RSS
Entradas
Comentarios

La memoria del agua. Teresa Viejo

La memoria del agua. Teresa Viejo

Como ya dije cuando comencé a leer este libro, prácticamente toda la acción de la novela se desarrolla en un histórico lugar, el Real Sitio de la Isabela, un lugar creado alrededor de los llamados Baños de Sacedón, un Balneario cuyas aguas termales gozaban de gran popularidad desde la época romana, y del que ya hablé en su momento.

En la novela, Teresa Viejo nos describe este lugar en dos momentos históricos de su existencia, uno de gran esplendor, a principios del siglo XX, y otro de una decadencia extrema, durante la guerra civil española, que marcó el principio de su fin.

Para ello crea una breve historia sin apenas interés para el desarrollo de la acción, pero que servirá como nexo de unión a las dos historias principales que se desarrollan y a través de las cuales nos describirá con gran lujo de detalles la vida en La Isabela durante los citados períodos. Ambas se encuentran unidas entre sí a través de un único personaje, Amada, que en la primera parte será actor secundario pero que en la segunda tomará pleno protagonismo.

Real Sitio de la Isabela. Autor Fernando Bambrila

Real Sitio de la Isabela. Autor Fernando Bambrila

En el año 1988, Álvaro de Llano, un reputado periodista, tras la muerte de su madre descubre accidentalmente una carta de su padre, supuestamente muerto en el frente. En esta carta, fechada a comienzos de la guerra, el padre se dirige a su amada esposa confesándole ser un desertor y pidiéndole disculpas por el dolor que ello le pueda suponer. Álvaro, desconcertado por esta revelación, comenzará una búsqueda para saber qué fue de su padre. La búsqueda le llevará finalmente hasta una anciana, quien -al parecer- puede desvelar este misterio a través de una vieja leyenda.

Este es el nexo a que hacía referencia. Una historia sin mayor trascendencia que servirá para conducirnos hasta La Isabela de principios del siglo XX, más concretamente de los años 20. Un lugar de descanso, de alegría, y de lujos, donde la burguesía del momento disfruta de sus vacaciones en una época de conflictos sociales que fluyen lejos de allí. Aparecen un buen número de personajes y de historias personales, de amores, desamores, ilusiones, pasiones, conflictos… Hay de todo, incluso dos muertes extrañas y misteriosas de cuya investigación se encargará un detective que se encuentra de paso en el lugar.

El devenir de los acontecimientos dará paso a la segunda historia, situando al lector en el mismo escenario pero unos cuantos años después, a principios de la guerra civil española. Las necesidades del momento han convertido este tranquilo y apacible lugar en algo totalmente diferente: un hospital psiquiátrico refugio de locos y desertores de ambos bandos. Al igual que en la primera parte, aparecen varios personajes con sus propias historias, pero la trama principal recaerá en una peculiar historia de amor.

Entrada al Balneario de la Isabela

Entrada al Balneario de la Isabela

Pero no hay que olvidar que todo ha comenzado cuando Álvaro de Llano inicia una investigación tras encontrar una desconcertante carta de su padre. El desenlace también quedará finalmente resuelto entremezclándose con ambas historias.

En todos los casos, las tramas que en ellas se desarrollan son sencillas, sin grandes complicaciones. La autora, o al menos eso me parece a mí, simplemente las utiliza como meras herramientas para darnos una visión de La Isabela en los dos períodos citados, que sin duda son claves en la historia de este lugar.

En general el desarrollo del libro está bastante bien y me ha gustado. Es cierto que las tres historias principales están encajadas con calzador, algo forzadas, y que las tramas individuales son un poco “light”, pero no por eso deja de ser una novela original y entretenida, en la que hábilmente se entremezclan realidad y ficción.

 

Sobre la autora:

  • Teresa Viejo nació en Madrid el 3 de septiembre de 1963. Licenciada en Periodismo, comenzó su carrera profesional trabajando en el desaparecido Diario YA. Posteriormente ha combinado el trabajo en prensa escrita, radio y televisión, compaginando estas labores con las de embajadora de UNICEF en España. Fue la primer mujer en dirigir un magacín matinal en la radio, y llegó a ser directora de la revista Interviú durante dos años. Publicó su primer libro “Hombres, modo de empleo” en el año 2001, a los que siguieron “Pareja ¿fecha de caducidad?» (2005), y “Como ser mujer y trabajar con hombres” (2007). En el año 2009 publicaría su primera novela de ficción “La memoria del agua”.