RSS
Entradas
Comentarios

Comprar libros, ¿dónde?

Comprar libros ¿dónde?

Salir a la calle a comprar un libro, o varios, a veces nos puede plantear la duda de dónde acudir a hacerlo con las mayores garantías, e incluso dónde poder hacerlo más económicamente.

Antes que nada hay que distinguir entre el hecho de ir a buscar un libro concreto que queremos, ir a buscar algún tipo de libro relacionado con algún tema pero sin tener claro cual pueda ser, o simplemente salir de compras a por libros, escogiéndolos sobre la marcha.

Antiguamente, ir a comprar un libro era ir a una librería y pedirlo. Si lo tenían nos lo llevábamos puesto y si no solían encargárnoslo. No había más historia.

Si no sabíamos a ciencia cierta que libro queríamos, nos teníamos que dejar aconsejar por el librero de turno, fiándonos de su profesionalidad, y si simplemente queríamos escoger sobre la marcha, la cosa se complicaba, pues corríamos el riesgo de hacer sacar al librero un montón de ejemplares sobre el mostrador, para al final, o no llevarnos ninguno, o llevarnos alguno que no formaba parte de nuestros deseos.

Hoy, afortunadamente, la situación ha cambiado mucho y la oferta de establecimientos que ofrecen literatura se ha diversificado hasta extremos insospechados hace algunos años (no muchos).

Veamos, aunque sea por encima, qué establecimientos son éstos y qué posibilidades nos ofrecen.

En primer lugar citaremos a las grandes superficies genéricas, donde hay de todo (incluso libros). Establecimientos tipo Alcampo o Carrefour suelen disponer de una sección dedicada a libros. Aquí está bien dirigirse si hemos salido sin una idea concreta, pues podemos repasar la oferta, hojear y sobar los libros cuanto queramos, leer las sinopsis y echar al “carro” aquello que nos apetezca.

Libros en Worten

Libros en Worten

La oferta no suele ser muy amplia pero recoge los grandes títulos del momento, bestseller y obras de gran tirada. Eso sí, no hay ningún profesional a quien dirigirse para consultar nada, ni siquiera la existencia o no de un título. Simplemente si lo ves lo coges y si no lo ves te vas sin él. En este apartado y aunque no se trate de una gran superficie, podríamos incluir por analogía a las tiendas VIP’s. Otras superficies no tan genéricas, dedicadas más a la venta de informática y electrodomésticos grandes y pequeños, como por ejemplo Media-Markt o Worten, desde hace poco también ofrecen al público una sección dedicada a la literatura.

Después tendríamos las grandes superficies específicas dedicadas a la venta de libros, tipo Casa del Libro, y donde también podríamos incluir a El Corte Inglés y FNAC, pues aun cuando no se dedican en exclusiva a la venta de libros, lo cierto es que su oferta es muy completa, y además, por lo general, bastante bien organizada a la hora de buscar un libro concreto, o libros sobre un tema determinado.

Libros en La Casa del Libro

Libros en La Casa del Libro

Además aquí sí que podemos ya consultar con algún profesional que nos oriente en cuanto a títulos disponibles, ubicación de los mismos, e incluso libros disponibles sobre un tema concreto. Tienen unas bases de datos informatizadas para ello.

En un tercer grupo podríamos citar a las librerías “grandes”, tipo la librería Fuentetaja en la calle San Bernardo en Madrid. Este tipo de librerías están ya organizadas como si de una gran superficie se tratara, con su bases de datos informáticas y los libros bien organizados por temas, actualidad, autores…

Librería Fuentetaja en Madrid

Librería Fuentetaja en Madrid

Y también mantienen la ventaja de poder entrar en ellas y ver, hojear, curiosear, escoger e incluso irte de vacío. Además, en ellas el servicio del profesional suele ser más completo, pudiendo consultar y pedir asesoramiento sobre cualquier libro o tema. Digamos que el trato es más cercano.

A continuación podríamos citar las librerías pequeñas, donde el trato seguirá siendo muy cercano con el librero, pero aquí ya no suele ser posible lo de pasear entre las estanterías y curiosear. Hay que pedir sobre el mostrador y ver lo que el librero nos ofrece. Sería la típica librería a la antigua, como las que hemos citado al principio.

