RSS
Entradas
Comentarios

Odio, David Moody.

Odio, David Moody.

Interesante novela. Y frenética, vive Dios. No me ha dejado respirar ni un instante mientras la he estado leyendo, con un ritmo acelerado que te pone a mil. ¡Que locura!.

Como ya adelantamos en la lectura inicial, el libro nos cuenta un estallido de violencia inexplicable que hace que las personas se ataquen entre sí. No hay mucho más que contar, porque ni se nos explica por qué sucede, ni hay sorpresas a lo largo del libro, ni giros argumentales (bueno, alguno sí, pero tampoco nada espectacular) ni nada por el estilo. Simplemente va describiendo como la violencia va aumentando en modo de espiral, y como alcanza grados increíbles.

El hilo conductor de la novela es Danny, un empleado municipal que trabaja en la oficina de multas, casado y con tres hijos pequeños, que ve como todo va cambiando a su alrededor de forma inexplicable, hasta que finalmente la ira entrará en su pequeño círculo.

Cada capítulo del libro nos va contando la vida cotidiana de Danny, como discute con su mujer, como le putean en el trabajo, sus traslados en el metro, disfrutando de un concierto, etc. Pero antes de cada capítulo, hay una entrada en cursiva, que nos narrará episodios de violencia esporádicos e inexplicables, que en un principio no tendrán ningún tipo de relación con la vida de Danny, pero que irán entrando en forma de comentarios en los corros del trabajo, en las noticias de la tele, etc., luego presenciaran en directo alguno de ellos, hasta que al final, serán protagonistas de los mismos.

Los episodios de violencia son bruscos e inmediatos. Vas tranquilo por la calle camino al trabajo, y de repente sientes que tienes que matar a una persona con la que te cruzas antes de que ella te mate a tí. Y lo haces sin ningún tipo de remordimiento. Es una cuestión de supervivencia. Claro está, la otra persona no sabe nada de eso, sólo ve como un tipo con la cara desencajada se lanza sobre el y le empieza a golpear la cabeza contra el capó de un coche hasta que todo se hace borroso…

Estos episodios, que al principio son esporádicos y separados en el tiempo y lugar, se irán tornando cada vez más frecuentes y generalizados, hasta tal punto que en las noticias sensacionalistas bautizan a las personas agresivas como “los hostiles”, y el gobierno reparte panfletos para intentar minimizar los daños… “No salga de casa si no es necesario, si se cruza con alguien no le mire a los ojos para evitar que con el contacto visual se active el brote violento, tengan en sus casas una “habitación del pánico” por si alguno de los miembros de su familia se vuelve un hostil…”. Finalmente, los militares tomarán las calles para garantizar el orden, pero claro, ellos también son susceptibles de “cambiar”, y además van armados.

El final me sorprendió, porque queda demasiado abierto, dejando muchísimos temas sin resolver. De hecho, busqué en Internet a ver si había una continuación y, ¡oh sorpresa!, es una trilogía. ¡Cómo me cabrea enterarme de esto cuando acabo un libro!. Además, para más inri, parece que no se han editado en castellano los otros dos libros. El segundo libro se titula “Dog Blood”, y me da que el tercero (una precuela a “Dog Blood”  titulada “Everything and nothing”) aun no está ni escrito.

Una curiosidad sobre los “hostiles” (”haters” en el original, como el título del libro), es que no son animales sedientos de sangre, ni seres inconscientes infectados o similar. Son prefectamente conscientes, humanos, y racionales. Simplemente han de matar a los “no hostiles”, pero entre ellos se relacionan perfectamente, comen, fuman, beben, etc. No se comen a la gente cual zombies malandrines ni nada por el estilo. De hecho, se preocupan por el bienestar de sus hijos… de sus hijos hostiles como ellos, claro, a los otros los matan.

Además, le puede suceder a cualquiera; hombre, mujer, adulto, niño, joven, viejo, rico, pobre. Tu podrías ser el próximo. Recomendable novela. El único pero, lo de la secuela… vaya faena.

Las entradas más populares

5 respuestas a “RESEÑA: Odio, de David Moody”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Interesante novela. Y frenética, vive Dios. No me ha dejado respirar ni un instante mientras la he estado leyendo, con un ritmo acelerado que te pone a mil. Que locura!. Como ya adelantamos en la lectura inicial, el libro no……

  2. @scen dice:

    Pues parece una epidemia que se parece tanto a la de zombis, como los humanos a los monos: Deben tener un ancestro común.
    Seguro que dentro de nada veremos un libro titulado: “La madre de todas las epidemias”. Del mismo modo que de la Caja de Pandora, de ella habrían nacido distintas epidemas que en la actualidad hacen peligrar nuestra sociedad.
    O quizá sean procedentes del espacio exterior. Quizá cada una de estas epidemias viene de un planeta distinto de nuestro sistema solar o de otro cualquiera. Quizá eran virus/seres inofensivos que al contacto con nuestra atmósfera cada uno ha transmutado en una epidemia diferente. Dependiendo de su propio ADN -o lo que sea-, al contacto con nuestro sistema de vida, varían para atacarnos de una manera u otra.
    No sé cual de las dos opciones me gusta más, la extraterrestro o la madre de todas las epidemias. Tendré que pensarlo.
    Si a algún escritor le gusta esta idea como materia prima para un libro, se la cedo. Sólo quiero a cambio un ejemplar de ese libro, debidamente encuadernado, es decir, en tapa dura. :D
    Besos (pero sólo para los no hostiles… al menos de momento Mhwahahaha.)

  3. [...] This post was mentioned on Twitter by David Moody, César Jodra. César Jodra said: RESEÑA: Odio, de David Moody http://bit.ly/hHFNXk [...]

  4. Ziost dice:

    Interesante argumento aunque eso de que no tenga casi sorpresas y sobre todo que sea una trilogía sin acabar le quita a mi parecer interés. Jaja muy buenas tus teorías ascen, quien sabe a lo mejor a alguien le inspiran, escribe un best-seller y en reconocimiento el autor te da un porcentaje.

  5. César dice:

    Anda coñe, si nos ha “retwitteado” el propio autor. Mola.

    Pues no Ascen, no se parece en lada a los zombies. No son ataque con las manos y los dientes de forma descontrolada. A veces simplemente conducen su coche y se desvían para atropellarte, o se lian a tiros contigo, o te clavan un cuchillo. Es violencia salvaje, pero no animal.

    Sí Ziost. Si leo mi reseña parece que el libro no tiene ningún elemento de interés, pero si nembargo no puedes dejar de leerlo. La propia historia, aunque sin sorpresas, engancha bastante.