RSS
Entradas
Comentarios

Los hijos del capitán Grant, de Julio Verne

(Ver Leyendo-Ficha técnica)

Un adinerado matrimonio escocés recién casado, mientras viaja en su magnífico nuevo barco, el Duncan, y al pescar un tiburón, encuentra en su interior una botella con un mensaje que alguien arrojó al mar.

Es el mensaje de socorro de un náufrago en apuros pero, debido a la humedad que se ha filtrado, no se puede leer con claridad, por lo que debe ser interpretado. Lo primero que leen, y de lo que están seguros, es que el capitán Grant y su tripulación al mando del Britannia, han naufragado y se encuentran en apuros graves y, sin importar los peligros que puedan afrontar, deciden ir a rescatarlos.

Mientras este abnegado y altruista millonario escocés, se prepara para este arriesgado viaje, aparecen los dos hijos adolescentes del capitán. No sé muy bien el porqué del título, pues no me parece que tengan un protagonismo especial, ni siquiera que, el que tenga hijos el capitán, sea importante o determinante para la aventura.

El mensaje está escrito en tres idiomas y en cada uno se lee sólo una parte del mensaje, por lo que deben hacer un encaje tipo puzzle para intentar descifrarlo. Su difícil interpretación hace que deambulen de una parte del planeta a otra, viviendo diferentes aventura por aquellos países por los que pasan, sufriendo alegrías y decepciones –a la par que peligros sin fin-, estando a punto de tirar la toalla más de una vez, pero volviendo a recogerla en cada ocasión.

Verne nos muestra en esta novela de aventuras y viajes, su capacidad para describir paisajes y territorios que nunca pisó. Su afición y su excelente documentación hace que parezca que ha estado allí mismo. Uno de los personajes, el geógrafo Santiago Panagel que viaja a bordo del Duncan, me recordó en este aspecto al propio escritor. Tampoco Santiago había estado en los territorios por los que pasan, pero los conoce al dedillo, incluso mejor que muchos nativos de la zona.

Hay un par de cosas que no me han gustado. Las aventuras ocurren tierra adentro, por lo que el barco siempre espera en el mar a que vuelvas los expedicionarios. En el barco se quedan la esposa del noble escocés y la hija del capitán Grant. Se quedan allí para que no se vean expuestas a los peligros de la misión, pero digo yo, si no quieres ponerlas en peligro…¿Para qué te las llevas? ¿No ves que aún así corren peligro y encima lejos de ti, sin que puedas “protegerlas” como parece que es tu intención?

Pues parece que me estaba escuchando y, justo al final, en la más peligrosa de todas sus incursiones terrestres, decide el buen hombre llevárselas consigo. Pero ni encuentro justificado que las deje en el barco al principio, ni que luego que se las lleve con él. ¿Os imagináis a estas damas con sus elegantes y largas faldas y su calzado tan femenino, con una sombrilla parasol, caminando por tierras agrestes y enfrentándose a las peligrosas tribus nativas?. Yo no. Bueno sí, pero me resulta harto ridículo.

Una aventura es una aventura. Los protagonistas deben ser aventureros, sean hombres o mujeres, y si hay alguna dama fina y delicada, debe estar allí obligada por las circunstancias, en contra de su voluntad o siendo objeto del rescate de rigor por parte del valeroso caballero (léase, por ejemplo, el papel de la princesa Aouda en “La vuelta al mundo en ochenta días” y el de su noble galán justiciero, Phileas Fogg).

Este papel reservado a la mujer en esta novela, entiendo que está acorde con el que se le reservaba en la época, pero Verne es un adelantado a sus tiempos, podría haber hecho algo mejor. No me parecen creíbles estos personajes. Me gustó mucho más la figura del geógrafo, que se embarcó por error y, poco a poco, se ve inmerso en la peligrosa empresa.

Y otra cosa que tampoco me gustó demasiado es la solución final, el desenlace de la trama casi por casualidad. En fin, que a pesar de ser una obra del Gran Verne, sólo puedo decir de ella que “no está mal”. No está a la altura del resto de las novelas que he leído de él, es más, es quizá la peor, la que menos me ha gustado.