Libros en una papelería

Libros en una papelería

Por último, cabría citar las llamadas papelerías-librerías. No son establecimientos dedicados propiamente al libro. Lo suelen tener como complemento para sus ventas y relleno. Es difícil que puedan ofrecerte algún consejo o asesoramiento pues no son profesionales libreros propiamente dichos, salvo excepciones. La oferta es más bien limitada aunque si suele ser de actualidad, y algunos de los ejemplares suelen estar puestos en los escaparates como reclamo.

Hasta aquí, los que podríamos llamar establecimientos convencionales donde comprar libros, a los que hoy en día y por su auge cada vez mayor, cabría añadir las compras on-line, que todas las grandes superficies genéricas y librerías grandes suelen ofrecer como alternativa.

La compra de libros on-line cada vez tiene más adeptos

La compra de libros on-line cada vez tiene más adeptos

Con este sistema de compra, evidentemente no se pueden hojear los libros, pero sí ver la oferta disponible, las últimas novedades, e incluso buscar libros por tema, por autor y por mil cosas más. Es una muy buena alternativa desde luego, aunque se pierde ese encanto de curiosear y tocar el libro con las manos. Los precios suelen ser los mismos que en el establecimiento, aunque algunos cobran gastos de envío.

Otra opción que nos queda por comentar, sobre todo si queremos asegurarnos un descuento en el precio, es esperar a las ferias del libro o al día del libro, donde librerías y editoriales suelen sacar toda su oferta con un 10% de descuento.

Feria del Libro de Madrid

Feria del Libro de Madrid

El único problema es que hay que esperar de un año para otro a que se celebren los citados eventos. Eso y aguantar las aglomeraciones que se suelen dar, sobre todo en la feria del libro de Madrid, que es la que conozco y en la que a veces es imposible acercarse a una caseta.

Tampoco quiero dejar pasar por alto un forma de compra con un cierto arraigo en España desde hace ya muchos años y que sin duda ha servido para que en muchas casas haya hoy una pequeña biblioteca. Se trata de la compra por catálogo. Círculo de Lectores es aquí el rey indiscutible de esta fórmula, aunque ha habido y seguirá habiendo algún otro.

Círculo de Lectores es líder en la venta por catálogo en España

Círculo de Lectores es líder en la venta por catálogo en España

Las ventajas que ofrece esta forma de compra radican principalmente en una oferta muy variada, complementada además generalmente con música, video-juegos, etc., unos precios por debajo de los que encontramos en los establecimientos y la comodidad del servicio a domicilio. Inconvenientes también los hay, desde luego, tales como la obligatoriedad de compra -aunque no es para nada abusiva-, y el ligero retraso (cada vez menos) que suele haber en la aparición de novedades. La calidad del producto es muy buena, a veces incluso superior al original de la editorial.

Todo lo hasta aquí expuesto nos puede servir como orientación a la hora de comprar libro nuevo, pero ¿qué pasa si lo que buscamos son gangas en precio, o libros ya descatalogados entre el libro usado o de viejo?

Aquí las posibilidades se reducen bastante, pues no son muchas las librerías de viejo que van quedando. Pero algunas hay aún, como la librería San Ginés, en la calle Arenal, un rincón del Madrid de los Austrias que parece haberse quedado anclado en el tiempo, y ello a pesar de las remodelaciones y modernizaciones que ha sufrido la calle en los últimos tiempos. O la librería Vitorio, en pleno Rastro de Madrid.

Librería San Ginés en Madrid

Librería San Ginés en Madrid

La calle Libreros, también en Madrid, que hasta no hace muchos años era un hervidero de compra/venta de libros, con más de quince establecimientos abiertos, tiene a día de hoy más de la mitad de sus establecimientos cerrados por falta de clientela, pero aun se pueden buscar cosas interesantes en los que quedan.

Calle de los Libreros en Madrid

Y por supuesto en las casetas de La Cuesta de Moyano, de las que tanto hemos hablado en este blog, cuyos orígenes casi se pierden en la historia de los tiempos. La mayoría de estas casetas además ofrecen también libro nuevo con algunos descuentos que oscilan entre el 3% y el 5%.

La Cuesta Moyano en Madrid

La Cuesta Moyano en Madrid

Y si aquí no encontramos el libro viejo o usado que buscamos, todavía nos quedan las ferias de libro usado que en todas las ciudades suelen celebrarse. En Madrid tenemos la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión que se celebra en primavera y la Feria del Libro Viejo y Antiguo que se celebra en Otoño, ambas en el Paseo de Recoletos.

