RSS
Entradas
Comentarios

El médico de Ifni, de Javier Reverte.

(Ver Leyendo-Ficha técnica)

Una elegante mujer de Madrid, joven, soltera (divorciada), independiente,  moderna y sin ataduras afectuosas, ni de amantes, ni familiares, (a pesar de que tiene una pareja más o menos estable y su madre vive aún) recibe la visita de un hombre que le anuncia la muerte de su padre, un padre al que no ha conocido nunca, del que sólo tiene una foto que le dio un día un hombre, al que vio en una única ocasión, cuando era muy pequeña y que resultó ser su tío paterno.

El portador de la noticia es un saharaui, miembro del Frente Polisario y que habla de su padre con cierta reverencia. Conmocionada por la noticia y con sentimientos encontrados con respecto a su padre, Clara, la protagonista, decide ir hablar con su madre –con la que no se lleva nada bien y a la que trata con cierta dureza- para exigirle que le hable de su padre, figura casi inexistente durante toda su vida y a la que mitificó durante un breve lapso de tiempo de su infancia, pero que luego decidió enterrar en el olvido.

Su madre no quiere hablar de él, se la ve incómoda, nerviosa y Clara sospecha que oculta algo, lo que la solivianta sobremanera. Decide averiguar la dirección de aquel tío paterno que le dio un día la foto, para intentar averiguar todo lo que su madre no la cuenta y se topa con una situación similar, un rehuir las respuestas, medias verdades, rodeos y situaciones poco claras.

Vista la situación, que poco o a poco consigue irritar a Clara hasta el punto de odiar a todo el que la rodea, decide ir al foco de la noticia y viaja al Sahara, allí donde vivió y murió su padre, para intentar comprender al hombre que le dio la vida, pero que luego no mostró nunca el más mínimo interés por conocerla,  un médico militar español, destinado en el Africa colonial, que enamorado de esa tierra y de la causa saharaui, durante la Marcha verde, deserta del Ejército para unirse al Frente Polisario y no volvió jamás a España.

Mucho más entretenida de lo que esperaba, se lee bastante bien y rápido, no obstante ha ido perdiendo fuelle desde la mitad y hasta el final, pero quizá es que porque empieza bastante interesante, entrando en materia desde la primera línea del texto y esta intensidad es difícil mantenerla hasta la última página.

El final me gustó, creo que es lógico, aunque inesperado y se divide en dos partes: se inicia en la primera página y se resuelve en la última. Dos partes que encierran la trama que desatan este desenlace.

Voy a darle cuatro antifaces. La historia lo merece.