree tener alguna pista de lo que pudo suceder aquel día.

Julia se trasladará a Öland, en busca de respuestas. Junto con su padre, intentará tirar del hilo para descubrir qué fue lo que pasó realmente ese fatídico día, y en el camino oirá hablar de Nils Kant, una especia de hombre del saco local, que mató en su día a algunas personas y huyó al extranjero. Pero, ¿realmente se fue para no volver?.

Es fácil perderse en la niebla.

Es fácil perderse en la niebla.

La novela utiliza un sistema de capítulos alternos para contarnos la historia presente de Julia y su padre, y por otro lado, la historia de Nils Kant desde mediados de los años treinta, hasta que finalmente, ambas historias convergerán en un punto en el que nada parece ser lo que realmente es.

La descripción de lugares y personajes está muy bien trabajada. Se nota que el autor conoce tanto las profesiones de las que habla (cantero, pescador, armador), como los lugares que nos describe. De hecho, al final de libro incluye una serie de fotografías de las personas en las que se basó para construir sus personajes, como su abuelo, capitán de barco; su tío, marinero buscavidas o el tio de su abuelo, pesacador y cantero.

El ambiente resulta bastante opresivo a pesar de tratarse de amplios campos abiertos, pero la niebla, el mar que rodea todo, el frio y otros elementos, como los campos de lapiaz, resultan bastante agobiantes. Además, el pueblo en el que vivían los protagonistas, ahora practicamente deshabitado, alberga una serie de personas bastante hostiles con los extraños, sobre todo venidos del continente.

El lapiaz, omnipresente en la novela.

El lapiaz, omnipresente en la novela.

La historia empieza y termina con el libro. Al formar parte de una saga de cuatro libros denominada «El cuarteto de Öland», me preocupaba que se tratase de una tetralogía con una historia que continuase a los largo de los cuatro, pero no es el caso. El libro puede leerse de forma independiente. Un punto a favor.

Os recomiendo sin dudarlo su lectura. Creo que pasaréis un buen rato entre sus páginas. Me da que los suecos han encontrado un lugar en la literatura de intriga, ya que parece que estamos viviendo la edad de oro de los thrillers suecos.