RSS
Entradas
Comentarios

El ángel perdido

(Ver leyendo-Ficha técnica)

Noche de Todos los Santos. Catedral de Santiago. Julia Álvárez está trabajando en la restauración del Pórtico de la Gloria. Un desconocido ha entrado en la catedral y mientras ella intenta averiguar quién es, entra un segundo personaje en la catedral que se lía a tiros con ellos.

Éste segundo intruso era el coronel Allen, de los servicios secretos estadounidenses, que venía a buscar a Julia para decirle que Martin Faber, su marido, ex-agente norteamericano con valiosísima información confidencial de alto nivel, ha sido secuestrado y que necesita de su ayuda para intentar rescatarle. Nicholas Allen le habla de unas piedras, dos poderosas adamantas que poseen Julia y su marido. Estas adamantas tienen cualidades muy especiales, poderes electromagnéticos,  y también un “pelín mágicos y esotéricos”. Allen cree que si Julia, que tiene el poder de la visión y la capacidad de activar estas piedras (no olvidéis que estamos en tierra de meigas), activa su adamanta para conseguir que “hable”, la piedra que posee Martin le “responderá” lanzando una emisión electromagnética que los servicios secretos podrían detectar vía gps, de manera que serían capaces de triangular la posición en que se encuentra y le podrían rescatar.

Julia está aún intentando asimilar toda esta información, cuando una poderosa fuente de energía de origen desconocido, les deja inconscientes y Julia es secuestrada. ¿Por quién? Por miembros de la organización a la que pertenecía el primer individuo que entró en la catedral.

Cuando recobra el conocimiento estos le cuentan que son ellos los que quieren realmente rescatar a su marido, que el otro es “el malo”.  El que parece que dirige la operación es un hombre al que Julia reconoce por haberle visto en su boda hace unos años. Él se identifica como amigo de su marido y le da una serie de datos que convencen a Julia. Ellos también quieren que Julia active su adamanta para localizar la de Martin, y por ende, al propio Martin.

Urim y Tumin: Dos adamantas de origen divino utilizadas para obtener revelaciones del Señor. Son muy usadas por los alquimistas.

Urim y Tumin: Dos adamantas de origen divino utilizadas para obtener revelaciones del Señor. Son muy usadas por los alquimistas.

Parece que son dos las organizaciones que persiguen a Julia con propósitos similares, cuando aparece una tercera: Miembros de la Oficina del Presidente de los Estados Unidos, consejeros y asesores personales, están también tras las piedras mágicas. Y a esto se suma la policía española.

Avisados justo antes del incidente en la catedral por unas luces que hacían pensar en un incendio dentro del templo, llegan justo cuando se produce el tiroteo. Intentan hacerse cargo de la investigación pero son desplazados por el servicio secreto norteamericano. Rumiando su malestar se encuentra el inspector Figueiras, cuando varios de sus agentes son asesinados por los secuestradores de Julia (daños colaterales, parece ser). Decidido a intervenir en esta investigación, es patético ver como los esfuerzos de la policía española, se muestran inútiles ante todo el despliegue de recursos del resto de organizaciones que quieren involucrarse.

Al llegar a este punto, la historia, que empezó con un interés y un ritmo veloz de lectura imposible de abandonar, se vuelve un poco farragosa. La acción se divide en varías líneas de actuación diferentes y la narración salta de una a otra constantemente. Sólo cuando estas diferentes líneas convergen nuevamente en una sola, el ritmo de la novela vuelve a ser trepidante, culminando con un final que me resultó inesperado y realmente sorprendente, lo que siempre es de agradecer en una novela. Toda la acción transcurre en apenas un par de días, con lo que os podéis hacer una idea sobre la velocidad a la que se desarrollan los hechos.

Escalera de Jacob

Escalera de Jacob

El ángel perdido es una historia de magia y fantasía: Relatos bíblicos, Noé, el diluvio, ángeles, profetas, dioses, castigos divinos, escaleras al cielo… Quizá las personas muy religiosas o muy creyentes lo vean de otro modo, pero para mí es sólo esto. También tengo que decir que el autor es bastante respetuoso con estas creencias, con estos relatos bíblicos y mitológicos, a los que reviste con un manto de credibilidad, al estar la  historia fantástica está ubicada en un marco real, con datos históricos, científicos, personajes que existen o han existido, todos fácilmente comprobables. No obstante, al final del libro nos cuenta qué datos son reales y cuales no.

No quiero daros más detalles, a pesar de que podría estar hablando de este libro durante horas. Puede parecer que os he contado demasiado, pero os puedo asegurar que no es ni una mínima parte de todo lo que pasa en esta novela, llena de personajes reales y fantásticos, de leyendas, de historia, de aventuras, de tensión, intriga…

El arcangel Uriel

El arcángel Uriel

A pesar de que el autor nos dijo que había muchos más datos ciertos de los que parecía, a mi me parece un relato de imaginación desbordante. Eso sí, se nota que está muy bien documentado, lo que hace que la narración tenga una gran solidez. La puntuación que me merece es la máxima que le puedo dar pues, a pesar de esos capítulos algo más difíciles de seguir, la historia me parece original, interesante, bien construida, los personajes son bastante consistentes, y sobre todo, por el final, que creo que le da un valor añadido al resto del libro.