Feria del Libro viejo y antiguo de Otoño. Paseo Recoletos en Madrid

Feria del Libro viejo y antiguo de Otoño. Paseo Recoletos en Madrid

Esta segunda está más especializada y dedicada a coleccionistas, prescindiendo del libro de ocasión.

En este apartado de libros de viejo también podríamos incluir la opción de compra on-line, ya que existen diversas páginas donde se pueden adquirir ejemplares a buen precio, entre las que cabría mencionar, por ejemplo, eBay.es.

Después de este recorrido por los distintos puntos de venta donde comprar libros, solo nos quedaría por comentar el tema de los Quioscos de prensa donde desde hace ya años se venden colecciones completas agrupadas por temas, autores, etc. en forma de entregas semanales, quincenales, mensuales…, bien individualmente o bien acompañando a un diario

Suele tratarse de libros en formato pequeño, pero con encuadernaciones en tapa dura muy cuidada, incluso en símil piel, y a unos precios realmente muy, muy interesantes, sobre todo, el primer ejemplar.

Los quioscos de prensa juegan un papel importante en la venta de libros

Los quioscos de prensa juegan un papel importante en la venta de libros

Hay títulos y colecciones para todos los gustos y de casi todos los temas. Suelen ser colecciones bastantes extensas, de 40 ó 50 volúmenes, pero no necesariamente hay que adquirirlos todos, solo aquellos títulos que nos interesen. Para ello sólo hay que estar pendiente o ponerse de acuerdo con el quiosquero para que nos vaya informando del próximo título a aparecer.

Hemos hecho una exposición, confío en que clara, concisa y que os pueda ayudar, sobre donde dirigirse a la hora de ir a la caza y captura de libros.

Hay, desde luego, otros sitios donde se pueden comprar libros y de hecho yo he llegado a ver e incluso comprar libros en los sitios más insospechados, como por ejemplo la tienda de una gasolinera, donde resulta que paras a repostar gasolina y a la hora de pagar encuentras en un expositor en un rincón ese libro con el que vas a amenizarte un poco las vacaciones. O en las máquinas expendedoras de libros que encontramos en algunos intercambiadores de transporte y grandes estaciones de tren y metro. Incluso en algunas tiendas de “chinos” también he podido encontrar libros a la venta.

Máquinas expendedoras de libros

Cualquier sitio es bueno desde luego, pero dejémoslo ahí, ya que este tipo de establecimientos no son los habituales ni recomendables a la hora de buscar un libro, a menos que en ellos veamos, de casualidad, alguna cosa interesante.

 

También puede interesarte...

17 respuestas a “Comprar libros, ¿dónde?”

  1. Carlos dice:

    Es una pena lo de la calle de los Libreros que vayan desapareciendo los establecimeientos por falta de lectores, porque una calle como ésa, no la hay en ningún punto de España (que sepa yo).
    Los libros se venden en todas partes, fíjaros que la otra vez entré en un supermercado en Sevilla, y había un stand, al lado de las frutas, y me quedé helado. Eran algunos bestsellers, pero es curioso que vayamos a comprar la carne, los postres, y también nos llevemos un libro bajo el brazo.
    Y no estoy hablando del Carrefour, sino de un super pequeñito.
    Saludos.

  2. Bookworm dice:

    ¡Qué reportaje tan completito! Me declaro compradora de libros en todas las opciones mostradas menos en gasolineras y en máquinas expendedoras, que no las he visto en ningún sitio por aquí de momento. Lo más parecido es una de revistas que hay en un centro comercial. Creo que tuvo dentro un ejemplar de Zafón, pero hace tiempo que sólo tiene prensa y revistas. No debió de dar resultado.
    Me ha gustado mucho esta entrada.
    Saludos

  3. César dice:

    Libros en Worten??? No lo sabía!!
    Si ya es descafeinado comprar libros en Alcampo o Carrefour, hacerlo en Worten ni te digo….
    Pero bueno, el negocio es el negocio…xD
    Buen y completo resumen chicos!