La nota que le doy sólo llega al aprobado raspadito, pero por ser de Julio, teniendo en cuenta los grandes ratos que me hizo pasar con otras novelas suyas y sin que sirva de precedente le voy a puntuar con tres antifaces.

También puede interesarte...

10 respuestas a “RESEÑA: Los hijos del capitán Grant, de Julio Verne”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: (Ver Leyendo-Ficha técnica) Un adinerado matrimonio escocés recién casado, mientras viaja en su magnífico nuevo barco, el Duncan, y al pescar un tiburón, encuentra en su interior una botella con un mensaje que alguien ar……

  2. Barbara dice:

    Leí este libro cuando era pequeña, y lo recuerdo como muy entretenido y lleno de aventuras. Pero al leer tu reseña me he dado cuenta de que lo que recuerdo en realidad es la película de Disney. Lo sé porque en mi recuerdo la hija del capitán participa en todas las aventuras, solo que lo hace con la cara de Hayley Mills. Y cantaba una canción muy linda, titulada Castaway.

  3. korvec dice:

    Eran otros tiempos y entonces las mujeres rara vez tenían un papel más allá de meras comparsas (algo similar ocurre en “El Señor de los Anillos” donde en la película metieron personajes femeninos en escenas de acción con calzador).

  4. @scen dice:

    Tienes razón, Korvec, eran otros tiempos, pero para hacer este papelón, más vale no salir a escena.
    Creo recordar que la reina de los Elfos, Galadriel, tenía un importante papel dentro de su sociedad, independiente del de Elrond y era incluso más inteligente y sabia que él, y Baya de Oro, además de ser la esposa de Tom Bombadil, también era una figura relevante, a mi parecer, más incluso que el propio Tom.
    Eso sí, ninguna de ellas era mujer de acción, pero ambas tenían importancia por sí mismas.
    Aquí, en esta historia de Verne, la figura femenina está desprovista de toda personalidad, ni aventurera, ni inteligente, ni poderosa, ni mala, ni tonta, ni nada.
    Cierto es que Verne era un reconocido misógino y que rara vez aparecían personajes femeninos en sus obras, pero le creo capaz de crear mejores personajes, más interesantes y creíbles.
    Y si no, que no los ponga. Una de las obras que más me gustaron de Julio Verne fue 20.000 leguas de viaje submarino y creo que aquí no salían mujeres, o De la Tierra a la Luna.
    No sé, quizá no me pilló con buen cuerpo, pues en La vuelta al mundo en 80 días, que me gustó mucho, la princesa Aouda no tenía un gran papel, la verdad.

  5. @scen dice:

    Bárbara, ahora que lo dices creo que yo también he debido ver esa película, pero desde luego no tiene nada que ver la muchacha de la peli con la del libro.
    Un beso.

  6. korvec dice:

    Para ser un libro de verne, la princesa no se puede quejar, aunque tiene el típico papel de (dama en apuros lista para ser rescatada) y (premio final guinda de la tarta happy end) pero no recuerdo que brillara demasiado en momento alguno, aunque en los libros de Verne… ya te digo en algunos de mis preferidos como “5 semanas en globo” o “Un invierno entre los hielos” ni siquiera aparecía ninguna (bueno en el segundo creo recordar que se mencionaba a la reina Victoria).

    Saludotes

  7. Ale dice:

    ¿ o sea que si no fuera de Verne le habrías dado dos antifaces y medio??? ;) ni recuerdo si lo he leído en mi infancia o no…ciertamente de momento no lo tomaré.
    un beso,
    Ale

  8. @scen dice:

    Verne es un gran autor, Ale, y sus obras son geniales. Es posible que a tí sí que te guste. A Carlos y a Korvec les ha gustado mucho. Ya sabes que esto de los gustos es muy subjetivo.
    Un beso.

  9. jacob dice:

    jajajaaj que fea

  10. RESPONDA PLZZ dice:

    kien sabe cuales son los objetivos de julio verne en el libro los hijos del capitan grentt ??