RSS
Entradas
Comentarios

El principe de la mafia, de Vito Bruneschi

(Ver Leyendo-Ficha técnica)

Esta es la historia de un terrateniente de un pequeño pueblo de Sicilia, Salemi, que forma parte de la cosca del lugar, lo que nosotros llamaríamos la  familia mafiosa del pueblo. La narración se remonta casi a los orígenes de esta organización,  un poco antes de la II Guerra Mundial, cuando en Italia gobernaba Mussolini, el fascismo estaba en auge y las relaciones de éste con Hitler empezaban a ser francamente peligrosas. Un hecho puntual, la masacre de una familia ocurrida en 1920, es el detonante de todo lo que nos cuenta Bruschini, aunque la historia como tal ocurre 19 años después. Los primero capítulos van alternándose en la narración de los sucesos. Esto, en un principio me resultó un poco lioso, pero son pocos capítulos, están bien fechados en el título del propio capítulo y te ubicas enseguida.

El Fascio, en este caso el Fascio siciliano, uno de los más importantes, da un gran poder a sus cachorros. Casi todos su miembros son reclutados entre jóvenes delincuentes, salvajes, violentos y sin posición social, lo que hace que no sean capaces de asimilar tal poder y actúen de manera impune, bárbara y caprichosa, para su satisfacción personal. Pero son los «soldados» que necesita el partido gobernante para imponerse a cualquier otro tipo de fuerza política o policial, sabiendo que a cambio de tanto poder obtienen obediencia ciega.

Esta situación política es incómoda para la mafia, que pierde toda su capacidad de maniobra y ve como sus reglas, su organización social y el estamento en que cada miembro se encontraba posicionado, ya no vale para nada. De hecho, estos jóvenes fascistas aprovechan su nuevo estatus para vengarse de cualquier contratiempo, cualquier ofensa o humillación que hayan podido sufrir por parte de los jefes mafiosos o su gente.

1922: Marcha  sobre Roma que Mussolini y sus “camisas negras”, inicio del Fascismo italianao

1922: Marcha sobre Roma que realizaron Mussolini y sus “camisas negras” (en este caso no tan jóvenes como en el libro), inicio del fascismo italiano.

Así está el país cuando nuestro protagonista, el príncipe Ferdinando Licata, un terrateniente mafioso, sí, pero con clase, con un código particular de honor, pero honor al fin y al cabo, al que sus hombres y el pueblo en general quieren y respetan, se ve inmerso en una encerrona que le preparan los camisas negras, nombre que daban a los fascistas, por ser éstas parte de su uniforme. En el último momento consigue huir a Estados Unidos gracias a un chivatazo de uno de los hombres fieles al príncipe.

Allí pretende vivir tranquilamente, con su sobrina y la familia de ésta, que regenta un restaurante italiano. Pero el destino es implacable y le persigue allende los mares y nuestra historia pasa a ser ahora la de la «cosa nostra» newyorkina.

Creo que es una novela excelente, con unos personajes muy bien creados y una historia cuya progresión me parece inevitable, creo que sucede lo que tiene que suceder. Esto me gusta en la novelas pues me parece que los escritores no dejan nada al azar, tienen todas las situaciones pensadas, valoradas y han atado hasta el más mínimo detalle. No tiene personajes de más ni de menos, y todos resultan bastante reales.

Leí en la publicidad del libro que ya no íbamos a echar de menos a Mario Puzo. Lo valoré como lo que parecía que era, publicidad, pero os puedo asegurar que este libro es un digno sucesor de «El padrino». El título original es «The Father» (El padre), pero me gusta más el que le han puesto para su comercialización en España, pues aunque no suele parecerme bien que modifiquen el título que el autor ha querido dar a su obra, en este caso ayuda a que no se preste a comparaciones innecesarias con el libro de Puzo.

Es cierto que trata de una historia de la mafia, de un jefe mafioso, emigrante siciliano, de un Don (en este caso se hace llamar U patri – el padre) y de toda su “familia”, de las guerras entre clanes y con personajes tan conocidos como Lucky Luciano, mafioso omnipresente en cualquier relato de esta organización que se precie.

Foto policial del verdadero rey de la mafia: Lucky Luciano

Foto policial del verdadero rey de la mafia: Lucky Luciano

Pero a pesar de estas similitudes, no creo que tenga nada que ver con la historia de Don Vito Corleone y no me parece que esté “sospechosamente inspirada” en ella. Es una nueva novela que, como he dicho, no tiene nada que envidiar a la de Mario Puzo, de la que me declaro ferviente admiradora, tanto en versión literaria como cinematográfica.

¡Ah!, se me olvidaba decir que este libro tiene índice. Pensaba yo, tras mis últimas voluminosas lecturas que carecían de él, que las editoriales habían abandonado recurso tan apreciado por mí, pero no es el caso. Además debo decir, en favor de esta publicación, que a pesar de estar editado en rústica, es cómodo de leer y ni se desgaja, ni «cruje» .

Sé que, cuando comenté que el libro de «La caída de los gigantes« crujía, hubo quien se molestó y me dijo que decir esto no era reseñar un libro. Quizá tengan razón, pero cuando hablo de un libro,  hablo del contenido y, si me parece relevante, también del continente. Y me parece que, el que un libro sea cómodo de leer, es muy importante.