  4. Homo libris dice:

    ¡Qué genial repaso a sitios donde comprar libros! Yo, sin dudarlo ni un momento, me quedo con los establecimientos pequeños; las librerías de antaño y las de viejo, aunque lo cierto es que cada vez se imponen más los grandes establecimientos. Sin embargo, uno de los modelos de venta que citáis como es la que se lleva a cabo por Internet ha abierto un amplio mercado para estas librerías pequeñas que pueden ofertar sus títulos a muchísimos clientes.

    Y, por qué no, a nosotros, como clientes, nos permite “rastrear” títulos descatalogados de un modo que hace pocos años era impensable. La “caza de libros” pierde un poco de sabor pero, a cambio, conseguimos muchos más éxitos en menos tiempo.

    Por cierto, y aunque no se trate realmente de un lugar donde comprar libros (pero sí conseguirlos e intercambiarlos) podríamos recordar el movimiento de Bookcrossing que se desarrolla a lo largo y ancho del planeta.

    ¡Una magnífica entrada!

    Abrazos.

  5. @scen dice:

    Dan ganas de salir corriendo a visitar todos estos sitios…

  6. Alicia dice:

    De conciso nada, Fernando. El que después de leer este artículo no compre un libro es porque realmente, no lo quiere comprar o tiene un problema de indecisión que roza la enfermedad.
    No creo, como dice Carlos, que librerías como las de la calle Libreros se cierren por falta de lectores (creo que hoy en día hay más lectores de los que haya habido nunca, leen los hombres y las mujeres, los niños y los viejos), sino porque han cambiado las formas de compra. La oferta se ha ampliado hasta el infinito. Como bien dices, se pueden comprar libros en casi cualquier sitio. Antes, la oferta se limitaba a las librerías. Aumenta la compra en grandes superficies (como la venta de cualquier cosa) quizás porque nos gusta la libertad de tocar, coger, soltar, volver a coger, sin que el librero se impaciente con nosotros. Está muy bien esa libertad, excepto si necesitas asesoramiento, para eso necesitas un librero profesional. Pero hasta eso se solventa con internet (como tantas cosas). En la red encuentras toda la información que puedas necesitar.
    La verdad es que no era consciente de la cantidad de sitios en que podemos comprar libros hasta que he leído tu artículo. Felicidades por él.
    Un saludo, Alicia.

  7. Fernando dice:

    Carlos:

    Efectivamente es una pena lo de la calle Libreros. Y lo de tantas otras librerías, pues no son pocas las que he visto ir desapareciendo en los últimos tiempos.
    Supongo que es un tributo a pagar, al igual que en otras cosas, a la diversificación de la oferta a que aludía en mi comentario.
    Tampoco demos por sentado, que la causa es la falta de lectores. De hecho en este país, las compras de libros han ido aumentando en los últimos años, según datos de las editoriales.
    Ahora bien, fijate que digo que han aumentado las “compras” y no la lectura, que por supuesto también, pero no en los mismos índices. Se compran muchos más libros y se leen algunos libros más, que hace años. Esa es mi impresión.
    Ese sería el dato positivo. Sobre todo para las editoriales, claro.
    Interesante debate ¿no te parece?.
    Un saludo

  8. Fernando dice:

    Bookworm:

    Gracias, me alegro que el artículo te haya resultado interesante.
    Y ¡ánimo!, porque esto tiene visos de irse extendiendo y pudiera ser que a no mucho tardar salgas de casa y en el primer local que te tropieces, veas un expositor de libros.
    Un saludo

  9. Fernando dice:

    Homo libris:

    Gracias por tu comentario.
    Hay mucha gente que como tú se declara partidaria de las librerias tradicionales, aunque cada vez vayan quedando menos.
    - Ese viejo encanto de decir: “Voy a “la” librería, a ver que novedades me recomienda “mi” librero. –
    Casi se ha perdido, pero intentemos que no desaparezca del todo. Que haya hueco para todo y para todos y que Internet sea un arma de comunicación y colaboración para lectores, libreros, editoriales y sirva para que de unamanera u otra se lea más.

    Un saludo

  10. Fernando dice:

    Ascen:

    Todos esos sitios estan esperandonos, y algunos muy cerca, a la vuelta de la esquina.
    Seguro que algo encuentras, algo compras y algo lees.
    Y seguro de algo de lo que leas, será interesante y te gustará.
    Y a nosotros nos gustará que lo reseñes.
    Lo esperamos.
    Un saludo.

  11. Fernando dice:

    Alicia:
    Muchas gracias por tu comentario.
    Estoy de acuerdo contigo, y así se lo comentaba a Carlos, que la desaparición de librerías clásicas, pequeñas y de toda la vida, no esnecesariamente consecuencia de la escasez de lectores, sino más bien de la diversificación de la oferta, sobre todo cuando se extiende a grandes superficies, con la comodidad que ofrecen, sobre todo a lectores menos avezados.
    Ahora bien, que se compran más libros está claro, que se lee más también aunque en menos proporción, pero ¿se lee mejor?
    Ese aumento de la oferta, de los establecimientos que ofrecen libros, unido a la publicidad, la propaganda en los distintos medios de comunicación, e Internet, por que no, lleva consigo el que se venda casi todo, bueno, regular, malo y malo malísimo, que de todo hay.
    Cantidad y calidad, son dos conceptos generalmente reñidos, pero bueno.
    Para las editoriales desde luego no hay lugar a dudas, cualquier fórmula ha de valer para aumentar tiradas.
    Y para nosostros los lectores, pues demoslo por bueno así. Más vale leer tres libros, aunque dos sean malos y no nos aporten nada, que no leer ninguno y entonces si que no hay aportación que valga.
    Un saludo

  12. Fernando dice:

    Cesar:

    Efectivamente, como bien dices, de eso se trata. Al fin y al cabo los libros son un negocio, y las editoriales buscan aumentar tiradas aunque sea vendiendo en Worten o en las “chinos”, por descafeinado que ello resulte.
    Pero demoslo por bueno, si ello significa que se lee mas.
    Si un libro vendido en una gasolinera, ha servido para aficionar a alguien a la lectura, algo habremos ganado ¿no crees?.
    Un saludo

  13. Carlos Mangione dice:

    Estimado bibliofilo enmascarado:
    Estoy queriendo comprar 4 libros que no consigo por ningun lado, soy de Argentina y me recomendaron y a la Cuesta de Moyano lo cual me resulta imposible. Esto libritos son de Ediciones Molino, son para niños y son de la coleccion Alfred Hitchcock y Los Tres Investigadores pero de la llamada “NUEVA ETAPA”: Son los Nº 1 Misterio de las ruedas ligeras (ISBN 978-84-272-4131-2) el Nº2 Misterio de los pollos envenenados (ISBN 978-84-272-4132-9) el Nº3 Misterio del Valle Sagrado (ISBN 978-84-272-4133-6) y el Nº 4 Misterio de los comics esfumados (ISBN 978-84-272-4134-3).
    Si alguna vez se topa con ellos le ruego el favor me indique donde conseguirlos. Desde ya muchas gracias. Carlos Mangione.

  14. María Florencia Isla dice:

    Hola mi nombre Maria Florencia Isla y queria saber si ustedes poosen algun libro de los que necesito editadoas abajo de ser asi por favor avisarme para poder arreglar y comprarlos desde ya mil gracias
    necesitaria de resuelve el misterio de timun mas los nº 3 5 6 14 15 17 20 21 24 26 29 30 31 32 hasta el 50 todos desde ya mil gracias saluda atentamente María Florencia Isla

  15. Jesus dice:

    Hola!
    Me ha encantado tu post, vaya estudio de donde comprar un libro! Por si fuera de interés te dejo una pagina que he hecho en la cual se puede saber el precio de un libro dentro de unas de las más conocidas tiendas online…

    http://www.buscarpreciosdelibros.com

    Espero que sea de utilidad.
    Un saludo.

  16. Jose dice:

    Muy interesante el post !!
    Yo ya me he pasado (aunque era reticente…) a la lectura digital, sobre todo por comodidad y portabilidad. También, por que no? por cuestión de espacio.
    También son más baratos que en papel.
    Me compré un ereader Papyre y suelo comprar los ebooks en http://www.onlania.com
    Echo de menos el olor del papel…pero no echo de menos lo demás. De hecho suelo llevar varias lecturas a la vez, cuando antes no lo hacía.

  17. david dice:

    Hola buenas tengo dos ejemplares muy antiguos que quisiera vender.esta editado1790 son tres tomos y tengo 2 y 3 tomo es flos sanctorun la vida de todos los santos. escritor padre pedro de ribadeneira esta vasada en la vida de los satos de 1616, me he informado y tienen valor me gustaria saver donde puedo llevarlos para su venta. (gracias)